¿Y ahora Peñarol? ¿Uruguayo o Libertadores?

El camino se llenó de dudas: ¿es adecuado desgastar el plantel en Medellín cuando la gente clama ganar el torneo local y dar la vuelta en el nuevo estadio?

Apenas se consumó la derrota de Peñarol ante Huracán las dudas invadieron a los aurinegros. ¿Qué debe hacer el técnico Jorge Da Silva de ahora en más? ¿Reservar a los titulares para el torneo local o seguir apostando a los dos campeonatos a costo de correr riesgo de un agotamiento físico de su plantel?

La semana se inició con la polémica decisión del entrenador de Nacional, Gustavo Munúa, de rotar el plantel. Ahora la interrogante se traslada a la otra tienda.

Está claro que los partidos hay que jugarlos y jamás se debe dar nada por perdido. Pero vistas las cartas y lo que está mostrando futbolísticamente Peñarol la pregunta ronda por las calles: ¿es adecuado que el equipo viaje con los titulares a Medellín?

Los uruguayos tienden a mirar los calendarios y tildar los partidos. Este es perdible, este es ganable.

Atlético Nacional lleva puntaje perfecto. El traslado a Medellín es un viaje largo, extenuante, y se jugará ante un rival que de mitad de cancha para adelante muestra jugadores potentes y explosivos.

Para colmo de males se confirmó que Carlos Valdez está desgarrado y deberá permanecer un mes al margen. Todos datos de una realidad que Da Silva tiene más clara que cualquiera de los ciudadanos que podemos opinar de fútbol. Pero hay más elementos...

Presión de tribuna y dirigentes

La gente, la barra, clama por ganar el torneo local y dar la vuelta en el nuevo estadio. Se hizo una canción incluso. "Vamos el carbonero, hay que poner h..., dar Peñarol la vuelta en el estadio nuevo...".

Peñarol ganó el Apertura y va primero en la tabla del Clausura y en la Anual. La ilusión está latente.

A eso se suma que los dirigentes hablan de ganar el campeonato 50.

¿Se imaginan si Peñarol pierde el torneo local? Seguramente es un tema que debe recorrer la cabeza de Da Silva que es el que debe tomar las decisiones.

Hay quienes pensarán: ¿y por qué no los dos torneos? No es sencillo. Peñarol terminó ante Huracán jugando con dos zagueros zurdos porque tiene carencia en esa zona. Y las pruebas dicen que a los uruguayos les cuesta más que a otros este tema de jugar dos días a la semana.

Por estas horas no es sencillo estar en la piel del técnico de Peñarol. Es probable que, como le pasó a Munúa, si le va bien se diga que tomó la decisión correcta. Y si le va mal será el peor entrenador. Con el diario del lunes es sencillo. El tema es estar en el lugar del entrenador.


Populares de la sección

Acerca del autor