Con sangre de Guerrero

Perú enfrentará a Chile en semifinales tras vencer 3-1 a Bolivia con tres goles de Paolo
El delantero de rudas facciones y extravagante corte de pelo, Paolo Guerrero, fue la gran figura del partido de anoche que terminó con la victoria 3-1 de Perú ante Bolivia por cuartos de final de la Copa América. El jugador de 31 años marcó los tres goles de su selección y el lunes en semifinales enfrentará al local Chile.

Perú dominó de principio a fin. El poderío ofensivo de los incaicos fue imposible para la última zona de Bolivia. Entraban por todos lados y le inundaban el área de camisetas rojas.

Juan Vargas abrió brechas por el costado izquierdo, Jefferson Farfán, Paolo Guerrero y Claudio Pizarro eran mucho. Al ataque del conjunto del argentino Ricardo Gareca se sumó Christian Cueva, toda una revelación de la selección peruana. La pelota que le puso a Guerrero para el segundo gol fue toda una demostración de clase.

Bolivia se salvó dos o tres veces antes de que llegara el primer gol de Guerrero con un estupendo gol de cabeza tras un centro de Vargas. Enseguida cayó el segundo después de un contragolpe fantástico.

Nació en una jugada de pelota quieta para Bolivia cerca del área de Perú. Los incaicos recogieron el balón y salieron a pura velocidad y precisión. La timidez del golero Romel Quiñonez fue una invitación al gol.

Después Bolivia se animó un par de veces. La primera nació de una mala salida de Perú que permitió el remate de Leonel Morales que pasó muy cerca del ángulo. La siguiente, un cabezazo de Marcelo Martins que generó una atajada monumental de Pedro Gallese.

Pero fue eso, un suspiro. Rápidamente Perú volvió a tomar las riendas del partido y el primer tiempo se terminó con una ejecución formidable de la Foquita Farfán que se estrelló en el horizontal.

El segundo tiempo amagó con convertirse en un mero trámite, porque Perú se sentía cómodo con el resultado y Bolivia, por más que intentó mejorar (el técnico introdujo dos cambios de arranque), no logró hacerlo.

Sin embargo, en el tramo final apareció nuevamente Guerrero, un goleador fundamental en el fútbol sudamericano. Recibió un obsequio de un defensor boliviano que intentó salir jugando (tenía tres compañeros cerca y se la entregó al peruano), enfrentó al golero y tocó contra un caño.

El futbolista que después de la Copa jugará en Flamengo, convirtió el primer hat-trick del torneo continental. Este mismo año, jugando para Corinthians, también había marcado tres goles en un partido: fue contra Danubio por la Copa Libertadores.

Sobre el final llegó el descuento boliviano de penal. Pero la historia del partido ya estaba escrita con sangre de Guerrero.