Tres millones de peruanos

Los uruguayos, indignados por lo sucedido con Cavani, mirarán Chile-Perú con su propio favorito
Embed

Embed
Mire, en la calle, en el ómnibus, en el trabajo. No hay lugar de Uruguay donde un ciudadano del país no le diga que esta noche está con Perú en el partido semifinal de la Copa América contra Chile.

Y al margen de que los uruguayos suelen tener la particularidad de hinchar siempre por el más débil, por el humilde, por el que no tiene chance, ahora se incrementa el deseo por todo lo que le tocó vivir a Edinson Cavani en Chile.

Es cierto que ese fuego íntimo de ganarle al favorito, de arruinar la fiesta al local, de pelear con todo en contra forma parte de la personalidad de los uruguayos. Como inmortalizó Pablo Estramín en una canción: "estamos acostumbrados, los hijos del Uruguayo, a tener al juez en contra y en el descuento empatar".

Por eso la gente está indignada por la calle. Por la forma de jugar del equipo, por el arbitraje de Sandro Ricci, por lo que le hizo Jara a Cavani, por la sanción desmedida contra Luis Suárez. Entonces, desde la hora 20.30 serán pocos los uruguayos que no simpaticen por los peruanos.

El partido será una nueva edición del clásico del Pacífico, con dos selecciones poco habituadas a disputar duelos de trascendencia y que han vivido casi siempre bajo la sombra de los grandes.
Por la calidad de sus futbolistas y su condición de anfitrión, a Chile se le cuelga la chapa de candidado. Pero cuidado, Perú tiene una ofensiva que infunde respeto.

El equipo inca salió con vida de un Grupo C, en el que convivió con Brasil y Colombia, y ahora pretende alargar la racha. El argentino Ricardo Gareca asumió la conducción del combinado hace apenas tres meses con la misión de formar un equipo competitivo para la fase de clasificación al Mundial de Brasil 2018. Su trabajo ha dado frutos antes de lo esperado y Gareca consiguió armar un equipo sólido en defensa y letal en ataque, con un gran despliegue por las bandas.

El duelo en el Estadio Nacional enfrentará a Jorge Sampaoli, técnico del equipo local, y Ricardo Gareca, dos DT argentinos obsesionados con la estrategia. Chile presentará el mismo dibujo táctico con el que derrotó a Uruguay en cuartos de final, aunque Sampaoli realizará algunos ajustes para tratar de minar las fortalezas del juego peruano. Mena e Isla, los dos laterales, intensificarán sus tareas defensivas para frenar los intentos por los costados de Cueva, que combina bien con Paolo Guerrero, y Farfán, que genera peligro constante por la banda derecha.

No debe haber un solo uruguayo que se siente esta noche frente a la TV que no tenga un sentimiento de amargura y cuyo partidarismo esté con Perú.