El Mundial está servido

El Ejecutivo de FIFA aprobó que Uruguay y Argentina organicen un campeonato en 2030 en el marco de los festejos del centenario del primer Mundial

El Comité Ejecutivo de FIFA, que está integrado por 22 miembros de países diferentes, aprobó que en el marco de los festejos de los 100 años del primer Mundial de fútbol, Uruguay y Argentina organizarán un campeonato en 2030, que aún no tiene nombre pero, según se explicó a El Observador, será el Mundial de fútbol.

La decisión adoptada por el Comité Ejecutivo será presentada en el Congreso de FIFA del próximo año, que se celebrará en mayo en Brasil. Ese día las 208 federaciones serán notificadas de la decisión de la cúpula del fútbol mundial.

El presidente de la Asociación del Fútbol de Argentina (AFA) y uno de los vicepresidentes de la FIFA, Julio Humberto Grondona, habló con Radio 10 de Buenos Aires y explicó: “La FIFA desea festejar los 100 años de la Copa del Mundo en Argentina y Uruguay. Eso lo confirmo, está firmado”.

Por su parte, Sebastián Bauzá, presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), explicó a El Observador que el 29 de junio en Río de Janeiro se produjo una reunión en la que participaron Grondona, un secretario de la FIFA, el presidente de la Conmebol, Eugenio Figueredo, y el presidente de la AUF, entre otras autoridades, y se informó que el Ejecutivo de la FIFA aprobaría que en el marco del centenario del primer primer Mundial, AUF y AFA organizarían un campeonato, entre otras celebraciones programadas para conmemorar esa fecha.

Por el momento la FIFA no le quiere poner el título de Mundial, porque designaron hasta la sede de 2022 y está pendiente la de 2026. Al mismo tiempo, la FIFA desconoce cómo será la organización del torneo de 2030. “¿Cómo será el Mundial de 2030? Con 32 equipos. Y si es diferente. La FIFA no puede comprometerse a organizar un Mundial cuando no sabe si el formato será el mismo”, explicó Bauzá a El Observador.

De todas formas, está todo planteado para que la AUF y la AFA puedan organizarlo.

La única forma que encontraron Grondona –el principal impulsor para que Uruguay y Argentina sean sede del evento más importante del planeta– y Bauzá, para competir con potencias que poseen la capacidad de invertir millones de dólares para cautivar los votos de las 208 federaciones afiliadas a FIFA, es poner en el Río de la Plata un campeonato en 2030, en el marco de la celebración de los 100 años del primer Mundial.

Como forma de comenzar a dar pasos para conseguir la madurez que exige la organización de un Mundial, Uruguay le pidió por escrito a FIFA la organización de un Mundial sub 17 femenino. El próximo se jugará en 2016. La AUF aún no recibió respuesta.

El Mundial femenino lo juegan 16 países y la organización exige cuatro estadios FIFA con capacidad para entre 4.000 a 20.000 espectadores. Además, en el caso de los Mundiales femeninos FIFA apoya a los organizadores en la construcción de la infraestructura. FIFA aporta el capital y se encarga de supervisar y ejecutar toda la obra. A cambio, se queda con un porcentaje de los ingresos que genera la competencia.

Frente a este escenario, con el apoyo de FIFA para festejar el centenario de 1930 en el Río de la Plata, Uruguay tiene que empezar a dar señales de que se comienza a preparar para ser sede del Mundial de 2030. Faltan 17 años, pero mucho camino por recorrer.


Populares de la sección

Comentarios