Y ahora, ¿quién podrá defenderme?

Luis Suárez dio un pase gol, cometió un penal y marcó un golazo, pero no fue noticia por eso, sino porque mordió a un zaguero rival

Luis Suárez es tendencia mundial, ahora que el Twitter está de moda. Apenas terminó el partido que Liverpool le empató a Chelsea en el minuto 96 con un gol suyo, las redes sociales se incendiaron. Pero no por ese fantástico gol de cabeza que lo mantiene como goleador de la Premier League, ni por la asistencia para el primer gol (el partido terminó 2-2), ni por el penal que cometió con la mano. Nada de eso. Fue por el mordiscón a Branislav Ivanovic, defensor de Chelsea. Otra jugada polémica protagonizada por el salteño. Un incidente que no lo ayuda nada en la causa abierta que tiene en la Comisión de Disciplina de la FIFA por el puñetazo al chileno Gonzalo Jara. Y ahora, como decían en la serie de El Chapulín Colorado, ¿quién podrá defenderlo?.

Nadie duda que Suárez es un delantero extraordinario. Tiene potencia, tiene potrero, tiene gol y posee condiciones para defender a cualquier club de Europa. Incluso al mejor de estos tiempos, Barcelona. Pero lamentablemente, también tiene los dientes afilados y no le hace nada bien a su carrera. Tampoco a los que lo defienden diariamente, como el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Sebastián Bauzá, el técnico de la selección nacional, Óscar Washington Tabárez, y hasta su entrenador actual en Liverpool, Brendan Rogers.

El domingo mismo, en la conferencia de prensa posterior al encuentro disputado en Anfield, Rogers bajó la pelota: “No puedo decir nada sobre el tema hasta que revise el incidente”, dijo. El técnico de Chelsea, Rafael Benítez, también se rehusó a comentar sobre el tema. La importancia del delantero nacido en Salto es tal que actualmente es finalista, junto a otros cinco destacados cracks, en la carrera para ser elegido el mejor jugador de la temporada en la Premier. La votación será el próximo 28, y este incidente que está repiqueteando en todo el planeta (y sus aledaños) no le suma.

Hazte fama
Tanta mala fama se hizo, que lo acusan de todo, a veces sin merecer tanto. Hasta porque una pelota le pegó en la mano durante un partido de la FA Cup y después marcó un gol. Lo trataron de ladrón por esa jugada que tantas veces sucede en un partido de fútbol. En Argentina Maradona es Dios, después del gol con la mano que le hizo a los ingleses.
 
También lo destrataron en el Mundial de Sudáfrica, cuando detuvo con las manos, al mejor estilo de un golero, el remate de un jugador ghanés con destino de gol. Pagó por eso. El árbitro lo expulsó y sancionó el penal. Después, Asamoah Gyan falló el penal. ¡Y qué culpa tuvo Suárez ahí! Para muchos, ese fue el momento en que el mundo lo puso contra la pared.

En Holanda, donde fue figura de Groningen y Ajax (sus primeros clubes en Europa), ya había mordido a un rival. Después llegó su pasaje al fútbol inglés y el escándalo de racismo con el francés Patrice Evra. Lo suspendieron y lo multaron. Pero lo peor fue el escarnio público que se hizo con él.

Lo penúltimo fue el incidente con el chileno Jara por las Eliminatorias. Este le tocó los genitales y Suárez reaccionó con un piñazo. Las cámaras, que lo siguen como si fuera un reality show, tomaron ese momento y luego se viralizó. Lo denunciaron en la FIFA y lo están analizando. Puede ser suspendido varios partidos, justo en el tramo final de las Eliminatorias y con la Copa Confederaciones encima.

“El caníbal”
El domingo agregó otro eslabón al de futbolista polémico. El País de Madrid tituló ayer “Suárez, el caníbal”, y escribió: “El delantero del Liverpool ya tenía experiencia caníbal de su etapa anterior en el Ajax: mordió en el hombro al centrocampista Bakkal, del PSV Eindhoven, en 2010, y le cayeron siete partidos de sanción. Esta vez la sanción se presume más dura. Sobre todo porque Suárez, desde que llegó a Inglaterra, se ha convertido en un bad boy de la Premier”.

Las versiones online de los diarios ingleses, por supuesto, le brindaron una gran cobertura al hecho. “Chewy Suárez”, algo así como masticable Suárez, tituló The Sun. El Daily Mail, escribió: “Controversial. Al futbolista Luis Suárez, que gana £ 120.000 a la semana, se le permite permanecer en el terreno de juego para igualar a pesar de morder a un jugador rival”.

El Mirror tituló “Tormenta Suárez” y se adelantó al futuro: “El delantero uruguayo seguramente se enfrentará a una larga suspensión”, mientras que Rio Ferdinand, central de Machester United y enemigo declarado del uruguayo, escribió en su cuenta de Twitter: “Tenía hambre?”.

Suárez está otra vez en el ojo de la tormenta. Y lamentablemente, no es por el golazo que hizo.


Populares de la sección

Comentarios