Una tarde en el deporte de los Reyes

Maroñas vivió una jornada espectacular con el Gran Premio Ramírez

Entrar a Maroñas un 6 de enero no es sencillo. Hay un mundo de gente que quiere vivir el Ramírez en su edición 120. La mayoría de esa gente es ajena al turf, pero le gusta disfrutar de una fiesta única en el deporte de los Reyes. Un pizarrón recibía a todos quienes quisieran dejar su auto a dos cuadras con un mensaje bien clarito: "El precio para el cuidacoches es de $ 150".

Más allá de los millones de pesos que se colocaron en apuestas, hay otro mundo de gente trabajando dentro mismo del hipódromo. Puestos de venta de capelinas, una combi dentro de una carpa vendiendo helados, varios bares expendiendo todo tipo de bebidas, un lugar especial con todo lo que uno quisiera de parrillada –no importaba la hora, ya fuera pasado el mediodía, como a las 6 de la tarde– y en el que también hacían asado con cuero. Gonzalo, el hermano de Diego Aguirre, el técnico y exjugador de Peñarol, colocó un puesto para promocionar la marca de su aceite de oliva "Santa Laura". Había de todo en Maroñas. No solo las carreras del programa.

Y gente de la política, artistas y varios personajes del fútbol que quisieron pasar la tarde en el circo de Ituzaingó, pero, sobre todo, mucha familia.

Entre ellos, estaba el diputado Jorge Amorín Batlle quien habló con Referí: "Tengo muchos Ramírez. Desde la reapertura, todos, y antes, unos cuántos. Es la fiesta máxima del turf y representa el trabajo de mucha gente, ya que entre 50 y 60 mil personas viven del turf. A mí me gustan mucho los caballos y vengo a pasar un rato agradable. Está bueno reencontrarse con amigos aunque en el Ramírez es cuando viene más gente ajena al turf, y es todo muy agradable".

El senador Jorge Larrañaga también se sumó a la charla. "Desde niño tengo una muy fuerte relación con el turf. Nací en el Hipódromo San Félix de Paysandú, mi padre fue 25 años presidente de San Félix y no sé cuántas decenas de Ramírez he visto a lo largo de mi vida. Es un día muy especial y a los que nos gustan los caballos, es el día que corren los mejores. Una vez llegó segundo un caballo mío en el Ramírez, Troyano Plick y al año siguiente fue tercero. Son grandes recuerdos", indicó.

Otro que no se pierde ninguna carrera Francisco Gallinal, ministro de la Corte Electoral, tenía el sueño de poder ganar con su caballo, Descocado, pero no se le dio.

"Los que integramos la comunidad del turf, es como si festejáramos nuestro día y además, nos llena de alegría poder ver el hipódromo repleto de gente. Uruguay tiene un nivel de crianza de caballos en cantidad muy importante. Nacen 1.800 potrillos por año, es un número alto. Está entre los mejores de América del Sur. Por supuesto, por debajo de Argentina y Brasil, pero por encima de Chile y Perú. Mi primer trabajo, con 16 años, fue relatar las carreras aquí en el hipódromo y me tocó relatar varios Ramírez. Tengo un sueño, diría Martín Luther King, que es ganar el Ramírez y quizás hoy tenga esa posibilidad con el stud Patria Blanca".

Del mundo del fútbol, un campeón de América y del mundo con Nacional, el Vasco Santiago Ostolaza estaba con su nieto Milo y debutó en Maroñas.

"Es la primera vez que vengo al hipódromo por invitación de mi hija y poder disfrutar de mi nieto y estar un rato con ellos y con mi pareja para vivir un momento diferente porque que no había vivido nunca", explicó.

También el futbolista de Nacional, Carlos De Pena, quien acaba de retornar a los tricolores, aprovechó para concurrir al Ramírez. "Es la segunda vez que vengo. Tenía el día libre y me invitó un amigo. Aunque no soy burrero, está bueno venir a pasar un buen momento", explicó a Referí.

En la tribuna del Palco Oficial se pudo ver también al técnico Adán Machado y al exjugador de Peñarol, Diego Ifrán.

Otro que estuvo presente fue Julio Trostchansky, candidato el mes pasado a presidente de Peñarol y en su momento, y ex titular del Sindicato Médico del Uruguay.

"Soy de venir al Ramírez. Es una gran tradición que tengo con un amigo desde la escuela. Me gusta venir a un evento como este porque cada vez es más familiar y se convierte en una cuestión más popular. Es un día para compartir con la familia y además, es 6 de enero, justo el Día de Reyes", sostuvo.

Entre carrera y carrera, Gabriel Peluffo, el líder de Buitres, amenizaba la fiesta cantando tangos, algo inusual en él.

Así opinó sobre este momento: "Es un orgullo enorme que me hayan invitado y haber recorrido el camino para estar en este espectáculo porque como artista es una experiencia totalmente nueva. Acá yo no soy el protagonista, vengo a participar de una fiesta y animarla. Es todo un desafío y haciendo algo que me gusta mucho que es cantar tango, porque creo que el tango y los caballos, tienen mucho que ver. Entonces me parece que está buenísimo. Aparte, recorriendo las canciones que cantaba Gardel ¡y es difícil meterse con Gardel!, pero le encontrás sentido a un montón de cosas. Me encantan los caballos, pero no soy de apostar o de venir. Pero ver las carreras es emocionante".

El humorista argentino, Coco Sily, tampoco se quiso perder la fiesta del Ramírez y así lo definió para Referí: "Es la segunda vez que vengo a Maroñas. Me gusta venir al Ramírez porque es la carrera del año. Venir con mis hijos a disfrutar este acontecimiento importante. No soy burrero. Vine porque una amiga mía, Mariana Sagasti, tiene caballos y vinimos a ver su caballo".

Maroñas volvió a tener su fiesta con un hipódromo colmado. Gandhi di Job se volvió a llevar el Ramírez, como el año pasado. Pero ese es otro tema.


Comentarios

Populares de la sección