Wawrinka, cada vez más grande

El suizo le ganó a Novak Djokovic la final del US Open y conquistó su tercer Grand Slam

El suizo Stanislas Wawrinka se coronó este domingo campeón del US Open, cuarto Grand Slam del año tenístico, al derrotar en la final al número uno mundial Novak Djokovic destronándolo en Nueva York.

Wawrinka, de 31 años, se impuso al cabo de un tenso partido de casi cuatro horas con parciales de 6-7 (1), 6-4, 7-5, 6-3, para ganar el tercer Grande de su carrera tras coronarse en el Abierto de Australia 2014 y en Roland Garros 2015.

En la primera de esas finales derrotó a Rafael Nadal mientras que el año pasado impidió que Djokovic ganara los cuatro Grand Slams al vencerlo en el polvo de ladrillo de París.

Ganador de 15 títulos a lo largo de su carrera, Wawrinka ha crecido a la sombra de su compatriota Roger Federer.

Sin embargo, en los últimos años se convirtió en el jugador más osado para plantarse ante los Djokovic, Nadal, Federer o Andy Murray a quien igualó en cantidad de Grand Slams ganados.

El nacido en Lausana se convirtió en el campeón de más edad en ganar un US Open desde que Ken Rosewall lo ganara en 1970, a los 35 años de edad.

Sin embargo, el suizo jugó todo el torneo con el ímpetu juvenil de sus primeros tiempos en el tenis, pero ahora con más experiencia, que le permitió sortear momentos difíciles del partido y mantener la calma, como cuando Djokovic pidió dos tiempos médicos para atenderse ampollas en los dedos del pie derecho en el decisivo cuarto set.

Justamente, en sus tres victorias en Gran Slam, Djokovic fue el chivo expiatorio de Wawrinka, al ganarle en los cuartos de final en Melbourne camino al título del Abierto australiano en 2014 y en la final del Roland Garros 2015.

Djokovic, de 29 años, buscaba su tercer Gran Slam del año y 13º de su carrera, pero terminó vicecampeón en Estados Unidos por cuarta vez después de pagar un alto precio por la conversión de solo tres de 17 puntos de quiebre.

Wawrinka cometió 51 errores no forzados, pero colocó 46 winners contra 30 Djokovic. El serbio cometió la inusual cifra en él de siete doble faltas, dos claves en un quiebre que le alejaron en el tercer set.

Djokovic había iniciado con fuerza y 58 minutos se llevó un disputado primer set al predominar en el tiebreak 7-1.

Pero el suizo se adelantó 4-1 en el segundo set para ganarlo luego 6-4. El tercero fue determinante ya que lo ganó 7-5 en una auténtica batalla psicológica.

En la última manga, todo parecía sentenciado con un 3-0 inicial. Djokovic reaccionó y pidió atención médica. Pero ni así pudo con el otro relojito suizo.


Populares de la sección