Curutchet y la barra se dijeron las cosas en la cara

El presidente de la franja se reconcilió con los hinchas y admitió "es comprensible la bronca de la gente, yo también me preocuparía si el presidente habla así"

Cara a cara. Oscar Curutchet, presidente de Danubio, y la barra del club se dijeron las cosas de frente luego de las duras expresiones del presidente de la franja que dijo "da pena la hinchada".

"Da pena escuchar como los demás te cantan cualquier cosa, porque te cantan cualquier cosa. Parece que fuera las mujeres de las demás hinchadas. Qué lo parió. Impresentable todo, desde la tribuna hasta los jugadores", dijo en un audio que envío por WhatsApp y tomó estado público.

Luego de estas declaraciones el clima estaba tenso. Pero Curutchet admitió a Referí que la reunión fue productiva.

"Nos dijimos todo lo que teníamos que decirnos de frente, fue constructiva pensando en el club y existía falta de dialogo. Pensábamos que había diálogo con los referentes y nos dimos cuenta que no era tan así. Lo importante es que hablamos".

El presidente de la franja agregó: "La charla se motiva porque pasó lo que pasó. Tomé conocimiento de que los integrantes de la barra de Danubio se reunían y manifesté mi necesidad de participar de la misma. Se habían manifestado mucho por los foros sociales y estaba bueno hablar las cosas de frente.

Yo tomé la iniciativa de decir, que no comparto nada de lo que dije en ese audio. Fue un momento de calentura. Estaba caliente con el mundo".

Curutchet dijo "no siento para nada lo que dije ahí y no creo para nada lo que dije de Rampla, ni de la gente mi de mi club, aparte me siento parte de esa hincha y no voy a pensar que mis jugadores no meten. Fue un estado de ánimo. No tengo problemas en pedir disculpas pero no pienso lo que dije.

Su amigo y los jugadores

El presidente de la franja reveló que el miércoles tiene previsto reunirse con el plantel para aclarar sus dichos con los jugadores.

Consultado sobre cómo quedó la relación con su amigo que disparó el audio de la polémica, respondió: "Siento que le hicieron una gran cama a él, que se equivocó y mucho, pero es un amigo de más de 20 de años. Yo no lo puedo matar, son mis amigos en las buenas y en las malas. Me afectó mucho todo esto que pasó. Él estaba muy dolido. Estuve hablando con él.

Yo como socio e hincha de Danubio me preocuparía si el presidente habla así, es comprensible la bronca de la gente, que exista gente enojada con esto".


Populares de la sección

Acerca del autor