Ya no quedan héroes

Lance Armstrong, el mejor ciclista de la historia, quedó al desnudo al ser declarado culpable de dopaje desde 1998 y se lo despojará de sus siete Tours de Francia

Un positivo de corticoides en el Tour de Francia 1999 por el que fue absuelto. Vínculos con el tenebroso doctor italiano Michele Ferrari. Un artículo de L’Equipe de 2005 que afirma que usó EPO en 1999 cuando esa sustancia no era detectable.  Decenas de testimonios en su contra. Investigación de la justicia de Estados Unidos... El ciclista Lance Armstrong lo resistió todo durante años.

Hasta que el viernes, la Agencia Antidopaje estadounidense (USADA, por sus siglas en inglés) lo declaró culpable. De dopaje. De mentira.

A los 40 años, retirado del ciclismo en 2011, Armstrong renunció el jueves a su defensa tras los cargos presentados por la USADA y este organismo dictó sentencia: prohibición de por vida de retornar al deporte y descalificación de todas las pruebas en las que participó desde el 1º de agosto de 1998.

 

Las sustancias de cuyo uso se lo acusa
EPO
Permite un mejor rendimiento del deportista en actividades de ejercicio aeróbico.
Testosterona
Aumenta masa muscular, fuerza y resistencia.
Corticoides
Antiinflamatorios de gran potencia prohibidos por algún deporte. La UEFA los permite desde 2009.
Agentes enmascarantes
Sustancias o métodos que alteran o tratan de alterar la validez de las muestras de orina usadas en los controles antidopaje.

La primera de esas sanciones le impedirá competir en triatlón, deporte en el que se inició a los 16 años y al que retornó este 2012. Como para despuntar el vicio.

La segunda tendrá consecuencias históricas ya que Armstrong ganó entre 1999 y 2005 siete veces el Tour de Francia y sumó en 2000 una medalla de bronce en Juegos Olímpicos. La primera de esas gestas lo convirtió en leyenda. En el mejor ciclista de la historia.     

Será la Unión Ciclista Internacional (UCI) la que definitivamente despoje a Armstrong de sus títulos y premios ganados.

En un breve comunicado publicado en su web, la UCI afirma que espera hacerse del material con el que USADA se basó para dictar su sentencia.

Armstrong, quien superó un cáncer testicular en 1996 y volvió a competir en febrero de 1998, se defendió en una carta publicada en su web lancearmstrong.com. 

 

"Nunca me dopé. Tuve 25 años de carrera como atleta sin ninguna mancha, pasé más de 500 análisis de dopaje y nunca fallé en ninguno”.
En junio de este año, tras la acusación de Usada

"Llega un punto en la vida de un hombre donde se tiene que decir que ‘suficiente es suficiente’. Para mí, ese punto es ahora”.

"La única evidencia física acá son los cientos de controles que pasé con éxito. En competencia y fuera de ella. Sangre. Orina. Lo que me pidieran”.

"Ya no abordaré más esta cuestión más allá de las circunstancias. Me encomendaré al trabajo que comencé antes de ganar un solo Tour de Francia: ayudar a gente y familias afectadas de cáncer, especialmente en aquellas comunidades desatendidas. Este octubre mi Fundación celebrará 15 años de servicio a los sobrevivientes de cáncer y el hito de alcanzar los US$ 500 millones”.
Lance Armstrong
Extractos de la carta publicada el jueves en su página web

 

El estadounidense dijo que la única evidencia física son los “cientos de controles” que le realizaron en su carrera. Fueron más de 500 y salvo el incidente de 1999 por el que quedó limpio, nunca dio positivo.

Aquella vez zafó alegando el uso de una pomadita.

Después trabajó con Michele Ferrari, un médico especializado en el entrenamiento de ciclistas. A base de dopaje puro.

En 2005, cuando festejaba su séptimo Tour y anunciaba su retiro, L’Equipe tituló “La mentira de Armstrong”. En la nota citan un informe de un laboratorio que analizó en el año 2000 muestras de 1999 encontrando uso de EPO. El año es clave: recién en 2000 esa sustancia se hizo detectable.

Después desfilaron por los estrados ex compañeros (Floyd Landis, George Hincapie, Tyler Hamilton, Jonathan Vaughters) acusando a Armstrong de dopaje y dando detalles acerca transfusiones de sangre, maquillaje para tapar el accionar de las jeringas y dopaje sistemático en el equipo de US Postal.

En esas acusaciones se basó la USADA para dictar sus sentencia.
 
Ya no quedan héroes. Ya no se puede soñar, como cantaron Los Estómagos. 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios