Zamora con un pie en Río

El atleta hizo marca olímpica en maratón

Cuando el reloj metía presión y parecía que el tiempo se le esfumaba, Andrés Zamora aceleró a fondo y logró agónicamente la marca clasificatoria a los Juegos de Río de Janeiro 2016 ayer en la Maratón de Sevilla. El tiempo a batir era de 2.19.00 y el atleta uruguayo lo logró con un registro de 2.18.57. Sí, por tan solo tres segundos.

El atleta, formado en una familia de corredores cuyo padre Néstor fue olímpico en la Maratón de Barcelona 1992, obtuvo su registro tras pasar los 21 kilómetros con un tiempo de 1.10.00 y de dejar el resto en el segundo tramo hasta cruzar la meta in extremis.

"Se dio una carrera progresiva", contó a Referí desde España. "Salí un poco lento y después aceleré al final. Corrí casi toda la carrera solo, con dos atrás y no tenía nadie como referencia", agregó el fondista que por segunda vez corrió los 42,195 kilómetros, tras una única experiencia en 2012.

El resultado permite al maratonista tener su marca para los Juegos, a la espera de lo que ocurra con los otros corredores celestes que buscarán la suya en próximas carreras –Pablo Gardiol y Aguelmis Rojas– y con los ya clasificados –Nicolás y Martín Cuestas– si intentan bajar sus tiempos.

Zamora contó que no la tuvo facil en el final. "Después del kilómetro 31 hice como un clic, me di cuenta que no llegaba, y empecé a pasar corredores porque se me iba el tiempo. Y en el 39 comencé a acalambrame y tuve que bajar el ritmo", contó.

Cuando llegó al estadio vio el reloj y le quedaba un minutos para hacer 300 metros. Fue cuando supo que iba a lograr su marca, si bien con un poco más de tiempo que los 2:17:00 que pretendía.

Zamora se metió de esa forma entre los tres atletas uruguayos que al día de hoy tienen la marca para los Juegos y es el tercero ubicado. Pero la disputa está abierta y nadie tiene su lugar asegurado si se bajan los registros.

Quien tiene el mejor tiempo es Nicolás Cuestas, con un crono de 2.15.31 y segundo se ubica su hermano mellizo, Martín, con un tiempo de 2.16.43, ambos logrados en octubre en la Maratón de Buenos Aires, cuando la marca mínima era de 2.17.00, antes de que se cambiara a 2.19.00, en diciembre.

Actualmente, Martín entrena en Cachi, Salta, e intentará mejorar su tiempo, para asegurar su lugar, en la Maratón de Temuco, Chile, a fines de marzo.

Además de ellos, Gardiol irá por su marca en Róterdam, Holanda, y Rojas lo intentará en la Maratón de Montevideo, ambos en el mes de abril.

Todo puede pasar. Porque los tres lugares pueden cambiar de nombres dependiendo de los resultados y cualquiera puede superar a cualquiera.

Alegría en la Confederación

En la Confederación Atlética del Uruguay (CAU) se celebró el logro de haber completado un equipo olímpico en maratón. Si con las marcas de los Cuestas se festejó por partida doble haber logrado el objetivo de tener presencia uruguaya en la prueba olímpica, con lo obtenido por Zamora hubo más alegría al asegurar los tres cupos.

"Cuando asumimos en la CAU en 2010 unas de las primeras reuniones fue en el Comité Olímpico Uruguayo, con su presidente Julio César Maglione, y él me hizo un pedido que era la clasificación de un maratonista uruguayo", recordó el titular de la CAU, Pablo Sanmartino. "Así comenzamos el trabajo, ordenando los torneos y comenzamos la formación de los entrenadores. Seguramente Aguelmis Rojas y su nivel comenzaron una etapa de grandes fondistas", agregó.

"Sin dudas, todo el mérito es para nuestros atletas, entrenadores y familias. Fue un duro y largo camino. Estamos muy contentos; trabajo en equipo y objetivo cumplido", destacó.

Acerca del autor