Le tiraron con el código

La sanción que le impuso la Federación Inglesa a Luis Suárez es de las más severas de su historia

En 1998 Paolo Di Canio, el de los festejos fascistas, perdió la cabeza. Defendía la camiseta de Sheffield United y en un partido ante Arsenal se entreveró con Patrick Vieira. El juez, Paul Alcock, lo terminó expulsando y con la tanada en la cabeza, el futbolista lo empujó al poner sus manos en el pecho y lo hizo rodar por el piso. Le dieron 11 partidos de suspensión. 

Quince años después, Luis Suárez sufre una sanción similar: 10 partidos por morder a Branislav Ivanovic, defensor de Chelsea.

De nada valieron las disculpas públicas del uruguayo. La Federación Inglesa ya había anunciado un castigo ejemplarizante porque el máximo de tres partidos, previsto en el código de penas en casos de “conducta violenta”, ya era considerado de antemano “insuficiente” para un jugador que no escarmentó con los nueve partidos que sufrió de suspensión la temporada pasada.

Ocho por el incidente de racismo con Patrice Evra y uno por su gesto obsceno a la hinchada de Fulham, realizado justo cuando estaban en curso las investigaciones por el primer caso.

En 2010 ya había sufrido una suspensión de siete partidos por morder a otro rival en un clásico holandés, cuando defendía al Ajax de Ámsterdam.

El castigo que sufre ahora Suárez lo privará de disputar los últimos cuatro partidos de la Premier: Newcastle, el clásico ante Everton, Fulham y Queen’s Park Rangers. También se esfuma la histórica chance de ser goleador del fútbol inglés. El lunes ya lo había pasado en la tabla de goleo el holandés Robin Van Persie. 

En el arranque de la temporada 2013-2014 tendrá que estar seis partidos afuera.

¿Seguirá entonces en Liverpool? El director de management del club, Ian Hardy, declaró ayer que en el club “están sorprendidos y decepcionados por la severidad de la decisión de la comisión” que castigó a Suárez.

La semana pasada le había declarado a Sports Illustrated que no tenían en mente negociar a Suárez en el próximo mercado de pases.

Pero su nombre ocupa desde hace un buen tiempo las agendas de los principales clubes europeos: Juventus, Bayern Múnich, Barcelona, Real Madrid, Manchester City e Inter de Milán. 

El futbolista tendrá ahora plazo hasta mañana al mediodía para apelar el fallo que lo castiga por encima de los tres partidos previstos como sanción máxima por su conducta violenta.

Además de Di Canio, en la jurisprudencia inglesa Suárez solo será superado por Eric Cantona y su patada voladora a un hincha, que le costó nueve meses de suspensión.

¿Y la FIFA?
Suárez puede enfrentar todavía una sanción con la selección uruguaya por la agresión al chileno Gonzalo Jara en un partido por Eliminatorias.

“Oficialmente no hemos tenido respuesta”, dijo a El Observador Anibal De Oliveira, neutral de la Asociación Uruguaya de Fútbol. “La comisión que tratará el tema se reunirá recién el 6 de mayo”, agregó.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios