Y nueve años después se desahogó Rampla

En el Trócoli los picapiedras ganaron 2 a 1 con goles de Olviera y Rigoletto
Fue duro soportar el paso del tiempo. Solo el que lo vivió sabe lo que sufrió. Fue casi una década de burlas, cargadas, ironías. Un largo tiempo donde fueron heridos en sus sentimientos. En la semana el técnico Luis "Ronco" López se mostró sorprendido por la cantidad de gente que apareció por el entrenamiento de Rampla a implorar por la victoria. "Por favor te lo pedimos, no aguantamos más. Es ahora", clamaban.

Bajo esas condiciones fue Rampla a la cancha de Cerro. Sumido en una compleja estadística que le pesaba. A su frente un equipo que fue sensación durante buena parte del campeonato, que se preparó con régimen de concentración en el Sheraton. Que tiene un técnico colombiano que dirigió al Atlético de Madrid entre otros.

Rampla llevó el partido a su juego. Plantó a Rocha por delante de la línea de cuatro y tres volantes por delante para tapar las bandas por donde Cerro desnivela con Jorge Rodríguez y Barboza.
Empezó mejor el albiceleste con Maureen Franco inquietando, sin embargo el picapiedra se las ingenió para generar daño por izquierda. Por esa zona se volcaron Santiago González, Leites y Cándido que subió con criterio.

El primer tiempo se murió entre inquietudes e inoperancias. El 0 a 0 se justificó.
El complemento se inició con una acción de Franco que obligó a una buena intervención de Odriozola.
Cerro salió decidido, entendió que era tiempo de imponer su juego. Pellejero y Barboza presionaron para recuperar la pelota y lentamente el equipo empezó a llevar a Rampla contra su arco.

Fue cuando López se dio cuenta de que necesitaba un hombre para manejar el juego y mandó a Cristian Olivera al campo.

Y a los pocos minutos de estar en cancha el Mago aprovechó una combinación del generoso Cándido con Alex Silva que lo puso camino al gol. El 10 se encontró con la pelota redondita y con el golero Britos enfrente. Tocó corto para el delirio de la tribuna picapiedra.

El colombiano Alonso Barragán metió mano desesperado en el equipo para intentar revertir. Pero se encontró con un muro defensivo de Rampla.

Cuando los dos equipos se aprestaban a transitar por el camino de la desesperación, Rampla encontró un poco de paz.

Pelota larga, la defensa de Cerro sorprendida y Rigoleto sacó un zapatazo por arriba de Britos para marcar el 2 a 0.
Parecía liquidado pero Cerro encontró su justo premio a la entrega a un minuto del final cuando Franco puso el pie para mandar la pelota al arco.

El juez Martínez dio cinco minutos de descuentos y la tribuna empujó al local. Había motivos para creer.
Cerro fue un tornado. Metió a Rampla en el arco. Como habrá sido la cosa que Alex Silva pasó de jugar de 9 a meterse en una línea de cinco en el fondo para cuidar el resultado.

Sin embargo, el picapiedra contó con dos opciones más que no supieron resolver Rigoleto y Cándido,
Hasta que Martínez terminó con el martirio de Rampla. Luego de 9 largos años se desahogó.
Un sufrimiento que solo ellos saben lo que significó y que quedaba reflejado en una bandera que rezaba: "Se festeja. Se sufre. Se llora. Pero no se abandona".

Embed


Populares de la sección

Acerca del autor