Y ahora ¿quién televisa la Copa América?

Horas después de que José Hawilla revelará que pagó coimas, la Conmebol rompió el acuerdo

Sacudida por la denuncia de pago de coimas a cambio de los derechos de televisión de la Copa América, la Conmebol decidió terminar el vínculo comercial que la unía con Datisa, la empresa que tenía la misión de transmitir el torneo de 2016. Y ahora surgen las dudas sobre quién emitirá los partidos de la Copa Centenario por televisión.

La empresa Datisa, con sede en Montevideo estaba conformada y participaban en partes iguales Full Play (Hugo y Mariano Jinkis), Traffic (José Hawilla, que fue el que reveló como llevaron adelante el acto de soborno) y Torneos y Competencias (Alejandro Burzaco). La empresa y todos sus creadores son investigados por la justicia de Estados Unidos por supuestas millonarias coimas con las que habrían logrado hacerse de los derechos comerciales de distintos torneos internacionales (entre ellos la Copa Centenario).

La Conmebol le había vendido a Datisa los derechos de cuatro ediciones de la Copa América (Chile 2015, Centenario 2016, 2019 y 2023), firmando un contrato el 25 de mayo de 2014 a cambio de casi US$ 320 millones(el vínculo fue firmado entre las tres empresas que integran la sociedad y 12 representantes de la Conmebol). Según lo redactado, US$ 75 millones se pagaron por la edición 2015; 77,5 millones por la 2016; 80 millones por la de 2019 y 85 millones por la de 2023.

Pero el escándalo saltó cuando la Justicia acusó que para la firma de los acuerdos se utilizó un total de coimas de 100 millones de dólares (20 millones por la firma del convenio y 20 por cada edición de la competencia). En dicha causa estuvo involucrado nada más ni nada menos que el fallecido Julio Grondona, quien habría cobrado un soborno de 15 millones.

El pasado miércoles se supo que el empresario Hawwilla declaró en la audiencia del 12 de diciembre de 2014: "Sabía que esta conducta estaba mal. Me arrepiento mucho y me disculpo por lo que hice".

Los pagos de coima

El diario ABC de Paraguay reveló que "el informe de la fiscal general de los Estados Unidos, Loretta Lynch, en el punto número 249 señala claramente el esquema de sobornos de la empresa DATISA. Ahí se menciona que en el año 2013 (siendo entonces presidente Eugenio Figueredo, hoy detenido e imputado) DATISA realizó el primer pago de US$ 20 millones para la firma del contrato por los derechos de la Copa América. Asimismo, acordó el pago de otros US$ 20 millones por cada edición de la Copa América hasta 2023".

"Cada pago de US$ 20 millones estaba dividido entre las personas que recibían las coimas de la siguiente forma: US$ 3 millones a cada uno de los 'top tres' directivos de la Conmebol (el presidente de la Confederación, el presidente de la Asociación Argentina y la Brasileña), US$ 1,5 millones a cada uno de los otros siete presidentes de Asociaciones de la Conmebol y US$ 500.000 a un undécimo directivo de la Conmebol", dice textualmente el informe fiscal. Por entonces el presidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) era Juan Ángel Napout.

Se rompió el acuerdo

En las últimas horas la Conmebol y la Concacaf anunciaron el rompimiento de su relación con la empresa Datisa, con lo que se despeja un obstáculo que impedía que la Copa América Centenario se dispute en Estados Unidos el próximo año.

Ambas confederaciones difundieron comunicados en los que señalan que la anulación de los acuerdos con Datisa es de efecto inmediato.

El comunicado de la Conmebol precisa que la entidad asumirá los derechos de patrocinio y retransmisión de la Copa América Centenario.

El documento expresa textualmente.

La Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) y Datisa, S.A. (Datisa) informan que el acuerdo de derechos comerciales relativos a la Copa América Centenario ha sido rescindido con efecto inmediato. La CONMEBOL y Datisa han acordado rescindir todos los derechos comerciales en posesión de Datisa para la venta de derechos de patrocinio y retransmisión asociados a la Copa América Centenario. La CONMEBOL asumirá los referidos derechos comerciales mientras que conjuntamente con la CONCACAF y en conjunto con el operador local del torneo van a identificar nuevos socios para comercializar y vender los derechos comerciales del torneo utilizando un proceso nuevo y transparente.