Figueredo y varios dirigentes de la FIFA, acusados de corrupción

Fueron requeridos por la Justicia estadounidense y serán extraditados

El Departamento estadounidense de Justicia anunció este miércoles la imputación de nueve directivos de la FIFA y otros cinco empleados del organismo, por conspiración y corrupción a lo largo de un período de 24 años.

El anuncio coincidió con un registro en las oficinas de la CONCACAF (Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol) en Miami (Florida), como parte del caso, y después de que las autoridades suizas detuvieran a siete directivos del mundo del fútbol en un hotel de Zúrich, poco antes del Congreso anual de la FIFA. Entre ellos estaban Jeffrey Webb, Eugenio Figueredo, José Maria Marin, Eduardo Li.

La investigación "se extiende al menos a lo largo de dos generaciones de directivos del fútbol, sospechosos de haber abusado de sus posiciones para hacerse con millones de dólares en sobornos y retrocomisiones", indicó en el comunicado la secretaria de Justicia, Loretta Lynch.

Las autoridades helvéticas indicaron que se prevé su extradición a Estados Unidos, donde una fiscalía de Nueva York les investiga por haber aceptado sobornos y comisiones desde principios de los noventa hasta la actualidad.

"Las autoridades de Estados Unidos sospechan que han recibido sobornos por millones de dólares", señaló la entidad en un comunicado.

Entre los 14 acusados, según el New York Times, figuran dos vicepresidentes: el uruguayo Eugenio Figueredo y el caimaés Jeffrey Webb, así como el expresidente de la Conmebol, el paraguayo Nicolás Leoz. El resto de los federativos acusados son el costarricense Eduardo Li, el nicaragüense Julio Rocha, el trinitense Jack Warner, el venezolano Rafael Esquivel, el brasileño José María Marín y el caimanés Costas Takkas.

Los detenidos participaban en Zúrich en una serie de actividades en la sede mundial de la FIFA, como antesala del congreso de esta organización, que debe elegir este viernes a su presidente para los próximos cuatro años.

Se daba prácticamente por descontada la reelección (para un quinto mandato) del suizo Joseph Blatter, pero los hechos ocurridos hoy cambian la situación.

Se les acusa de estar involucrados en un esquema de corrupción mediante el cual "delegados de la FIFA y otros de organizaciones dependientes recibieron sobornos y comisiones (de representantes de medios y firmas de promoción deportivas) por más de cien millones de dólares", según el Ministerio suizo.

A cambio, los que ofrecían los pagos "recibían derechos mediáticos, de publicidad y auspicio en conexión con torneos de fútbol en América Latina".

La acusación de la fiscalía señala que tanto los sobornos como la recepción de comisiones ilegales incluyen las eliminatorias de la Copa del Mundo en la región de la Concacaf; la Copa de Oro; la Liga de Campeones de la Concacaf; la Copa América y la Copa Libertadores. Estos sobornos también están vinculados con la selección de Sudáfrica durante del Mundial de 2010.

Según la petición de detención de Estados Unidos, esos delitos fueron preparados y acordados en este país, mientras que los pagos se realizaron mediante bancos también estadounidenses.

El acuerdo para realizar esta operación, así como sus preparativos, se efectuaron en Estados Unidos.

El Ministerio suizo de Justicia y Policía indicó que se aplicará un procedimiento simplificado para los que estén de acuerdo con su extradición, en cuyo caso las autoridades suizas la aprobarán de inmediato.

Si los implicados se oponen, entonces se pedirá a Estados Unidos que presente una petición formal de extradición en un plazo de 40 días, como lo requiere el tratado bilateral en esta materia


Fuente: EFE y AFP

Populares de la sección

Comentarios