De Ohio a Pocitos

Creció en la ciudad del fútbol americano, es psicólogo y llegó a Trouville para darle un gran salto de calidad
Canton es una pequeña ciudad estadounidense en el estado de Ohio ubicada a 36 kilómetros de Acron, donde nació LeBron James, el mejor basquetbolista del mundo. Y con la camiseta de Canton llega Todd Brown a la práctica de Trouville.

"Con esta juego los torneos de verano, por plata", dice a Referí este alero de 30 años que arribó en noviembre a Trouville. El rojo de Pocitos acumulaba cuatro victorias y cinco derrotas. Ahora suma cinco triunfos contra tres caídas.

"Fue un gran acierto traerlo", cuenta Marcos Marotta, el base de Trouville. "Tiramos juntos con Nicolás Catalá y siempre está pendiente de qué hacer y qué detalles corregir para los partidos", agrega.
Marotta oficia como traductor y Reque Newsome, nacionalizado uruguayo, también fue clave en su rápida adaptación.

"Me encanta el equipo, el cuerpo técnico y me hicieron sentir cómodo por lo que la transición fue muy rápida. Y la temperatura está espectacular", afirma.

Vive a unas pocas cuadras de la cancha y espera la llegada de su novia para tirarse al agua en la playa Pocitos. Su pasado en Obras Sanitarias y Peñarol de Mar del Plata, en Argentina, fueron claves para adaptarse al ritmo de vida y juego sudamericano.

"La Liga Argentina es más abierta, el juego es más fluido, la uruguaya es más física", explica.
"No me molesta el juego duro, en casa se jugaba así, pero mientras sea bajo el reglamento está todo bien. Esto es básquetbol, si vas a cualquiera gimnasio se insulta; yo soy tranquilo, pero si me hablan respondo y eso hace elevar mi nivel de juego", admite.

Brown es originario de la ciudad en la que se creó el fútbol americano. "Jugué un tiempo ese deporte, pero a mí me gustaba el béisbol", cuenta. ¿Cómo salió basquetbolista entonces? "Porque en mi barrio éramos pocos para jugar al béisbol y cuando crecí mucho mi madre me dijo que era mejor probar con el básquetbol que aparte era el deporte que practicaban todos mis amigos".

"Crecí viendo a Michael Jordan y Kobe Bryant y es un deporte más fácil de jugar que los demás. Ahora es mi pasión, lo amo", agrega.

LeBron James ingresó a la NBA en 2003 y tres años después creó un campus de entrenamiento llamado King James Shooting Stars Classic. "Tuve una pequeña conexión con LeBron porque jugué ese evento y eso me ayudó a entrar en la Universidad. Él pagaba los vuelos, las comida, los zapatos y todo".

A LeBron lo considera el sucesor de Kobe Bryant, su ídolo: "Es una máquina, nunca se lastima, es un auténtico profesional, no se lo escucha casi fuera de las canchas. Desde que Kobe se retiró él lleva la posta ahora".

Su talento lo llevó a obtener una beca universitaria. "Fui a la Universidad de Wright State pero mi primera beca me la ofreció Brad Stevens para ir a la Universidad de Butler donde él era asistente técnico. Al final no la acepté y durante un buen tiempo mi padre me dijo que fue estúpido no ir a Butler", dice con una sonrisa.

Brad Stevens es actualmente el entrenador de Boston Celtics. "No me arrepiento ni miro para atrás", dice seguro de sus palabras. En los Raiders, su equipo universitario, jugó contra Gordon Hayward y OJ Mayo. "Uno de mis mejores amigos es Raymar Morgan que ahora juega en Turquía (en el club Tofas); soy más grande de edad, él de altura y es como un hermano, me hizo mejor jugador".

Se graduó en psicología un campo en el que piensa trabajar cuando se retire: "Me gustaría trabajar con grupos con personas con trastornos mentales e intentar ayudarlos", explica.

Al salir de la Universidad dudó entre conseguir un trabajo o convertirse en jugador profesional.
"Los representantes empezaron a llamarme y bueno: 'Vamos a probar un par de años'. Y así fui a jugar en Holanda. Tras la primera semana me dije: 'Odio esto, quiero volver a casa, extraño a mi familia'. Hasta que me di cuenta que era genial por el hecho de conocer nuevas culturas. Y así llevo nueve años jugando", explica.

Después de Holanda, pasó por Austria, Finlandia, Alemania, Grecia y Argentina. Ahora lo disfruta Trouville que había arrancado con un solo extranjero (Benjamin Puckett) pero desde que sumó a Brown y Bryan Davis cambió la cara y aspira a estar entre los ocho mejores que disputarán los playoffs.


DOS CIFRAS

23 Puntos le hizo a Nacional el lunes para ganar un partido que perdían sobre el cierre. Además, suma dos doble-dobles en sus nueve partidos.

17,3 Puntos promedia desde su llegada a Trouville, 5,6 en rebotes y 2,2 en asistencias con 30 minutos en cancha. Es la gran figura del equipo.

Comentarios

Populares de la sección

Acerca del autor