¿Ya fueron las diferencias entre Abreu y Recoba?

Después del Mundial de 2002, el Loco expresó sobre el crack celeste: “Tenemos diferentes formas de pensar, diferencias muy profundas”; ahora, el destino vuelve a ponerlos en el mismo equipo

Fue por junio de 2002 cuando Sebastián Abreu cargó el arma y disparó por primera vez.

Y, si bien tenía claro el objetivo, tiró de ojos cerrados, entonces no pegó en el blanco: “Hubo algunas actitudes que no compartí, que no sirven para el grupo, que eran demasiado individualistas, y al que le quede el saco que se lo ponga, yo trataba de tirar para el grupo”.

Agregó: “No podía estar como los niños chicos todos los días hablando, por eso me abría y me iba con los que pensaban como yo. No estábamos peleados por esa actitud, uno habla y trata de convencerlos pero si no entienden…”. Abreu no brindó nombres de los futbolistas a los cuales se refería pero indicó: “La relación no puede ser excelente porque son 23 muchachos con pensamientos diferentes y algunos quieren que el Mundial sea para ellos, otros pelean por jugar, otros con el objetivo de mostrarse, pero acá el objetivo debía ser uno solo”.
En marzo de 2003 volvió a poner el tema en el tapete. Las heridas del Mundial de Corea y Japón permanecían abiertas.

“Había un grupo donde estábamos los que teníamos, de alguna forma, la misma manera de ser. Estaban Paolo (Montero), el Chengue, Méndez, Varela, O’ Neill, Munúa, Regueiro, Lembo. Éramos el grupo que escuchaba cumbia, que tomaba mate, que jugaba al truco y a la conga”.
Cuando se le preguntó por el resto, apuntó sin blanco fijo. “Hacían otra vida. Por ahí se metían en un cuarto a jugar al Play Station y se pasaron un mes jugando a eso, o escuchaban rock a todo volumen, o tomaban mate dulce, o se pasaban el día mandando mails en la computadora”.

Por aquellos tiempos retumbaba en el ambiente la polémica sobre las diferencias entre Álvaro Recoba y el Loco Abreu. En la lista de jugadores que mencionó el Loco no estaba el Chino. Es decir que era del grupo que se pasó un mes jugando al Play.

Ambos se encargaron de desmentir algunos temas. Por ejemplo, aquella famosa pelota que el Chino no le pasó en el partido contra Francia que generó mil y un comentarios. En definitiva fue una situación de juego.

Pasado el tiempo, cuando Jorge Fossati asumió la conducción de la selección, se conocieron más detalles de los sucesos de aquel Mundial que dividió a los jugadores.

El isabelino Fabián O’ Neill expresó en el programa La caja negra, de TV Ciudad, que había un grupo por un lado y un jugador por otro que era Álvaro Recoba.

Años más tarde, el minuano Abreu habló con nombre y apellido. En la desaparecida revista 17 Deportes, le preguntaron directamente por su relación con Recoba y reveló: “En el Mundial la relación no era la misma que en el 96 o 97. Tenemos diferentes formas de pensar, diferencias muy profundas, nada más que eso”.

Hoy, muchos años después de aquel Mundial en que la convivencia no fue buena, el destino vuelve a poner a Abreu y Recoba en un mismo plantel.

Es cierto que ambos maduraron, también que el tiempo cura las heridas y que no hay mal que dure 100 años. Pero Abreu habló de “diferencias muy profundas”.

"Mi relación con Recoba no era la misma que en el 96 o 97, tenemos diferentes formas de pensar”
Sebastián Abreu en revista 17 deportes, año 2007

"Mi relación con Abreu es buena, ya que es más lo que se insinúa que lo que realmente pasó, que no fue nada”
Álvaro Recoba, en Sport 890, el 4 de setiembre de 2012

"Si Recoba me pasaba la pelota era gol. Uno se calienta pero queda ahí”
Sebastián Abreu, en El País, el 17 de marzo de 2003

A ello hay que sumar que la última salida del Loco de Nacional estuvo salpicada por la polémica. En ese momento, Gustavo Méndez, Gabriel Álvez y Luis Romero le tiraron sin piedad al minuano. ¿Motivos? El plantel no cobraba y Abreu, que había declarado que fue a jugar gratis, percibía religiosamente los cheques.

Aquella polémica ocurrió en el año 2005 y se reavivó en 2009 cuando la directiva de Nacional anunció un intentó de repatriar al Loco.

¿Quiénes quedan en el plantel tricolor de aquel entonces? Alexander Medina, Jorge Bava y Leonardo Burián.

El gran interrogante pasa por saber si el tiempo habrá puesto las cosas en su lugar.

En el primer día de Abreu en el complejo de Los Céspedes se saludaron y se abrazaron. Ahora viene la convivencia, esa que generó las diferencias en el Mundial de Corea y Japón.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios