Peñarol llegó de un bostezo a la punta

El aurinegro jugó a media máquina ante Miramar; gracias a chispazos de Núñez y Jonathan Rodríguez ganó 2-0 y sigue en la pelea

Para explicar qué sucedió en el partido entre Miramar y Peñarol hay que marcar la realidad de la tabla. Los cebritas llegaban al encuentro tras siete derrotas seguidas y tienen un pie en la Segunda división.

Los mirasoles venían de perder con Cerro en su mejor partido en el torneo y con aspiraciones de campeonato.

Sin embargo, a no ser por un poquito de fútbol que mostraron Carlos Núñez y Jonathan Rodríguez, el espectáculo que mostraron los carboneros fue pobrísimo, pese a la victoria que los depositó nuevamente en la punta, aunque con un partido más jugado.

Dejó la sensación de jugar a media máquina y hoy, en este fútbol tan pobre en los bolsillos y en las canchas, no se puede y no se debe dar ese hándicap.

Era el retorno de varios en los aurinegros: Núñez, Estoyanoff, Píriz –tras su desgarro en la segunda fecha contra Defensor– y Sandoval, quien había jugado solo por Copa.

El tempranero gol de Peñarol hizo que el encuentro se tornara chato. Porque ese tanto de Pallante en contra –que el árbitro Jonathan Fuentes se lo dio a Carlos Núñez– pareció aquietar las aguas, le bajó el ritmo que le venía imprimiendo el conjunto mirasol.

Miramar dio grandes ventajas en el mediocampo y dejó huecos bastante insólitos entre los hombres del fondo y precisamente los del medio.

Además, sobre todo por derecha, Peñarol tuvo el andarivel prácticamente libre primero con Estoyanoff y luego con Núñez. Eran demasiado para Tealde, quien perdía permanentemente en velocidad con los hombres que el viernes de noche vistieron enteramente de amarillo.

Zalayeta tuvo un par de jugadas con su sello. Fossati volvió a apostar por él como enlace –tal como lo había hecho ante Cerro– y el futbolista fue el encargado de manejar los hilos del fútbol.

Igualmente, Miramar se animaba con las corridas de Melazzi, los tiros libres de Pallante y un tiro de Broli. Estas jugadas fueron mostrando el buen desempeño de Castillo, quien salvó su arco en un par de oportunidades.

Pero, en el resto, los cebritas fueron bastante inoperantes.

Peñarol continuó siendo el dueño de las acciones. Buscó siempre el arco de Berbia desde corta y media distancia, aunque con escasa puntería.

Núñez se perdió un gol hecho tras una espectacular habilitación de Zalayeta y cuando ya había eludido a Berbia; luego fue Estoyanoff que probó desde afuera y la pelota pasó zumbando el palo.

El equipo de Fossati había tenido 20 minutos a todo vértigo ante un rival de menor enjundia, pero luego se dejó estar.

Ni bien comenzó el segundo período, una falta de Pallante sobre Núñez derivó en un penal que Berbia le contuvo a Estoyanoff, quien quería retornar con un gol.

Tal como si fuera un calco del inicio, Peñarol se volvió a quedar, le cedió terreno a su rival que hacía poco, pero otra vez Castillo fue determinante cuando a los 58 minutos salvó su arco tras una llegada de Colman.

El encuentro cada vez se hizo más monótono, salvo cuando Jonathan Rodríguez, a quien Fossati le dio sus primeros minutos tras la lesión, se enchufó y llegó un par de veces con peligro. En una de ellas, sacudió la modorra y marcó el 2-0- Pero la chatura general del partido siguió siendo la misma.

Así, casi subestimando al rival, Peñarol se volvió a trepar a la punta y sigue soñando en este Clausura. Pero le falta mucho.


Populares de la sección

Comentarios