Y después de Bauzá, ¿quién ocupa la silla?

El presidente dio a entender que dejará su cargo luego del Mundial y no se avizoran candidatos

Agobiado por una clasificación al Mundial que costó más de lo previsto. Cansado de los eternos problemas que se viven. Sorprendido por la denuncia que llevan adelante algunos clubes contra la Conmebol por una guerra de derechos televisivos que enfrenta a Francisco Casal con Julio Grondona y los popes de la CSF. El presidente de la AUF, Sebastián Bauzá, dejó entrever que culminado su mandato dejará el cargo.

“Hace cuatro años que tomo pastillas para dormir”, reveló a El Observador luego del 5-0 a Jordania en Ammán. Prueba elocuente de lo que se vive en el cargo.

La posibilidad de que Bauzá se aleje de la presidencia por estas horas pasa desapercibida, pero vale preguntarse: ¿quién se sentará en la silla del presidente? ¿Hay candidatos? Es verdad que en la vida no hay imprescindibles, pero la AUF no es sencilla.

Se podría decir que Bauzá llegó por decantación luego del alejamiento de José Luis Corbo y Washington Rivero. Pero se asentó en el sillón.

Bajo su mandato se logró el cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica 2010, la Copa América de 2011, se clasificó a casi todos los mundiales juveniles y se consolidó un proceso de selecciones. A nivel económico se lograron ingresos y se incrementó el dinero por derechos de televisión que abonó Tenfield por las Eliminatorias.

No aceptó prórrogas de aspectos que se habían negociado antes de su mandato, como la estática y la camiseta de la selección, que en 2016 vuelven a la AUF.

Para algunos, Bauzá y sus compañeros pasaron a ser molestos; para otros, un buen Ejecutivo.

Varias veces lo amenazaron con desestabilizarlo, curiosamente por parte de clubes que no cumplen con requerimientos profesionales. Entonces se elevaron voces por el poco dinero que reciben los equipos en detrimento de la selección.

Pero antes de clasificar el presidente de Liverpool, José Luis Palma, reveló públicamente: “Quiero ver qué club va a tener la condena pública de la sociedad si Uruguay clasifica al Mundial y se opone a la reelección de Bauzá”.

Así las cosas, el presidente de la AUF está cansado. Si se va, se van sus compañeros. ¿Quién viene? Es la gran pregunta.

Antes de su nombramiento sonó el nombre de Gustavo Poyet, pero lanzó su carrera como técnico en Inglaterra. Imposible. El fallecido Pichón Núñez se había postulado. Eduardo Abulafia es un hombre que siempre ronda. El nombre de Eduardo Ache rondó los pasillos, pero muchos se niegan a que sea de un grande el presidente. Arturo Del Campo tiene el perfil, pero al fútbol lo quiere mirar de lejos.

Mientras se disfrutan estas horas de descanso, algunos se quejan del balance de la AUF y otros arremeten con los derechos de TV de la Conmebol. Bauzá espera. El fin de su mandato está a la vuelta de la esquina y por lo pronto no hay candidatos a la vista. 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios