Uruguay y el laberinto del rugby seven

En las circunstancias actuales, la derrota en Hong Kong fue lógica

Por cuarto año en los seis que se organiza el torneo, Uruguay quedó afuera de la Qualy del Hong Kong Sevens en cuartos de final. Una victoria y tres derrotas fue el trayecto de Los Teros VII en el torneo, que otorgaba una plaza, al campeón, para la temporada 2017/2018 del Circuito.

Por si quedaban dudas, el torneo de este año demostró que esos cuartos de final –entre el puesto 19 y 23 del mundo, detrás de los 15 equipos que juegan el Circuito anualmente-, es el lugar lógico para Uruguay. Al menos con la estrategia actual, en la que la prioridad es el XV, y el seven una instancia de desarrollo de jugadores para el seleccionado de XV.

La discusión XV-VII

¿Está bien que sea así? La discusión sobre prioridades es larga. Desde hace al menos cuatro años, la Unión de Rugby del Uruguay concluyó algo similar al resto de las uniones de similar tamaño: la sábana es corta. Sin miles de jugadores a los cuales recurrir para el alto rendimiento (como ocurre en las potencias mundiales) se debe optar, porque es difícil que los mismos jugadores top jueguen todos los torneos. Y si lo hacen, que no terminen cada temporada agotados. Y aún si todo eso se hace, los períodos de preparación para ambos torneos invariablemente coinciden con competencias de la otra modalidad, o de clubes. Es una cuestión de administrar recursos escasos: siempre hay que optar.

En Uruguay se agrega las enormes diferencias de financiamiento de una y otra modalidad. El rugby mundial tomó un camino claro: mientras World Rugby es el principal inversor del XV, en seven cedió la iniciativa a los Comités Olímpicos Nacionales, debido al carácter olímpico del rugby reducido y al interés de varios países sin tradición, que ven el seven como un camino más corto de ser competitivos. Países que no soñarían con llegar a un Mundial de XV –Papúa Nueva Guinea, Kenia, Uganda, Zimbabue- o a que se les hace muy difícil llegar –Chile, Alemania, Brasil, Brasil-. En estos últimos, las inversiones de los comités olímpicos son mas grandes que los que Uruguay no lograría nunca. Por ejemplo, España profesionalizó a su plantel de seven el año de los Juegos Olímpicos (alrededor de 1.500 euros mensuales), ademas de irse varios meses de gira a Fiji.

La inversión

En Uruguay, el programa de XV tiene en World Rugby a su inversor fundamental –alrededor del 40%-. El XV, en tanto, tiene escasos aportes del Comité Olímpico y la Fundación Deporte Uruguay, lo que obliga a la URU a cubrir gran parte de las obligaciones dentro de su presupuesto general, a diferencia del resto del mundo.

Ese es, a muy prima facie, el argumento que se ha utilizado para definir como prioridad a un XV que ha mostrado avances en los últimos tiempos: clasificación al Mundial, ingreso al "Tier 2", el segundo escalón del alto rendimiento –en presupuesto para que se traduzca en resultados-, organización de torneos.

Bajo esas coordenadas, es lógica la apuesta al XV como prioridad. Pero la sábana es aún más corta en Uruguay que en otros países. Porque el rugby de clubes es otro factor que ingresa en la ecuación.

Este año, el seleccionado dirigida por Francisco Bulanti trabajó desde los últimos días de diciembre para el Circuito Sudamericano –donde clasificó a Hong Kong- y alrededor de un mes antes de éste. ¿Por qué no antes? Porque el XV disputaba la Américas Rugby Championship (ARC) y porque los principales clubes arrancaban su competencia en los torneos argentinos. Así, los compartieron varias semanas, y en las últimas dos las instituciones ya no tuvieron a esos jugadores por el viaje a Asia.

