Los polémicos vuelos de la selección

En los últimos tiempos los traslados de los celestes han generado problemas en varias oportunidades

Los vuelos de la selección han sido un problema recurrente en los últimos tiempos. Uno de los más recordados fue el viaje a Australia en 2005 para disputar la revancha por el repechaje al Mundial 2006. Los celestes se trasladaron los 11.800 kilómetros en clase económica de un vuelo comercial para jugar cuatro días después del encuentro de ida.

A raíz del nuevo inconveniente que tuvo la selección este viernes en Guayaquil, recordamos momentos de tensión a raíz de los aviones.

El viaje en económica a Australia

Uruguay quedó afuera del Mundial de Alemania 2006 tras perder el repechaje contra Australia. Uno de los motivos que se esgrimieron fue el interminable viaje en clase económica de un vuelo comercial que hicieron los celestes para jugar la revancha en Sidney, que minaron sus físicos, mientras que los australianos regresaron cómodamente en un chárter.

Uruguay ganó 1-0 en el Centenario en un partido que se jugó un sábado y perdió 1-0 (y luego por penales) el miércoles siguiente en Sidney. La selección uruguaya salió del aeropuerto de Carrasco apenas terminó el partido y llegó el lunes en clase económica de un vuelo comercial, dos horas antes que los australianos, que partieron después de Montevideo en un en un chárter, equipado con masaje y otras comodidades.

El vuelo comercial de Uruguay era un Boeing 747 Jumbo, mientras que el chárter de los oceánicos era un Boeing 767, de menor capacidad. "El de ellos era un avión más grande y potente, y además tomaron una ruta diferente. Pero la prioridad no era el tiempo de viaje sino la comodidad", dijo en aquella ocasión un dirigente australiano.

Polémico chárter en Venezuela

Fabián Estoyanoff, integrante de la selección uruguaya que disputó la Copa América de Venezuela en 2007, culpó al "tema del chárter" que Óscar Tabárez no lo citara nunca más.

¿Qué sucedió entonces? Cuando terminó el torneo, los jugadores tenían que quedarse una semana más en Venezuela, por lo que se perdían días de licencia. Se hicieron gestiones para cambiar los pasajes, pero no había lugares para que regresaran todos juntos. Entonces los futbolistas se reunieron con el técnico y le plantearon que ellos ponían la plata para contratar un chárter.

Tabárez no estuvo de acuerdo. Los futbolistas resolvieron igualmente contratar el vuelo privado, pero a último momento un grupo de futbolistas decidió no subir al avión y quedarse en Venezuela para volver junto al cuerpo técnico.

El enojo del Maestro

En la última Copa América Uruguay tuvo que cambiar los planes post debut ante Jamaica en las últimas horas, luego de enterarse que el chárter que los iba a trasladar de Antofagasta a La Serena no tenía los permisos correspondientes. Eso hizo que en lugar del sábado por la noche se viajara el domingo al mediodía, con lo que Uruguay perdió la jornada del domingo, y solo tuvo el lunes –un día antes del partido- para hacer un movimiento táctico de cara al duelo con Argentina, el martes.

Ese cambio en la planificación generó molestia en el entrenador de Uruguay, Óscar Tabárez.

En un principio, la planificación de Uruguay era viajar el sábado por la noche y pasar la noche en La Serena. Eso permitiría hacer un regenerativo el domingo por la mañana con los titulares y los suplentes hacer un trabajo táctico, para repetir el táctico ya el domingo por la tarde con todo el grupo.

La puerta mal cerrada

El jueves sucedió el penúltimo capítulo de los inconvenientes con los vuelos. Cuando la selección se trasladaba de Guayaquil a Quito, el vuelo tuvo que regresar a los 10 minutos de haber partido.

Una puerta mal cerrada generó que desde la torre de control se ordenara el regreso del avión en pleno vuelo. Una vez en tierra se corroboró que la aeronave no tenía problemas y se emprendió el viaje.

El último episodio

Sucedió en la madrugada de este viernes cuando la selección regresaba de Ecuador tras jugar en Quito. A las dos horas de haber emprendido el vuelo, el avión tuvo que volver a Guayaquil porque no se le permitió ingresar al espacio aéreo peruano debido a un problema en la documentación.