En Irán piden a los hinchas de la selección no festejar

En la víspera de la gran celebración religiosa de los musulmanes chiitas, líderes religiosos pidieron recogimiento en el encuentro ante Corea

Imanes iraníes llamaron a los hinchas de su país a no aplaudir ni proferir gritos de alegría en el partido de fútbol internacional ante Corea del Sur este martes, víspera de la Ashura, la gran celebración religiosa de los musulmanes chiitas.

Inmensos estandartes negros de 600 m2 fueron desplegados en el estadio Azadi de Teherán en conmemoración de la muerte de Husein, uno de los nietos del profeta Mahoma, al que los chiitas consideran su sucesor, asesinado en el año 680 por las tropas del califa omeya Yazid durante la batalla de Kerbala.

También hubo plegarias y procesiones una vez abiertas las puertas del estadio, algunas horas antes del comienzo del partido.

"El estadio entero debe estar cubierto de negro y los gritos por (a la gloria del imán) Husein deben escucharse constantemente", declaró durante la última gran plegaria del viernes en Teherán uno de los jefes religiosos de Irán, el ayatolá Ali Movahedi Kermani.

"Los espectadores y los jugadores de los dos países han sido informados (de la necesidad) de respetar los códigos religiosos", precisó a la agencia Tasnim el general Alireza Adeli, uno de los jefes de la policía iraní.

Los jugadores de ambos equipos portaron brazaletes negros, así como los periodistas surcoreanos destacados para cubrir el partido, según la agencia de prensa Fars.

Para los musulmanes chiitas, ampliamente mayoritarios en Irán, la Ashura tiene una importancia particular y simboliza la lucha contra la opresión. Se reza y hay procesiones en todos el país, durante las cuales muchos fieles se autoflagelan para recordar el martirio de Husein.

El partido terminó con victoria de Irán 1-0 ante Corea, y a juzgar por las imágenes, la gente no siguió mucho las recomendaciones.

Embed

Embed