Willis, el profe de tenis que hizo show ante Federer en Wimbledon

El 772 del mundo perdió 6-0 6-3 6-4 ante el suizo pero se dio el gusto de disfrutar cada minuto dentro de la cancha

Se terminó la novela para Marcus Willis. El profesor de tenis de 25 años, número 772 del mundo, se despidió de Wimbledon tras perder 6-0 6-3 6-4 con Roger Federer, el mejor jugador de la historia del tenis, luego de poco más de 1:30 horas de juego.

Pero el protagonista, esta vez, fue el perdedor. Si es que se le puede decir así a alguien que entraba sin absolutamente nada que perder a la cancha. Más bien, a disfrutar de lo que era, seguramente, la única chance en su vida de jugar en el court central del torneo más tradicional del planeta y encima, contra la leyenda Roger.

Y lo aprovechó al 100%. Absolutamente consciente que todos los flashes estaban encima de él. Desde la camiseta modelo Roger Federer, de Nike, y los zapatos Adidas ya que –obvio- no tiene sponsors; hasta su sonrisa permanente, sin poderse creer del todo estar ahí. Su foto con Roger antes de empezar, su festejo en cada punto -aunque siempre con respeto a la leyenda suiza-. Hasta disfrutó de pedir atención médica por un dolor en la espalda.

Este instructor de tenis que cobra 30 libras la hora (unos $ 1.250) y compite cuando puede en el circuito, salió a jugar de igual a igual contra el suizo. No tuvo empachó en tirar aces, o algunos golpe de fantasía, subiendo a la red o probando con el slice al mejor de todos los tiempos. Y se ganó una ovación del estadio entero, que lo alentó como si fuera un campeón del mundo, y estalló con cada game que ganó.

¿Cómo hizo el 772° del mundo para entrar al cuadro principal? Willis había quedado fuera de la qualy tras ganar tres partidos y perder uno, pero aprovechó la lesión de Scott Clayton para entrar como "Lucky looser". Y en primera ronda le ganó al lituano Ricardas Berankis (54º del mundo). Y lo hizo en tres sets, en la que fue su primera victoria en el circuito principal.

Con su triunfo en primera ronda Willis ganó 50.000 libras (casi US$ 67.000), lo que representa dos tercios de las ganancias totales en su carrera contando dobles y singles antes de iniciar Wimbledon. Claro que si se restan los gastos de un tenista del puesto 700 –entrenadores, médicos, materiales, viajes y alojamientos– la capacidad de ahorro en su carrera siempre fue cero. Lo cual refleja el injusto mundo del tenis profesional, donde debajo del puesto 150 se paga por jugar.

De hecho, Willis sobrevive gracias a las clases de tenis y a los torneos interclubes europeos, ya que por ganar un torneo Future de este año se llevó apenas 320 euros.

Las anécdotas de Murray

Uno de los que lo conoce hace tiempo es Andy Murray, que escribió sobre Willis en BBC. "Creo que el deporte puede ayudar a la gente de despejarse de asuntos más graves y la historia de Marcus haría que cualquier persona se sienta bien", escribió el escocés. "Es una gran historia que le está pasando a un muy buen chico, divertido, y es bueno que el público lo haya adoptado. Merece este momento".

Luego, Murray contó anécdotas, como cuando en un partido Willis conectó cada golpe gritando ¡Djokovic!, ¡Federer! o ¡"Nadal!" dependiendo de qué disparo estaba haciendo. "Durante todo un partido" recordó el escocés. O la vez que jugando un torneo juvenil llegó tarde a un partido y completamente empapado. "Su compañero dijo: "¿Dónde has estado?" y Marcus explicó que algunos de los chicos lo habían desafiado a nadar a una de las boyas en el mar, así que obviamente lo hizo - en su ropa de juego - y volvió completamente empapado".

Su mejor punto
Embed

Embed


Embed

Embed

Embed

Embed

Embed






Populares de la sección