Los Teros saldrán a atacar a Argentina

Juegan un partidazo el sábado en el Campus; para el DT hay que seguir apostando al ataque
Se le viene un desafío interesante a Los Teros el sábado. Porque además de jugar el primer partido como locales desde el Mundial (sábado a la hora 20.25 en el Campus) por la Américas Rugby Championship y de ser ante un rival siempre difícil como Argentina XV, segundo equipo argentino, el desafío mayor será ver si el equipo dirigido por el argentino Esteban Meneses mantiene su ambicioso plan de juego, de ataque en toda la cancha y de asumir riesgos con pelota.

La dicotomía es vieja como el rugby. Los libros marcan que cuando se juega ante un rival superior -término discutible respecto al actual equipo argentino, lleno de jugadores de muchísima proyección y futuro Puma pero quizás hoy un poco verdes- lo lógico es sacar revoluciones al juego, centrarse en la defensa, buscar poco riesgo con pelota, afianzarse en los puntos históricamente fuertes como el scrum y el juego corto, y tratar de tener una efectividad del 100% cada vez que se cruza la mitad de la cancha. Eso -sin lo del scrum- fue la táctica que usó la semana pasada Brasil ante Los Teros. Y así, un equipo que en la previa estaba 30 puntos abajo tuvo la tarde perfecta en defensa y con su pateador, y estuvo a 5 minutos de llevarse la victoria más impactante de su historia, antes de que Uruguay lo diera vuelta 33-29.

De todos modos, esa no parece ser la historia de Los Teros este fin de semana. "Yo me lo planteo igual. Quiero buscar una identidad de juego de ataque para Uruguay. Obvio que ya analizamos a Argentina y vemos donde están sus falencias, pero el planteo va a ser atacar y jugar para seguir creciendo en la identidad de juego", explicó el DT de Los Teros a Referí.

Meneses va más allá: piensa no tanto en el partido del sábado sino en lo que debe construir para los próximos años, de acuerdo al nuevo status de Uruguay como miembro del "Tier 2" (segundo escalón mundial). "Si querés sobrevivir en el Tier 2, si querés tener la posibilidad de competir, tenés que atacar y no entrar a defender y ver qué hace el rival. Estoy convencido que es el camino, y los jugadores también, y eso es lo que me convence aun más".

Ese cambio de identidad está costando más de lo pensado: ante Canadá el juego sólo apareció de a chispazos, y ante Brasil las intenciones fueron bien claras, pero a ese plan le faltó soltura.

"Por supuesto que estaba seguro que iba a costar. Es un cambio de juego, de todo. Antes estaba Pablo (Lemoine) y ahora yo con mi staff técnico. Son cambios que precisan adaptación. Pero la idea ha repercutido muy bien en el jugador. Como todo cambio, ahora hay que afinar detalles", explicó el DT.

El partido ante Brasil fue un llamado de atención, pero pasados unos días, el entrenador ve las cosas con más tranquilidad. "Creo que la diferencia estuvo en nosotros cada vez que pasábamos no podíamos marcar y ellos sí, ya sea por un penal nuestro o por un error como el try del line y maul. Con muy poco, ellos terminaron con 16 puntos a favor. A nosotros se nos complicaba, hacíamos todo el esfuerzo, los penales a favor no pudimos convertirlos, y el tanteador nos jugó en contra. Entró a reinar la desesperación y querer hacer el try de una. No tuvimos paciencia y no pudimos marcar puntos a pesar de estar en zona de definición. La desesperación llegaba porque el jugador no veía en el tanteador la diferencia que había en la cancha. De todos modos destaco la actuación del equipo, cómo remontó eso y lo terminó ganando en los últimos 10, jugando desde el fondo aún después de errar un penal que era factible".

El nuevo plan de juego requiere velocidad de pelota y para eso los rucks tienen que ser veloces. Allí, entonces, estará uno de los puntos más importantes a hacer hincapié de cara al sábado. "La salida en los breakdown fue bastante sucia, Brasil mató el juego y nos complicó mucho la salida. Sumado a la desesperación de querer jugar y querer marcar, las carreras no eran las que deberían ser, y nos jugó en contra. El árbitro terminó sacando dos amarillas por matar el juego. Pero terminamos dándolo vuelta, me quedo con el esfuerzo y todo lo positivo".

Ahora el desafío es trasladar todo eso un escalón más arriba, ante Argentina.

Acerca del autor