Es la Eliminatoria más pareja de la historia, pero pinta bien

Uruguay va primero pero tiene al séptimo apenas a cuatro puntos; de todos modos, desde los números los celestes tienen motivos para ilusionarse
La alegría abrazó a todos los uruguayos. Por una vez, el camino en la Eliminatoria no se está haciendo escabroso y sufrido. Los hinchas de la celeste estaban acostumbrados a sufrir en la Eliminatoria, y disfrutar en el mundial. Pero ahora, tras seis fechas, se sorprenden de mirar la tabla desde lo más alto, algo que no había pasado nunca habiendo disputado tantas fechas.

Pero como nunca la alegría puede ser completa, la tabla tiene una doble lectura. Uruguay está primero, sí, pero son las Eliminatorias más parejas de la historia desde que se juega en un sistema de todos contra todos, en la previa al Mundial de Francia 1998.

El equipo de Tabárez tiene 13 puntos y lidera junto a Ecuador, aunque está arriba por diferencia de goles. De todos modos, como expresó el DT, lo importante de la Eliminatoria no es quién sale primero, sino quienes son los cuatro primeros que van directo, y el quinto que va al repechaje, lugar reservado para Uruguay en los últimos tres mundiales.

Pues bien, esa distancia hoy es bastante pequeña: apenas tres puntos respecto al quinto (Colombia) y cuatro de los puestos de eliminación, que en este momento ocupan Brasil y Paraguay.

De esa manera se relativiza un poco un argumento importante en estas primeras fechas: la necesidad de un "colchón" de puntos para cuando venga un momento más complicado en la Eliminatoria.

De hecho, la paridad es tal que, en la próxima fecha Uruguay puede llegar a compartir el tercer lugar con Colombia y Chile, otra vez en el límite del puesto de repechaje. Y hasta caer de la zona de clasificación si completa una mala doble fecha ante Paraguay como local.

De todos modos, a la hora de repasar lo bueno, la celeste ya se sacó de encima partidos verdaderamente complicados de visitante: Bolivia (victoria) Brasil (empate) y Ecuador (derrota). No significa que le garantice esos puntos al jugar como local, aunque en el caso de Bolivia nunca ha perdido.

El fixture da la particularidad de que ese partido ante los del altiplano será el último del torneo, ya que se decidió que la primera fecha de la primera rueda sea la última de la segunda. Eso puede ser negativo pensando de que no podrá "asegurar" esos tres puntos hasta la última fecha, o positivo si se tiene en cuenta que tendrá tres puntos accesibles en la fecha decisiva.

El razonamiento se fortalece si se considera la penúltima fecha, cuando los celestes visiten a Venezuela. Habrá un viaje largo en el medio, pero puede ser una ventaja crucial jugar contra dos equipos que, salvo que pase algo muy raro, a esa altura estarán ya eliminados.

Otro punto a favor es la cantidad de puntos alcanzados. A esta altura, Uruguay ya tiene 13 puntos, más del 50% de los conseguidos hace cuatro años cuando va un 30% de eliminatoria disputada. Es cierto que en esta Eliminatoria hay dos fechas más y por ende más chances de sumar puntos, aunque la paridad que han mostrado los equipos hacen pensar que el cuarto o quinto puesto no estarán muy lejos de eso. Lo muestran las anteriores, en las que Uruguay casi siempre fue quinto, y rondó entre los 24 y los 27 puntos. De esa manera, a Uruguay le quedarían hoy alrededor de 12 puntos (de 36) para asegurar al menos el repechaje.

Es imposible calcular como le irá en el resto de los partidos, pero si prever que, como le pasa a casi todos los equipos, en algún momento de la eliminatoria sobrevendrá un bajón. Que no querrá decir que el equipo pase a ser un desastre, sino que la Eliminatoria es un camino muy largo en el que influyen los momentos individuales y grupales.

Hasta ahora, la selección celeste se ha pertrechado muy bien: con notorias ausencias a lo largo de todo el torneo (Suárez, Cavani, Godín Giménez, Cáceres) los ha superado y es esperable que en algún momento la mala racha se enderece.

De acá al final de la primera rueda, a Uruguay le queda Argentina (visitante), Paraguay (local) y Venezuela (local). Un panorama ideal para sumar al menos cinco puntos, lo que lo dejaría, entrando a la segunda fase, en puestos de clasificación y con la mitad de los puntos necesarios para clasificar, aunque con un panorama que pinta para ser parejo hasta el final.

tablas eliminatorias