¿Y si falta el Chino?

El tricolor es un equipo explosivo con Recoba, pero cuando el volante sale se torna previsible

La gente se puso de pie cuando el Chino hizo lo mismo que hace desde las divisiones formativas en Danubio. No vayan a pensar que esto de rematar los tiros de esquina es patrimonio de Nacional. No, es una marca que trae desde su época de pichón. Entonces, cuando la pelota se coló en el segundo palo del sorprendido Castro, el Parque entero se limitó a hacer la referencia.

Cada vez que metió la pelota punzante para sus compañeros de ofensiva la tribuna se sorprendió. Hasta que la pelea por una balón  determinó que se sintiera y pidiera el cambio.

Salió ovacionado y el equipo pasó a pararse de otra forma. Sin el Chino en cancha la oncena de Díaz optó por un diseño 4-1-3-2.

Pero el gran tema es que se apagó la ofensiva. Y en ese ejercicio de preguntarse que sucedería si pasa tal o cual cosa, bien vale poner arriba de la mesa la pregunta: ¿Y si falta el Chino? El Cacique Medina dijo que en la semana que  “el equipo era más que Recoba”

Pero visto lo de ayer la gran conclusión es que Nacional se metería en un problema que no sería sencillo de resolver si le llegara a faltar el Chino.

Fue lo que se evidenció cuando abandonó el campo de juego por una fatiga muscular.

El tricolor, que era un equipo vertical, punzante, pero sobre todo explosivo cuando el Chino puso a correr a los puntas, se transformó en previsible.

Es decir, se transformaría en un equipo más del campeonato. Porque si bien es desnivelante cuando pone a correr a Bueno, no hay nadie que interprete mejor que Recoba la forma en que se lo debe asistir.

Sin Recoba, el equipo de Díaz pierde vuelo y magia. Se queda sin el pase que lastima, ese que colocó ayer en varias oportunidades.

Pero vale plantear otra visión a futuro, porque seguramente le va a suceder a Nacional.

Por ahora jugó libre como para poder explotar sus mejores virtudes. El Chino suelto es el diablo en persona. ¿Pero qué sucedería si algún equipo le destina una marca o un hombre que lo tome como referencia?

En los primeros minutos del juego, lo tomó Silvera que intentó perseguirlo. Claro que cuando se dieron cuenta mandaron a Recoba al otro sector y encontró facilidades.

El Chino se molestó en la primera que Silvera le pegó de atrás. Seguramente intentaron sacarlo de partido. El tema es que, enseguida de esa acción, se generó el tiro de esquina que derivó en el primer gol. Entonces cambió el partido.

Pero al Chino no le gusta la fricción y quiere jugar libre.

Seguramente el entrenador de Nacional debe hacer hecho el ejercicio de preguntarse qué sucedería si falta el Chino.

De hecho en la semana lo entrenaron y Pablo Álvarez fue el encargado de ejercer la función, como sucedió ayer cuando salió.

Es verdad que el equipo mejoró en la tenencia de la pelota, pero no fue tan vertical y le costó cerrar el resultado. Además bajó las revoluciones y jugó a otro ritmo.

¿Cuáles pueden ser las variantes para ocupar la posición de Recoba? No tiene. Porque Cabrera anda más por la derecha y se limita a jugar más en corto y no ser tan punzante y directo como el Chino. Ayer, probó con Álvarez.

El final de esta historia está lejano, pero no quedan dudas de que Nacional deberá cuidar a Recoba como la joya de la corona.

Es que el 10 está en una edad donde no puede regalar nada y tiene que regular el esfuerzo. Hasta ahora se están dando los pasos justos.

Pero quedó la clara sensación de que Recoba no tendrá derecho ni a engriparse de aquí al final del campeonato.
Es que sin la magia y la explosión del Chino, el tricolor se transforma en un equipo más.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios