Nacional volvió a sonreir

Con goles de Mascia, Giménez y Scotti, el tricolor derrotó de atrás a El Tanque Sisley por 3 a 1

El triunfo frente al Tanque Sisley por la sexta fecha del Clausura alumbró la semana negra de Nacional. Después de tres derrotas consecutivas el equipo tricolor se levantó a tiempo en el Parque Central y retornó a la cima de la Tabla Anual.

En el inicio, los fantasmas de los partidos anteriores revolotearon en las tribunas no tan pobladas del escenario albo. El gol de Junior Arias a los siete minutos de juego desacomodó a varios, no solamente a los defensores tricolores que miraron cómo el delantero fusionado se daba vuelta y colocaba la pelota en el palo más lejano de Munúa.

De ahí hasta el empate de Mascia el murmullo de la gente acompasó el inestable funcionamiento del equipo. “Dale bolso, huevo que ganamos” y “movete bolso movete” cantaban los hinchas mientras la impotencia hacía que Giménez tomara del cuello a su lateral, que la pelota le rebotara en las canillas y que Cruzado tomara decisiones equivocadas.

Después de los 15 minutos el panorama comenzó a mejorar para los locales. De los pies del más joven de la cancha, Gastón Pereiro. Sus incursiones individuales (a veces demasiado individualistas) provocaron las primeras llegadas de Nacional al área de El Tanque.

Una de ellas, adornada con un par de pisadas sobre la tribuna Delgado, terminó en el empate. Lo hizo Mascia con un fuerte remate en el área chica después de una serie de rebotes.

Nacional se envalentonó. Se fue arriba. La presencia de dos centrodelanteros impone mayor presencia frente al golero rival. Ya no es solo Alonso contra el mundo. Ahora tiene a Mascia que distrae marcas, que choca, que corre, que no da una pelota por perdida. Lo que le falta a este equipo es mayor llegada, un andamiaje que permita que los atacantes tengan mayores posibilidades de marcar en la red.

Después del empate El Tanque trató de pinchar el partido. Guichón demoró una eternidad cada ejecución de pelota quieta. Ni se inmutó con la rechifla de la gente.

Nacional tuvo un par de oportunidades más antes de que terminara la primera parte: una de Mascia y otra de Giménez. Pero también sufrió en su arco. Un remate de Iglesias fue desviado notablemente por Munúa.

El disgusto terminó apenas empezó el segundo tiempo, cuando Giménez puso en ventaja a Nacional. Juan Manuel Díaz aprovechó que los defensores de El Tanque entraron dormidos desde el vestuario, recuperó una pelota perdida en el área y luego entre Alonso y Giménez hicieron el resto para marcar el segundo gol tricolor. El delantero que vino desde el fútbol italiano marcó su primer gol con la camiseta tricolor.

Un rato después los dos zagueros de Nacional se encontraron en el área de enfrente para un tiro de pelota quieta y crearon el tercero y definitivo. Centro de Benegas desde la derecha y certero cabezazo de Scotti.

El resultado se liquidó ahí, aunque El Tanque pudo aumentar. Arias, un proyecto de gran delantero, falló dos veces frente a Munúa. Primero apareció solo en un tiro libre y desvió el tiro, y después levantó el remate cuando estaba de frente a Munúa tras una gran jugada de Iglesias.

Nacional volvió al triunfo. Marcó un gol después de 320 minutos sin marcar uno. El último había sido a los 64 minutos del partido frente a Sud América por intermedio de Alonso. Después pasaron Danubio, Newell’s Old Boys y River Plate.

Retornó el tricolor a la punta de la Anual hasta que hoy juegue Danubio. Se mantiene entre los de arriba del Clausura. Sigue viva la esperanza de lograr el Campeonato Uruguayo. Es eso lo más rescatable para los de Pelusso.

Falta el juego. Falta lograr un funcionamiento que no haga depender al equipo de uno o dos jugadores. Ese es el trabajo del técnico en la semana.


Populares de la sección

Comentarios