Aguada en modo reacción: le ganó por 37 a Malvín

El aguatero cambió la cara y aplastó al playero con Smith sin máscara

Borrón y cuenta nueva. Era lo que necesitaba Aguada para recomponer su esperanza de ser campeón de la Liga Uruguaya de Básquetbol. Y lo hizo antes de que la serie final ante Malvín –pactada al mejor de siete partidos– quedara prácticamente sentenciada.

El aguatero, que había perdido feo las dos primeras finales ante el playero, reaccionó y ganó en forma aplastante por 98-62.

¿Qué cambió? Todo. En uno y en el otro. Porque Aguada tuvo otro tono para defender y otra estrategia: Federico Pereiras salió a tomar la marca de Marcos Cabot y Federico Bavosi la de Nicolás Mazzarino. Y porque cuando Aguada defiende duro, su ataque fluye por acto reflejo.

Pero también cambió Malvín, que de ser un equipo sólido en defensa, impenetrable en la pintura y con un amplio abanico de opciones para llegar al gol pasó a ser una sombra de sí mismo, un cúmulo de arrebatos individuales inconexo a la hora de canalizar sus ofensivas y desarmado a la hora de tomar las referencias defensivas.

Marcó la cancha Aguada. Como si la decisión de pedir una Junta Médica para analizar la condición física de Jeremis Smith –quien padece fractura de tabique nasal– hubiera sacudido la interna, tocado las fibras íntimas no solo del estadounidense sino también de todos sus compañeros.

Porque no fue por el bajo rendimiento de Smith que Aguada perdió los dos primeros juegos. Todo el equipo no respondió.

Por eso, el cambio de actitud fue colectivo. Defender duro desde el salto inicial y tomar buenos tiros en ataque.

"Están entrando todas las pelotas que no entraron en los dos primeros partidos, pero estamos defendiendo como tenemos que defender y eso nos hace estar bien en ataque", dijo a VTV apenas terminó el primer cuarto Fernando "El Hechicero" Cabrera, DT de Aguada.

Con un infernal porcentaje de aciertos desde el perímetro, Aguada sacó rápidas ventajas en el cuarto inicial donde Federico Pereiras fue la gran figura del equipo marcando el pulso defensivo y tirando de tres con convicción.

Sintonizó rápidamente con el buen juego el estadounidense Andrew Feeley, un pívot de excelente tiro abierto.

Y Demian Álvarez puso los triples que se le venían resistiendo.

Aguada quebró rápidamente al playero y este nunca logró ponerse en partido. Pidió el primer tiempo muerto Pablo López cuando su equipo estaba 18-6 abajo pero se fue 26-11 al cabo del primer parcial.

La ventaja se estiró a 20 puntos al cabo del primer tiempo (44-24) y ya promediado el tercer parcial, el partido ya era cosa juzgada.

Nunca pudo reaccionar Malvín. Estuvo desdibujado el equipo y nunca entró en juego.

Feeley fue la figura determinante del juego con 24 puntos, cinco rebotes y cuatro asistencias.

Demian Álvarez aportó 14 tantos y cinco asistencias.

Pereiras, de brillante primer cuarto con 10 puntos, cerró la noche con 14 anotaciones con cuatro rebotes y cuatro asistencias.

Federico Bavosi fue otro que brilló a gran altura con 13 puntos y cuatro asistencias.

Smith, que jugó sin máscara, aportó ocho tantos y ocho rebotes.

Promediado el último cuarto, Aguada puso a todos sus juveniles en cancha marcando 10 puntos Nahuel Santos. En determinado momento, Marcel Souberbielle le recriminó a los pibes aguateros que no tiraran sobre el final. Eso caldeó los ánimos y terminó generando un cruce entre los DT.

La serie quedó 2-1 a favor de Malvín y este viernes vuelven a verse las caras.

La serie final

1ª, Malvín 86-71
2ª, Malvín 73-64
3ª, Aguada 101-64
4ª, Viernes
5ª, Lunes
6ª, Jueves (de ser necesaria)
7ª, Martes 29 (de ser necesaria)


Comentarios