Se viene la despedida de Los Teros al Mundial

Los Teros enfrentan a Argentina el sábado en el último partido antes de viajar al Mundial
En el medio del ruido de la Copa América y los Juegos Panamericanos, para muchos pasó desapercibido. Pero Los Teros tienen una enorme cita el sábado a la hora 15:30, frente a su gente en el Estadio Charrúa. Nada menos que la despedida del público uruguayo, y ante Argentina, que pondrá a prueba al equipo a 50 días del debut en el Mundial, el 20 de setiembre, ante Gales.

Aún faltan casi dos meses, pero antes, el seleccionado se irá a una larga gira, primero por Japón para jugar dos test matches ante el local y luego por País Vasco, para recalar en el Reino Unido el 12 de setiembre. Para el plantel, estos días son los últimos antes de emprender un viaje histórico.

Pero también son días de mucha incertidumbre y presión. Es que el plantel sigue entrenando con los mismos 40 jugadores que están trabajando desde principios de año, y seguramente la semana próxima, tras el partido ante Argentina, se defina la lista de 31 que irán al Mundial. La competencia ha crecido muchísimo en este año, con el aporte de varios jugadores juveniles que traen frescura y buen tamaño, por lo que la competencia en varios puestos es cerrada y tendrá en el partido ante los albicelestes la última prueba, otro atractivo para acercarse hasta el Charrúa para ver el encuentro del sábado.

Luego de 13 partidos internacionales en la primera mitad del año, los dirigidos por Pablo Lemoine vienen de realizar un duro reacondicionamiento físico asesorados por el galés Craig White, un ex PF de la selección de Gales y de los British Lions, traído con ayuda de la World Rugby para enfrentar el desafío más grande de la copa del mundo: jugar contra super atletas profesionales como deportistas amateurs que están al tope de sus posibilidades.

Un esfuerzo gigante

Por ejemplo, en esta recta final la URU pidió a los jugadores un esfuerzo extra al que ya venían haciendo: entrenarse desde las 7 de la mañana hasta alrededor de las 12, y en algunos casos incluso hasta las 14. Eso obligó a los jugadores a hacer malabares con sus trabajos, a pedir licencias especiales, de manera de intentar disimular las enormes distancias con las que se van a enfrentar a partir de setiembre cuando, uno detrás del otro, vengan Gales, Australia, Fiji e Inglaterra, cuatro de los top ten del planeta.

"Veo bien al equipo, fue un reacondicionamiento físico duro, los chicos pusieron mucho. En el juego hay mucho por pulir, pero lo importante está más adelante", dijo Emiliano Caffera, coach asistente de Lemoine. "Hay que ver este partido para sacar dudas que quedan, confirmaciones, jugadores que vuelven de lesiones, ver que tan fuertes estamos físicamente después de este reacondicionamiento, y ver algunas pequeñas cosas como las reacciones, la presión, el estar anticipado al juego, que es la clave para lograr un buen Mundial".

"Es importante sentirse tranquilos con el juego, pero no sé si lo vamos a lograr el sábado. Tenemos que salir tranquilos con muchas mas cosas que con el juego. Tenemos tres partidos más, la lista se va a achicar, el jugador va a estar más tranquilo, vamos a poder trabajar cosas mas específicas para el Mundial, simplificando el juego, en las patadas de presión, en el juego general y en el de presión. Tenemos que hacer cosas simples para generar buenos resultados", agregó el entrenador.

Argentina, test ideal

Del otro lado estará Argentina, que en el medio de su participación en el Rugby Championship reserva a la mayoría de sus figuras, pero que de todas maneras llegará con un equipo fuerte, integrado por algunos jugadores que quedaron afuera de las últimas convocatorias, otros que pronto llegarán a ser Pumas y varios que vienen de la selección juvenil. En definitiva, cualquier equipo de Argentina es una dura prueba para Los Teros.

Ante todo será una instancia emotiva, en la que el equipo querrá responderle al público, clave en aquel histórico partido ante Rusia que otorgó la clasificación al Mundial. Repetir al menos en parte esa atmósfera que se vivió en el Charrúa es la idea de la URU, que fijó precios muy especiales para que la casa del rugby luzca repleta el sábado. l

$ 150
Pesos. Es lo que cuesta la entrada para la tribuna de la avenida Bolivia para el partido del sábado. Además, las damas pagarán $ 50 en esa localidad, mientras que en las cabeceras las generales costarán $ 50.

Acerca del autor