Zagallo no olvida el “drama” del Maracanazo

“Fue un sufrimiento y una conmoción nacional. No se puede repetir”, dijo el cuatro veces campeón mundial

El cuatro veces campeón mundial Mario Zagallo aseguró que ganar la sexta Copa del Mundo este año como local es una "cuestión de honor" para la selección brasileña, tras la dolorosa y aún recordada derrota en 1950.

Hace poco, el técnico Luiz Felipe Scolari y el asistente Carlos Alberto Parreira aseguraron que Brasil tiene la obligación de conquistar un nuevo título mundial.

"No sólo es una obligación. Más que una obligación, es una cuestión de honor", aseguró el viernes Zagallo a Reuters.

"Creo y siempre creí en Brasil. Vamos a ser siempre favoritos. Todas las potencias ganaron de local y sólo nosotros no lo conseguimos. No admito perder dos Copas", afirmó Zagallo, quien logró dos títulos de campeón mundial como jugador (1958 y 1962), uno como técnico (1970) y uno como asistente técnico (1994).

Para la recordada final perdida por Brasil en 1950 frente a Uruguay en el Estadio Maracaná, hecho conocido como "Maracanazo", Zagallo aún soñaba con ser un jugador cuando solamente era un joven soldado.

"Yo viví aquel drama. Fue un sufrimiento y una conmoción nacional. No se puede repetir. No podemos perder una segunda posibilidad" de alzar la Copa como local, según Zagallo.

Ocho años después del fracaso de Brasil en casa, Zagallo ayudó a la selección a conquistar la primera de las cinco coronas que ostenta el "Scratch".

Los grandes protagonistas de aquel inolvidable logro fueron un joven Pelé y un genial Garrincha, pero Zagallo tuvo un papel estratégico e innovador al actuar como un mediocampista que atacaba y defendía, algo poco usual para la época cuando los equipos utilizaban un esquema de 4-2-4.

Luego, Zagallo dirigió a Brasil cuando conquistó el tricampeonato en 1970 en México y después fue asistente técnico de la selección campeona en Estados Unidos 1994 y entrenador del equipo subcampeón en Francia 1998.

Los esquemas y estilos de juego cambiaron desde su época de jugador, así como la mentalidad de los directores técnicos.

"Sin duda tenemos un equipo con el rostro de nuestro entrenador", dijo. "Brasil está jugando mejor, pero no se tiene que 'europeizar'. Tiene que marcar sin abandonar el estilo desenfadado que es lo mejor que tiene el fútbol brasileño".

"Me gusta un fútbol más suelto (...) pero cada uno tiene una manera de jugar y él (Scolari) está utilizando lo que mejor conoce", aseguró.

Zagallo estima que Argentina, liderada por el astro Lionel Messi, Alemania, España e Italia serán los obstáculos a ser superados por Brasil en el camino hacia su hexacampeonato.

"El fútbol de hoy es resultado. Si se gana jugando bien, mejor todavía. El equipo de 1970 era la imagen y semejanza del fútbol brasileño", aseguró.


Fuente: Por Rodrigo Viga Gaier, Reuters

Populares de la sección

Comentarios