Welker: “Se precisa un presidente con respaldo económico”

El presidenciable criticó el personalismo de Damiani y dijo que no está de acuerdo con poner dinero en el club, pero a veces es necesario

¿Qué opinión tiene del anunció de Juan Pedro Damiani  sobre Aguirre?
Creo que es más del humo que vende Juan Pedro. ¿Cómo se puede arreglar un contrato antes de que sea designado el Consejo Ejecutivo? Sería seguir por el mismo camino. Yo creo que el socio inteligente podrá interpretar que a 48 horas diga que arregló contrato con Diego Aguirre es una falta de respeto.

¿Queda algún resquemor con el DT?
La actitud de Aguirre no es lo que debería ser un referente de la institución como es él, interferir de esa manera en campaña lo descredita y se suma a lo que fue su ida intempestiva del club.

Las encuestas lo dan tercero: ¿Su objetivo es ganar o conseguir lugares en la directiva?
Claramente es la opción de pelear al oficialismo. Hubiese sido oportuna la alianza que estuvimos a punto de hacer, creo que en ese caso habría un cambio en Peñarol. Ahora va a ser una elección mucho más reñida.

¿Por qué no llegó a juntarse con la alianza 2809-Rachetti?
Creíamos que estaba todo acordado, pero un tema interno de la 2809 no hizo posible la alianza. Estábamos de acuerdo con Areco y algunos otros integrantes. En el programa y la filosofía de conducción teníamos mucho más acuerdos que discrepancias. No había problema de cargos. Había consenso que yo podía encabezar esa lista de unidad.

Desde la oposición se quejan que usted era parte de la mesa chica que acaparaba las decisiones, y desde el oficialismo se le dice que estuvo de acuerdo en todo hasta 2008.
Esta corriente nace independiente en el año 2005 con (Ruben) Marturet, cuando fallece el contador Damiani. Juan Pedro nos  pide que le diéramos una mano porque el club estaba en una situación compleja. Dejamos de lado nuestras aspiraciones políticas y acompañamos en lo que se llamó la línea de unidad, con el cataldismo y el damianismo, y nos presentamos a las elecciones de 2008. En esos tres años, el club cambió muchísimo, institucionalmente se empezó a mejorar. Ya en la última elección se vuelve a plantear el acuerdo político de 2008, tuvimos muchas dudas de aceptar la propuesta y muy sobre el final la aceptamos. Pero rápidamente vimos que la situación del club y el estilo del presidente ya no era el mismo. Pasó a ser muy personalista, eso nos empezó a alejar. Por mi calidad de vicepresidente busqué disimular esa situación para que Peñarol tuviera gobernabilidad, pero ya con la decisión de que no habría renovación del acuerdo político.

¿Cuáles fueron esas diferencias?
Diferencias de estilo de conducción, y sobre todo en las decisiones deportivas, que ya no se tomaban en conjunto. Eso me empezó a hacer sentir incómodo. Lo mismo que hizo que se alejara Osvaldo Giménez. Hoy me posiciona como una escisión del oficialismo, con nuestro perfil de un estilo de conducción muy diferente al actual.

Las críticas del oficialismo y del resto de la oposición es que usted era parte de la mesa chica que critica. ¿Que cambió?
No estoy en desacuerdo con la mesa chica. Durante los primeros tres años fui presidente de divisiones formativas, delegado titular en la AUF y presidente de la comisión de pases y contrataciones. Se funcionaba muy diferente, participaban todos los sectores de la mesa chica. La mesa chica es necesaria, es muy difícil tomar decisiones entre 17 personas. Es un instrumento válido si se utiliza bien. Incluso en la mesa chica deportiva participaba el 2809 y Rachetti.
Estoy en descuerdo en cómo se utiliza hoy. En los primeros tres años asumo la responsabilidad, pero ya a las pocas semanas de asumir la segunda vicepresidencia me di cuenta que había cometido un error.

¿Que cambió?
Sinceramente no sé, trabajamos juntos tres años y muy a gusto, cambiamos muchísimas cosas. Peñarol estaba en una situación muy complicada, tal vez cuando las cosas mejoraron quizás no necesitó tanto respaldo. No sé interpretar ese cambio.

¿Qué le propone al socio?
Lo que proponemos es trabajar  en la parte futbolística de una forma más coherente. Sabemos que no hay formulas para ganar, pero sí hemos visto que hay formulas para perder. Tener 15 incorporaciones por año, o cambiar tres entrenadores por temporada evidentemente no da resultado. No habrá más tapados o nombres altisonantes, si no que la idea es apenas asumir formar un departamento de gerencia deportiva integrada por tres personas, que definan junto a la directiva la política deportiva de los próximos tres años. Tiene que tener contemplado los juveniles, que  se ha hecho mucho trabajo pero no se ha logrado coronarlo con ascensos a Primera. Esa política tiene que estar claramente definida y con respaldo. No hay club en el mundo que pueda funcionar con 15 incorporaciones al año. Y un técnico para llevar adelante esa política.

