Uruguay cerca de obtener la sede del Mundial juvenil de rugby

La URU se postuloó para organizar el torneo M20 B; además está cerca otro campeonato internacional para Los Teros
La Unión de Rugby del Uruguay (URU) recibió un gran espaldarazo de World Rugby (WR) en los últimos días, ya que está a un paso de obtener la sede de dos torneos de gran relevancia internacional: el World Rugby Under 20 Trophy (Mundial M20 B), y por otro lado, en mayores, la Américas Pacific Challenge, un nuevo torneo que se jugará en Uruguay y que tendrá la presencia de los segundos equipos de Samoa, Fiyi, Canadá, Estados Unidos y Argentina (ver nota aparte).

En el caso del Mundial Juvenil B, Uruguay manejaba desde hace algunos años la intención de organizarlo, aunque ahora todos se alineó, ya que la rotación continental le corresponde a América (en 2014 fue en Hong Kong, en 2015 en Portugal y en 2016 en Zimbabwe). Los principales candidatos son Uruguay y Estados Unidos, pero la URU tiene una ventaja ya que los estadounidenses ya tienen asegurada la organización del Mundial de Sevens en 2018. Además, EEUU ya lo organizó en 2012.

Hace dos semanas el presidente de la URU Sebastián Piñeyrúa estuvo en Estados Unidos realizando varias gestiones en World Rugby. Una fue presentar la candidatura oficial de Uruguay, en base a un amplio trabajo realizado por una comisión integrada por varios dirigentes de clubes.

"Hace dos meses llenamos todos los formularios para postularnos al Trophy. La Comisión encargada hizo un trabajo fantástico, una presentación muy exitosa. Estamos recibiendo del 1° al 3 de agosto una inspección de rutina, y si todo está bien, en 2017 vamos a ser sede del torneo", dijo a Referí Piñeyrúa.

En la Comisión trabajaron los dirigentes Jorge Ramos, Jorge Paolino, Eduardo Cerruti, Fernando Ginzo, Antonio Vizintín y Fernando Rodríguez. De todos modos, de conseguirse la sede, la organización deberá ampliarse a varias decenas de personas.

Exigencias y costos

El torneo tiene un respaldo económico de World Rugby de alrededor de US$ 1 millón (en cifras muy gruesas), que básicamente se traduce en una partida fija de pasajes para las ocho delegaciones, hoteles y traslados, aunque luego la URU se encarga de una amplia serie de costos más, entre ellos todo lo que supere pa partida fija de WR. Para eso, serán clave en los próximos meses las gestiones comerciales y ante el gobierno.

Además, el torneo exige hotelería de al menos 3 o 4 estrellas, con facilidades para las delegaciones como piscinas y gimnasios en el área cercana al hotel.

En cuanto a los estadios, la idea es centralizar la competencia en Montevideo. "El Charrúa obviamente sería una sede, y habría una segunda alternativa", comentó Piñeyrúa. La opción de tener partidos en Colonia o Maldonado parece más lejana ya que implicaría duplicar costos. De todos modos, se trabajará en tener canchas de alternativa para el caso de lluvias, ya que serán 16 partidos en dos semanas.

Uno de los puntos centrales del proyecto uruguayo estuvo centrado en los objetivos. En ese sentido, se hizo hincapié en darle un espaldarazo más al desarrollo del rugby en nuevos sectores de la sociedad, en base a los programas de iniciados para enseñar el deporte escuelas y liceos públicos, plazas de deportes y cárceles, entre otros. Ese punto fue muy bien valorado por World Rugby, aseguraron a Referí fuentes de la URU.

La visita prevista para agosto será clave para dar el último impulso a la candidatura uruguaya, que tendría así una competencia internacional de primer orden.

Cómo se juega

El Mundial Juvenil B se disputa anualmente entre ocho equipos de cada continente, y otorga un lugar para el campeón en el Mundial Juvenil A, que disputan las mejores 12 selecciones. El torneo pasó por América tres veces: en 2008 en Chile –cuando lo obtuvieron Los Teros y ascendieron al Mundial A- en EEUU en 2012 y otra en Chile en 2013, cuando Los Teritos finalizaron en la séptima colocación. Este torneo fue particularmente traumático, ya que se iba a realizar en Antofagasta pero pocos días antes de disputarse la gobernación se negó y se consiguió de urgencia la ciudad de Temuco. Los problemas de organización causaron una honda molestia de World Rugby con Chile.

El torneo se disputa en dos series de cuatro equipos, y luego hay un cruce entre los equipos que ocuparon la misma posición en cada serie. Así, cada selección disputa cuatro partidos, incluida la final por el ascenso entre los dos mejores.

Torneo internacional en el Charrúa

Además del Mundial Juvenil, la URU está a días de cerrar la Américas Pacific Challenge, otra competencia internacional financiada por World Rugby.

Los Teros enfrentarían a los segundos equipos de Argentina y cuatro países Tier 2, el escalón a donde los celestes llegaron con la clasificación al Mundial y donde pretenden mantenerse para los próximos cuatro años. Se jugará con el mismo sistema de la Nations Cup, de Rumania, donde cada uno de los seis equipos juega tres partido en 10 días.

En este caso, la competencia sería entre el 7 y el 16 de octubre, lo que obligó a la URU a adelantar la final del Campeonato Uruguayo para el 1° de octubre. De esa manera, el seleccionado tendrá una gran preparación para noviembre, cuando tiene amistosos confirmados ante Rumania y España y se trabaja en conseguir un tercer partido.

"En Miami pudimos tener bastantes conversaciones con World Rugby estamos muy avanzados para firmar una cuerdo, que podría cerrarse la semana que viene", confirmó Piñeyrúa.

El hecho de cerrar este torneo refleja el posicionamiento político que goza Uruguay en World Rugby, especialmente importante ya que no representa un mercado estratégico en cantidad de público como puede ser Brasil, Rusia o México, países donde la internacional invierte para el desarrollo del deporte. Actualmente, WR realiza un torneo similar en Rumania, y organizaba hasta 2014 una versión similar en la antigua edición de la Americas Rugby Cup y la Tbilisi Cup. La primera quedó por el camino con el nacimiento de la Américas Rugby Championship este año, y la segunda luego que Georgia subiera un escalón con su clasificación directa a Japón 2019, que este año le permitió conseguir una gira por Fiyi, Samoa y Tonga en lugar del otro torneo.


Acerca del autor