Zlatan, genial y polémico

El sueco Zlatan Ibrahimovic, de padre bosnio y madre croata, autor de un gol frente a Inglaterra que recorre el mundo, posee una carrera fantástica con momentos escandalosos como su pelea con el “filósofo” Guardiola

Nadie dejó de ver el cuarto gol del sueco Zlatan Ibrahimovic frente a Inglaterra en el partido amistoso que se jugó el miércoles. Cada uno de los presentadores de noticias deportivas abrió su espacio hablando de la pirueta del delantero que terminó con la pelota adentro del arco inglés. “Fue una mezcla de suerte y habilidad”, sintetizó Ibra.

El jugador de 31 años, que pasó por Ajax, Juventus, Inter, Barcelona, Milan y que ahora defiende a Paris Saint Germain, marcó los cuatro goles de la victoria 4-2 de la selección de su país, cuyo mayor logro futbolístico es el subcampeonato en la Copa del Mundo de 1958, organizada por ellos mismos.

El otro gran mérito es haber regalado al mundo a un futbolista como Zlatan, tan genial como polémico. Su carrera está plagada de jugadas maravillosas, de grandes goles y de cruces tremendos con técnicos, compañeros y rivales.

Un tipo capaz de contar en su biografía, “Yo soy Zlatan Ibrahimovic”, lo que le dijo a Joseph Guardiola después que el técnico de Barcelona lo pusiera solo cinco minutos en un partido contra Villarreal: “Le grité: ¡No tienes huevos! Y seguramente cosas peores”, como “te cagas encima con Mourinho, puedes irte al infierno”. Y más: “Estaba completamente loco, si yo hubiese sido Guardiola, habría tenido mucho miedo”.

Reconoció el delantero que “mi único problema en el Barça fue el filósofo (así le dice a Guardiola). En sus charlas en el vestuario parecía querer filosofar, parecía imbuido por Gandhi. Daba la impresión que se creía el inventor del fútbol”.

Pero también en su momento el sueco le pegó a Louis Van Gaal, quien lo dirigió en Ajax: “Es un dictador sin ningún sentido del humor. Un día me dijo que tenía que pensar más en el equipo. Van Basten me había dicho lo contrario. Entonces le dije a Van Gaal: ‘¿A quién debo hacer caso? ¿A Louis Van Gaal o a una leyenda?’ No le gusto”.

Los periodistas tampoco se han salvado de su carácter irascible. A una reportera, que le consultó sobre una fotografía en la que Ibrahimovic aparece como haciéndose mimos con su ex compañero de Barcelona Gerard Piqué, le contestó: “Vente a mi casa y verás si soy maricón”.

El sueco, nacido en Malmo, de padre bosnio y madre croata, también es cinturón negro de taekwondo y lo ha demostrado en los campos de juego, haciendo presunción de sus cualidades pateando a sus compañeros de diversos equipos como Antonio Cassano o Rodney Strasser.

En la selección de Suecia, en una conversación que parecía normal con Christian Wilhelmsson, Ibrahimovic se levantó y le dio un patadón en el costado. Ya en Milan, durante un entrenamiento, decidió que era gracioso darle una patada por la espalda a su compañero Rodney Strasser y también a Antonio Cassano le tocó, ya que mientras daba una entrevista en el campo, de pronto el atacante llegó y le propinó un puntapié en la cabeza.

En junio pasado fichó para PSG con un sueldo de 14 millones de euros anuales netos, lo que provocó una polémica política en Francia, donde se calificó de “indecente” o “astronómico” el dinero que recibirá el futbolista.

Fue presentado en el equipo parisino como si fuese una estrella del rock. PSG es financiado desde hace un año por capital catarí, pero en un país en crisis, los políticos reaccionaron: “Estas cifras no son impresionantes, son indecentes”, declaró un ministro.

Ibra también le dio al italiano Balotelli. “¿Que puede ir al Madrid? No lo veo, le pega más el Barcelona. Equipo mediocre, jugador mediocre”.

Un genio en la cancha, un lengualarga fuera de ella.


Populares de la sección

Comentarios