¿Qué otras cosas promete?
La gestión del club seguiría siendo lo que es, gracias a los tres primeros años de gestión se logró profesionalizar el club, hoy hay una estructura gerencial que funciona casi sola, el consejo directivo da los lineamientos generales. El club podrá seguir mejorando, sumando socios porque tiene la estructura para eso. Se profundizarán medidas que han dado resultado.
Después el tema estadio, que a los socios les preocupa, no hay marcha atrás, esperemos inaugurarlo en un año, el financiamiento está. Habría que administrar el repago de la deuda, la venta de butacas. En nuestro caso están Eduardo Zaidentsztat y Javier de Haedo trabajando en qué necesidades vamos a tener para a partir de ahí tener una política agresiva de venta  de butacas para enfrentar la deuda.
Tenemos en mente también la reconversión del Palacio Peñarol. Vamos a sufrir la llegada del Antel Arena, vamos a perder un recurso por la organización de espectáculos. La idea es buscar interesados para que hagan crear un centro deportivo donde el socio pueda hacer cualquier tipo de deportes. Una vez creado e se proyecto arquitectónico, como  Peñarol no tiene la posibilidad de hacer esas inversiones, llamar a inversores para hacer la explotación de ese centro, en una negociación que habría que ver. Transformar el Palacio es importante para que el socio pueda hacer su deporte preferido. Un club con 75 mil socios debe prensar en los socios de otra manera, para compararse con los mejores clubes de América.

¿Que tendría ese proyecto?
Otros deportes, piscina, sala de musculación, todo lo que permita esa estructura, por supuesto contemplando el estadio de básquetbol. Hay mucho espacio ocioso en Palacio, hay que ver que se puede hacer. Hay lugares en el propio palacio que se podían acondicionar para eso.

¿Está calculado el costo?
No. Por eso habría que ver desde el punto de vista edilicio que proyectos se pueden hacer, y a partir de ahí vamos a tener idea de la inversión necesaria.

¿Quien debería ser el gerente deportivo?
Varias veces dije que me gustaría incorporar a Miguel Bossio, hace varios meses que no hablo pero tenia interés. Otra persona me gustaría reincorporar es Osvaldo Giménez, lo hablé hace tres días hizo cosas muy buenas. Está en una actividad diferente pero estoy seguro que tiene ganas. Como son tres personas la otra podrá ser las que están hoy. Las decisiones van a ser compartidas con todos y no a espaldas del consejo.

¿Cuál es la evaluación de Carlos Sánchez?
Tuvo altas y bajas, como todos. Los resultados deportivos fueron malos y se evalúa por eso. Hizo todos los esfuerzos para que las coas no salieran así, pero se dieron. Como no hay una política y se piensa en lo inmediato, el gerente fue en el camino que Peñarol está, la dirigencia no marcó pautas claras. Con Sánchez ahora, con Gimenez antes, que nos han llevado al fracaso porque no tenemos una política clara en el tema deportivo.

¿Tiene nombres para el cargo de DT?
Candidatos siempre uno tiene, pero serÍa entraren el circulo vicioso, hablar de nombres y no de proyectos. Hay que definir la política, el proyecto deportivo y después ver que técnico tiene el perfil para el cargo. Es indispensable que el  club deje de adaptarse a los técnicos para que los técnicos se adapten a la política del club.

En eso la importancia de incluir juveniles va a ser clave.
Sin duda, tenemos que tener claro que si invertimos 150 mil dólares por mes en divisiones juveniles tenemos que defender esa inversión. No es que sea una obligación que lleguen, pueden frustrarse por el camino. Pero no podemos taponearlos trayendo jugadores de afuera que en definitiva tienen resultados iguales a los nuestros. Si no los 150 mil dólares se transforman en un gasto Si en lugar de traer 15 jugadores subíamos 7 juveniles y rendimiento hubiese sido idéntico. Y para el hincha la frustración hubiese sido diferente.

¿El estadio funciona como carta electoral para Damiani?
Le puedo asegurar al socio que sea quien sea el presidente el estadio se va a terminar porque está financiado. Lo que hay que tener es una buena administración en los próximos años para que no nos cree problemas en la caja. El estadio ya no tiene  marcha atrás. Hay que tener buenos administradores para que ese estadio no será un problema para la caja de Peñarol.

¿Cuál es la mayor preocupación?
Hay que hacer una política importante de comercialización de butacas, se han vendido pero no al ritmo esperado y es lógico hasta que la gente no ve avanzado el estadio. Cuando lo tengamos a punto habría que tener políticas agresivas para vender fluidamente.

¿Como ve que algunos dirigentes que lo apoyan como Atijas esté en contra del estadio cuando usted lo apoya, y de hecho lo usó en el lanzamiento de la lista?
Yo sabía lo que pensaba del estadio, dijo varias veces que tuviéramos cuidado, tiene temores del mantenimiento del Estadio. Ese costo es un signo de interrogación, el no compartía eso y la ubicación. Yo sabía lo que piensa, pero nosotros apoyamos el estadio.  Es una obra fantástica, tiene que seguir adelante, y ya no tiene marcha atrás.

¿El club está bien?
Ha mejorado muchísimo. Cuando asumí la vicepresidencia le pedimos al economista Javier de Haedo porque sabíamos que la situación era compleja. Nos dijo a mí y a Juan Pedro: si agarran esto están locos. Era una situación económica y financiera complicada. Con Juan Pedro dijimos que íbamos a seguir adelante con el desafío.  Tuvimos que poner dinero de nuestro bolsillo para el club. Pero también tuvimos suerte de una gestión exitosa, que nos permitió crecer en el tema socios, con recursos genuinos para el club, tuvimos aquella Libertadores donde recaudamos mucho dinero y nos permitió tener una economía más desahogada. Ese crecimiento, mas el aumento de los derechos de televisión, y la estructura profesional que empezó a manejar la marca Peñarol, lo que trajo más ingresos por sponsors. Peñarol ya no es aquel  de seis años atrás en el que había que poner dinero. Bien administrado no necesita dinero. Si se necesita un presidente con respaldo porque puede haber desfasajes financieros porque acá se para el fútbol durante dos o tres meses, y hay que tener espaldas para cubrir ese desfasaje financiero.  Hoy es un club autosustentable si esa bien administrado. Siempre hay desfasajes pero un club bien administrado da la chance de tener un plantel competitivo.

¿Es importante que el presidente tenga esa espalda?
Para salir del paso sí. Estoy en descuerdo con que los dirigentes pongan plata en el club. Pese a eso yo tuve que poner mucho dinero sin estar filosóficamente de acuerdo, porque la situación del club era otra. Hoy más allá que yo tenga el respaldo suficiente para esos desfasajes no creo que sea lo más sano. Pero si para sacar de aprietos por supuesto que sí. Hoy ya no es necesario venir con pomposas líneas de crédito para seguir adelante.

¿Es una ventaja suya respecto al resto de la oposición?
No se sí es una ventaja, por lo menos tenemos esa posibilidad. Creemos que es necesario, incluso para no ver entorpecido el funcionamiento. Hubo tres meses de vacaciones, ahí se crea un problema financiero grande, por eso hay que tener espaldas. Es muy difícil, se puede recurrir al sistema financiero, pero no es fácil para el futbol acceder al crédito. Las líneas de crédito pueden hacer que no se tenga ninguna dificultad.

¿Como debe ser la relación  con Tenfield?
No se por qué se dijo, si es un agravio mas, sinceramente nunca supe porque se dijo. No soy candidato de nadie sino de la corriente mía. Tengo buena relación club Tenfield así como con todos los representantes. Con Tenfield por la actividad empresarial tengo contactos empresariales pero no soy  el candidato de nadie. Si que por llevarme bien soy el candidato de todos. El relacionamiento es excelente

¿Como debe ser la relación  con Tenfield?
Tiene que ser la mejor, porque Tenfield es una empresa que han monopolizado muchos aspectos del fútbol, tiene un peso enorme. Incluso en la AUF. Hay muchos clubes que van a golpear la puerta a Tenfield para subsistir, eso le da mucho peso. Incluso Peñarol ha cometido el error de ir a golpear la puerta apara terminar el estadio. Lo hizo el presidente actual a espaldas del Consejo Ejecutivo. Quiera o no quiera genera una dependencia con la empresa. Creo que hay que tener una buena relación, muy profesional y ahora tenemos años pro delante de contrato profesional, pero siempre pensando en defender los recursos del club de una manera muy firme. Sin necesidad que Tenfield mejorara el contrato, por iniciativa y avrias reuniones con nacional y Tenfield logramos una mejora muy importante, obtuvimos las respuestas positivas. Hay que fomentar una buena relación para negociar los diferentes contratos.

¿Cuál debe ser el rol en la AUF?
Hemos perdido terreno en los últimos meses, cometido errores políticos  que estamos pagando, por ejemplo la designación del juez del clásico. Es el único que no queríamos y fue el que terminó arbitrando. Son pequeñas batallas en la AUF que perdimos por errores nuestros. Vamos a tener que revertir una situación que habíamos mejorado pero en los últimos meses hemos perdido pie. Y hemos quedado en falsa escuadra con nuestra actitud en la designación del consejo ejecutivo, también estamos pagando eso.
Por ejemplo en la integración del colegio de árbitros. En lo personal no comparto, y Peñarol tendría que mirar con mucha actuación.


Populares de la sección

Comentarios