Los clubes

¿Sacarle a los clubes a esos jugadores? Es una opción, pero éstos también han sido postergados por intereses del XV –en 2015 no tuvieron a sus Teros por la preparación al Mundial- y es lógico que en algún momento sean prioridad, especialmente cuando tienen, después de muchos años, la chance de jugar competencia oficial en Argentina (y destacarse, como están haciendo Polo y Christians).

Así llegaron Los Teros 7s a Hong Kong: con una estructura interesante y promisoria, con un cuerpo técnico joven y con experiencia de selecciones, varios jugadores con pasado de Circuito y varios de los mejores de las nuevas camadas, pero corta preparación.

La comparación con Chile

Comparémoslo con Chile: Los Cóndores hicieron el camino opuesto a Uruguay. Dominados por Los Teros en XV, hace ya algunos años decidieron que su prioridad fuera el seven. Ante las mismas dudas que enfrentó la URU, Chile se volcó por el reducido. Así, en las últimas dos ARC al XV le faltaron varios jugadores para privilegiar al seven –que este año logró clasificar a los torneos top de Las Vegas y Vancouver-.

Así, cuando el viernes quedó configurado el duelo de cuartos de final, muchos pensamos lo mismo: la paridad del clásico emparejaba fuerzas. Pero con objetividad, los chilenos han trabajado mucho mejor en seven en los últimos años, y lo lógico era que se impusieran.

Exactamente lo mismo se puede decir si se traslada el razonamiento al XV: cuando jueguen Uruguay y Chile en mayo, por el Sudamericano, puede pasar cualquier cosa porque es un clásico. Pero la fuerza de los hechos, los antecedentes y la lógica pone a Los Teros como amplios favoritos, como demostró el 45-14 de hace un mes en la ARC.

Chile ganó el duelo del sábado por 21-12, en un partido que dominó aunque no pudo sacar tanta diferencia –la lógica del clásico-. Clasificó a las semifinales, pero allí se despidió al perder con Alemania 19-7.

El resultado

En el balance, Chile apuesta hace tres años al seven con todas sus baterías, pero se quedó con las manos vacías apenas una instancia después que Uruguay. Lo mismo ocurrió en la Qualy a los Juegos Olímpicos. Haciendo una fácil traspolación, si Uruguay hubiese hecho una apuesta una alta al seven –ir con los mejores y darle prioridad de preparación- es probable que tampoco hubiese alcanzado el objetivo. En cambio, en XV logró el objetivo del anterior cuatrienio –el Mundial- y está en carrera en el actual.

¿Quiere decir que Chile no esté en buen camino? Para nada, porque esas apuestas son de largo aliento, su avance es indudable y seguramente pronto lo alcancen. En comparación, está lejos de los otros objetivos de Uruguay: en el ranking de XV está 29º, y sus clubes están lejos de tener chances de entrar en la competencia de clubes argentinos. De conseguir la clasificación al Circuito, esa prioridad por sobre el XV y los clubes solo aumentará.

Para Uruguay, la tarea será seguir buscando maneras creativas de enfrentar competitivamente la competencia de seven (la de este año no fue nada mala, considerando las circunstancias, y demostraron que hay futuro). Quizás se deba trabajar en generar cultura de seven, algo que hoy falta y se ve en la poca trascendencia que provocan las actuaciones de Los Teros 7s en el público uruguayo, la poca importancia que le dan los clubes, o lo corta que es la temporada de juego reducido. Pero la realidad de la sábana corta no va cambiar, al menos en el mediano plazo. Las soluciones deberán encontrarse dentro de esa lógica.

España, campeón y clasificado al Circuito Mundial

España se quedó con el título de la Qualy de Hong Kong tras imponerse en la final por 12-7 a Alemania. Uruguay fue séptimo entre 12: arrancó con derrota 26-21 ante Papúa Nueva Guinea, luego cayó 36-0 a España y clasificó a cuartos como mejor tercero tras ganarle a Guyana 50-14, pero en esa instancia cayó 21-12 con Chile, que se despidió luego en semifinales al caer con Alemania 19-7.


Acerca del autor