Volvió Peñarol, ¿volverá hoy?

El aurinegro superó los altibajos padecidos en la temporada y está a punto de quedarse con la tabla Anual

Peñarol tuvo a lo largo del semestre grandes altibajos como consecuencia de la doble actividad con la Copa Bridgestone Libertadores, de lesiones y suspensiones.

Sin embargo, se mantuvo arriba en las posiciones tanto de la Tabla Anual como del certamen que hoy culmina.

Pocas veces a lo largo de los 14 encuentros que se disputaron del Clausura, Peñarol logró dejar satisfecho a sus hinchas. No encontró su mejor juego, el mismo que había desplegado en el pasado Apertura, que ganó luego de 16 años sin poder conseguirlo. En ese primer campeonato del año, hubo figuras que prácticamente no aparecieron en éste como Carlos Grossmüller (con hernia de disco), quien pese a ser cuestionado por la hinchada, era quien mejor se entendía con Marcelo Zalayeta y por allí brotaba el mejor juego carbonero. Tampoco fue utilizado en la misma proporción Jorge Zambrana, otro jugador fundamental en el Apertura, y Nicolás Raguso perdió su puesto.

El peor partido de Peñarol en el Clausura fue ante El Tanque Sisley. Sin embargo, logró ganarlo 1-0.

“Ganamos, pero me voy más caliente que si hubiéramos perdido”, dijo días después el técnico Jorge Da Silva a El Observador. A partir de allí, el pozo en el que cayó el equipo fue muy profundo. Se extendió durante dos fechas que se hicieron interminables y en las que perdió –sorpresivamente y de atrás– con Racing y Defensor Sporting.

Eran los prolegómenos del clásico en el que el Polilla se jugaba el puesto.

Sin embargo, ante negros nubarrones que se veían sobre Los Aromos, Peñarol dio en la tecla con una notable jugada de Da Silva que le salió como lo esperaba y goleó a Nacional. Eso fue una gota de agua en el desierto. Porque después le ganó apenas a Progreso y empató ante Wanderers en un encuentro en el que estuvo a punto de perder.

La mano del Polilla se vio de nuevo el fin de semana pasado cuando Peñarol aplastó a Juventud con un equipo ofensivo al que le salió todo bien.

Ese día volvió Peñarol. Fue el mismo del Apertura, hizo cinco goles después de 20 encuentros y mantuvo una fecha más la punta en la Tabla Anual.

Lo que todos se preguntan es si hoy ante Liverpool, en el partido más importante de este semestre –inclusive más que el clásico–, ese regreso de Peñarol a su mejor juego se verá reflejado ante un rival que últimamente lo ha complicado mucho. Hoy será la gran prueba, para dar otro paso hacia el sueño del título del Uruguayo.


Populares de la sección

Comentarios