Y si entra con una 9 milímetros, ¿quién lo controla?

José Luis Otero, jefe del personal de recaudación de la AUF, explicó como ingresó un parcial con dos perros a la tribuna y denunció que la Policía se retira de la Ámsterdam 10 minutos antes de culminar los partidos

La vulnerabilidad de los aficionados que concurren los fines de semana al fútbol volvió a quedar en evidencia. El viernes, en el Centenario, un parcial ingresó con dos perros mastines napolitanos y se instaló en la Ámsterdam. ¿Cómo entró? ¿Quién lo dejó pasar? ¿No había guardia policial para impedir el ingreso de los animales¿ ¿Qué sucede si uno de los perros se descontrola? Son todas preguntas que quedaron flotando en el ambiente. A lo anterior se suma la agresión que sufrió un asistente al partido cuando fue al baño y terminó apuñalado con un sacacorchos.

José Luis Otero, jefe del personal de recaudación de la AUF, dio su versión de cómo se generó la situación.

“Esta persona pretendió entrar primero por la puerta 7 y como había policía se le negó el ingreso. Se retiró y suponemos que se quedó en los alrededores de la Ámsterdam hasta que vio que la policía se retiró. Entonces vino por la puerta 9 con dos perros mastines. Los porteros le dijeron que no podía entrar con perros, el tipo dijo que eran adiestrados, y traía a uno con un collar de ahorque y el otro suelto que empezó a olfatear a los porteros y luego se mandó a la tribuna. El funcionario le dijo que no pasara, que era un riesgo, pero esa persona se mandó con los dos perros para la tribuna”, dijo Otero a El Observador.

Luego agregó que: “La Policía abandona el lugar faltando 10 minutos y nosotros quedamos regalados en las puertas. Según la AUF los policías están contratados hasta el final del partido, pero se ve que hubo algún tema de coordinación, y no es la primera vez que sucede. Esto pasa continuamente. Nos llama la atención porque de nada sirve hacer un control como el que hicieron, revisaron los bolsos, las billeteras, pero se te cae todo al piso si faltando 10 minutos se van a de la puerta. ¿Y si entra con un 9 milímetros quien controla esa situación?".

Este hecho no fue el único del fin de semana. El domingo de tarde en el Franzini se anunció por los altoparlantes que por razones de seguridad la parcialidad de Defensor Sporting debía permanecer 20 minutos en la cancha para permitir la salida de los hinchas de El Tanque Sisley. Con el partido 3-0 a favor de los violetas la gente se paró e inició la retirada. El portón estaba semiabierto y los hinchas lo abrieron totalmente. La disposición policial no se cumplió.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios