El increíble tercer tiempo en el vestuario de Gales

Luego del triunfo, los británicos reconocieron el esfuerzo de los dirigidos por Pablo Lemoine

Al llegar al vestuario, y mientras los jugadores compartían las primeras impresiones post partido, llegó la noticia: los jugadores de Gales los invitaban a pasar a saludar por el vestuario y tomar una cerveza juntos.

Y allí fueron, tras 15 minutos, jugadores y entrenadores. Uno por uno saludaron a todos los galeses, los mismos que habían hecho un pasillo para aplaudirlos minutos antes.

Jamie Roberts charlaba con Agustín Alonso, Fernando Bascou con Luke Charteris, Alejo Corral con Sapson Lee, Lemoine con Warren Gatland, Sam Warburton con Mathias Beer. Precisamente el juvenil uruguayo, que le tocó debutar en un mundial a los 21 años y como titular, se sorprendía cuando el propio capitán galés el que le pedía cambiar camisetas.

Fue un gran homenaje de los galeses a estos amateurs jugadores uruguayos, que pusieron en pausa sus vidas para cumplir el sueño del mundial. Por eso, muchos galeses preguntaban con curiosidad a qué se dedicaban, cuantos jugadores profesionales tenía el seleccionado, y como es su vida diaria. Hasta destacaron la calidad de los tackles, y que no estaban acostumbrados a que los tacklearan tan abajo.

Luego casi todos pudieron a ver un rato del partido Argentina-Nueva Zelanda, y comentarlo, en una tribuna de lujo que cualquier canal de televisión hubiese querido tener.

Juntos hablaron el idioma del rugby durante más de 30 minutos. Y demostraron que no se necesita ser amateur para mantener bien en alto los valores de este deporte único.