NBA

Ya no sos igual

Los Angeles Lakers y Boston Celtics, los equipos más ganadores en la historia de la NBA, conformaron planteles con escasas expectativas para luchar el título esta temporada; sus arranques lo confirmaron

Los Angeles Lakers y Boston Celtics son la historia misma de la NBA. Estas dos franquicias han ganado 33 de los 67 títulos de la liga. Por eso ver sus nombres fuera de los posibles candidatos para conquistar el torneo le da un aire de rareza a la temporada que arrancó la semana pasada.

La última vez que la NBA no tuvo a sus dos gigantes en los playoffs fue en 1994.

Desde entonces, los Celtics faltaron en 2006 y 2007, pero fueron campeones en 2008.

Los Lakers, por su parte, solo estuvieron ausentes en 2005 y conquistaron cinco ligas.

El pobre arranque de ambos en el torneo pinta su realidad. Boston perdió sus cuatro PRIMEROS partidos.

Los Lakers sorprendieron en su debut a Los Angeles Clippers, uno de los equipos mejor armados del certamen. Pero sus posteriores, y duras, caídas ante Golden State y Dallas lo devolvieron a la realidad.

¿Qué llevó a ambos equipos a su actual situación? Lo de Boston es una política de reestructuración del plantel.

Empezó en 2011 con Kendrick Perkins marchándose a Oklahoma City Thunder. Siguió el año pasado cuando Ray Allen se fue a Miami. Y este año se profundizó con el cambio de entrenador (se fue Doc Rivers a LA Clippers y llegó el debutante Brad Stevens) más la salida, a Brooklyn Nets, de otros símbolos del equipo de 2008: Paul Pierce y Kevin Garnett.

A cambio de esta transacción, que incluyó la llegada a los Nets de Jason Terry, desembarcaron en Boston los ayuda base MarShon Brooks (24 años) y Keith Bogans (33), los aleros Gerald Wallace (31) y Kris Joseph (24), y el ala-pívot Kris Humphries (28, el hombre que estuvo casado 72 días con la modelo Kim Kardashian).

El canadiense Kelly Olynik, un 2,13 m de 22 años, fue electo en la 13ª posición del draft.

El único que sobrevive de los campeones de 2008 es Rajon Rondo, emblema del equipo. Pero el base se rompió los ligamentos en febrero de este año y desde entonces está afuera de las canchas.

El mismo padecimiento sufren Los Angeles Lakers: en abril de este año, Kobe Bryant se rompió el tendón de aquiles y desde entonces está en recuperación.

Los medios especulan que pueda retornar el mes próximo.

Mientras, Bryant sigue facturando ya que firmó un contrato anual de US$ 30,5 millones con el club de los cuales US$ 24,3 millones los percibió en un día mientras que los
US$ 6,7 millones restantes los pasará a cobro en junio del año que viene.

Este es el contrato más jugoso en la historia de la NBA por detrás de los US$ 33,1 millones que cobró Michael Jordan con los Chicago Bulls para la temporada 1997-1998.

Bryant no tiene fecha de retorno aunque también se dice que puede volver el mes próximo.

Pero por más que Kobe sea un jugador sin igual en la constelación de estrellas de la NBA, los Lakers perdieron para esta temporada al pívot Dwight Howard, el 2,11 m que aportó 12,4 en rebotes y 17,1 puntos por partido en su único año con los Lakers.

Howard se llevó su juego dominante debajo del aro a Houston Rockets, uno de los que se armó para pelear arriba.

Pero no fue el único que cambió de aires. También se fueron Earl Clark (Cleveland Cavaliers), Antawn Jamison (Los Angeles Clippers), Metta World Peace (el que antes se llamaba Ron Artest, que pasó a New York Knicks) y Chris Duhon.

Los refuerzos no son capaces de esperanzar al equipo de hinchas más famosos como Jack Nicholson, Pete Sampras o Leonardo Di Caprio.

Llegaron el base Jordan Farmar, compañero de Esteban Batista la temporada pasada en Anadolu Efes de Turquía, el ayuda base Nick Young, de Philadelphia Sixers, el alero de Phoenix Suns, Wesley Johnson y el pívot Chris Kaman, de Dallas Mavericks.

Cuando vuelvan, Rondo y Kobe van a tener mucho que remar. Y parece complicado que los pesos pesados de la NBA puedan jugar los playoffs.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios