Wawrinka bajado a tierra

El suizo, número tres del mundo, fue sorprendido por el español Guillermo García-López en primera ronda de París

Tan sorprendente como la eliminación temprana del tercer favorito de Roland Garros, el suizo Stanislas Wawrinka, fueron  las declaraciones del derrotado, caracterizado por un temple y una humildad pocas veces vista.

Tras escalar a la tercera plaza del escalafón de la ATP gracias a su título en el Abierto de Australia, volvía a presentarse en un Grand Slam, pero nada de lo bueno hecho en lo que va de la temporada pudo repetir.

En el último turno de un día complicado por la lluvia, el español Guillermo García-López, número 41 del mundo, dejó sin asunto a Wawrinka y lo despachó en primera ronda con parciales de 6-4, 5-7, 6-2, 6-0.

Pero la derrota volvió a demostrar la hidalguía del suizo, que tras superar el trago amargo dijo: “Esto demuestra que no estoy al nivel de Nadal, Djokovic y Federer”.

Además, reconoció que no puede explicarse por qué ha jugado tan mal. “Me sentía bien, motivado, dispuesto a luchar en este torneo (pero) es una derrota que hace mucho daño porque pensé que tenía todo lo necesario para hacer un gran Roland Garros”, dijo.

Por su parte, los máximos favoritos, el español Rafael Nadal y el serbio Novak Djokovic, el panorama fue muy distinto, ya que avanzaron casi sin problemas.

El mallorquín, ganador de ocho títulos en Roland Garros, debutó con una solida victoria ante al estadounidense Robby Ginepri en cifras de 6-0, 6-3, 6-0.

Pese a las dudas sobre su actual estado de forma, Nadal no dio opción al número 279 de la clasificación mundial, al que solo le concedió tres juegos, en el segundo set.

“Creo que la evolución de la temporada de polvo de ladrillo está siendo positiva, es evidente, a nivel de sentirme bien conmigo mismo en la pista... Es mejor llegar aquí habiendo dado un paso adelante, que sin haberlo dado”, agregó el español, que ahora jugará con el joven austriaco Dominic Thiem, de 20 años.

En tanto, Djokovic, finalista en 2012 y 2013, dio el primer paso para conquistar Roland Garros, el único Grand Slam que le falta, en un partido que dominó con autoridad ante el portugués Joao Sousa, y plasmó sets corridos con cifras de 6-1, 6-2, 6-4.

Vencedor hace diez días en Roma ante su gran rival Rafael Nadal, el serbio imprimió un alto nivel al juego desde el principio, insoportable para Sousa, número 44 de la ATP.

“Jugué un partido muy sólido, aunque en el tercer set no lo hice tan bien. La calidad de la pista no era buena, con la lluvia que ha caído en los últimos cuatro o cinco días”, advirtió el serbio que ahora jugará contra el francés Jeremy Chardy.

Maratón de Bagnis
Además, la segunda jornada del torneo deparó un partido maratoniano. El argentino Facundo Bagnis, procedente de la clasificación, derrotó al francés Julien Benneteau en un agónico final que se decidió por 18 juegos a 16 en el quinto set.

Este último set, que duró 144 minutos, igualó al más largo en número de juegos en Roland Garros. En 2012 el estadounidense John Isner batió al francés Paul-Henri Mathieu también por 18-16 en la quinta manga.

En categoría femenina lo más destacado fue la victoria de la rusa Maria Sharapova, que ganó con autoridad a su compatriota Ksenia Pervak por 6-1, 6-2.

La rusa, que jugaría con su gran rival, la estadounidense Serena Williams, en un hipotético cruce de cuartos de final, se enfrentará en segunda ronda contra la búlgara Tsvetana Pironkova.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios