Oliva le pone gusto a Nacional

Un golazo del juvenil le permitió a Nacional abrir un partido que Boston River le complicó; el tricolor llega líder al clásico

Sólido, confiado, líder y con una semana de descanso. Así llegará Nacional al clásico del próximo domingo tras ganarle, con lo justo, 1-0 a Boston River en la 12ª fecha del Torneo Apertura.

El tricolor no comenzó bien. Ausente. Con la cabeza, tal vez, en Peñarol y las piernas regulando energías.

Boston River, que hizo unos primeros 15' muy buenos, se le adueñó de la pelota y trabajó muy bien defensivamente sobre la salida del equipo de Alexander Medina. Lo presionó arriba, lo incomodó y planteó el partido lejos de su arco.

Un remate de Gonzalo Mastriani a los 13' estuvo a punto de abrir el marcador cuando Robert Flores apuró una falta en la mitad de la cancha y encontró a los zagueros lentos albos en la reacción con un envío desde la línea media.

Nacional se fue activando de a poco. A medida que recordó la importancia de los tres puntos en juego.

Un par de corridas de Carlos De Pena primero y un par de asistencias de Sebastián Fernández a Gonzalo Bergessio comenzaron a poner en riesgo al arco de Gonzalo Falcón.

Con un escenario un poco más parejo, a los 35', llegó lo que se dice un gol de otro partido, obra de Christian Oliva.

Tras una triangulación y un pase de De Pena que rebotó en un rival, el volante juvenil controló la pelota en dirección al arco, la acomodó aprovechando un descuido de una fracción de segundo en el bloqueo defensivo y sacó un remate a pie plantado, sin carrera, que se incrustó en el ángulo superior izquierdo.

Golazo y pico de un jugador al que los rivales ya comenzaron a cuidar desde la salida misma que propone el equipo de Alexander Medina cuando se hunde entre los zagueros permitiendo que se suelten los laterales.

Boston River lo cuidó bien con la presión de sus puntas (Mastriani-Gutiérrez) y de los tres medios (Flores-Scotti-Fernández) adelantando además a los carrileros (Etcheverry-Adorno).

Al tricolor le faltó la intensidad de otros partidos y también volumen de juego.

Lo mejor lo mostró promediando el primer tiempo. Después del gol estuvo cerca de ampliar ventaja con un gran desborde de Tabaré Viudez –acaso su mejor aporte en el partido– y un centro que Fernández no pudo impactar con la debida potencia para vencer a Falcón, de buena reacción.

Otro aspecto a rever de la conformación del doble cinco que jugó el domingo –Arismendi-Oliva– y ya pensando en el clásico es que son jugadores de características similares.

Los dos son ese volante central ordenado tácticamente, inteligente, que aporta balance y distribuye juego. El complemento ideal para los dos sería un jugador de corte más ofensivo, que adelante la línea de presión, que conecte con los extremos y que pise el área rival por sorpresa para llegar a definir. Es decir, un Santiago Romero, un Luis Aguiar o un Sebastián Rodríguez.

Oliva, que se ofreció en cada salida con su buen pie, terminó dando el paso al frente para definir el partido con un golazo.

Y con la ventaja que edificó Nacional cuidó el cero mostrando uno de sus puntos fuertes en el certamen: su solidez defensiva.

Solo cinco goles recibió el equipo del Cacique en el Apertura siendo la mejor defensa (lo sigue Peñarol con ocho).

Volvió Diego Polenta tras lesionarse el 30 de marzo contra Wanderers (no estuvo ante Liverpool ni ante Real Garcilaso en la altura).

Y el capitán jugó un partido bárbaro. Impasable en el mano a mano, sin rival para el balón dividido y con la capacidad técnica de romper líneas y pasar al ataque en determinados momentos del juego.

Entonces, cuando Boston River volvió a controlar la pelota, se encontró con una sólida retaguardia en la que nunca se pudo filtrar para generar riesgo. Le faltó siempre peso en ataque a los dirigidos por Alejandro Apud.

Al tricolor le faltó en los segundos 45' la otra parte del libreto. Aprovechar el espacio y profundizar sus contragolpes. Recién a los 88' una corrida del ingresado Gonzalo Bueno generó riesgo.

Y recién en el tiempo agregado le tocó sufrir. Primero un remate de Flores y luego un cabezazo alto de Adorno. Sin sobrarle méritos y sin la pelota por un mayor lapso del juego ganó Nacional. Por solidez defensiva, por ser más profundo en ataque y porque cuenta con un jugador que lo hace todo bien Oliva. El que le da gusto al tricolor.

La ficha

Nacional: Esteban Conde, Gino Peruzzi, Guzmán Corujo, Diego Polenta, Jorge Fucile; Christian Oliva, Diego Arismendi; Tabaré Viudez, Sebastián Fernández, Carlos De Pena; Gonzalo Bergessio. DT: Alexander Medina. Suplentes serán Luis Mejía, Rodrigo Erramuspe, Santiago Romero, Luis Aguiar, Matías Zunino, Gonzalo Bueno y Leandro Barcia.
Boston River: Gonzalo Falcón, Carlos Valdez, Ronald Araújo, Joaquín Pereyra; José Etcheverry, Diego Scotti, Robert Flores, Winston Fernández, Pablo Adorno; Agustín Gutiérrez y Gonzalo Mastriani. DT: Alejandro Apud. Suplentes Kevin Larrea, Andrés Maldonado, Gastón Faber, Maximiliano Pérez, Bruno Lucas, Maximiliano Callorda y Matías Zaragoza.
Cambios en Nacional: 58' Matías Zunino x S. Fernández, 76' Santiago Romero x D. Arismendi -lesionado, y 80' Gonzalo Bueno x T. Viudez
Cambios en Boston River: 54' Bruno Lucas x E. Etcheverry y Matías Zaragoza x A. Gutiérrez y 81' Maximiliano Callorda x G. Mastriani
Cancha: Gran Parque Central
Juez: Leodán González
Gol: 35' C. Oliva (N)
Amarillas: 56' C. Oliva (N), 85' D. Scotti (BR), 86' J. Fucile (N)

Embed


Comentarios

Populares de la sección

Acerca del autor