Vuelven pensando en la celeste pero no son citados

La mayor parte de los jugadores que regresa a la liga local aduce hacerlo pensando en tener actividad y ser nuevamente citados, pero el torneo está tan devaluado que genera el efecto contrario

Volver. Seducidos por la posibilidad de estar más cerca de la selección. Ilusionados por las opciones de que el entrenador los pueda ver con mayor asiduidad. Y con el reto de tener más minutos, el regreso tiene un único objetivo: volver a la selección.

Volver. Los futbolistas que vistieron la camiseta celeste y que, por diferentes motivos, no tienen actividad en sus equipos en el exterior toman la determinación de regresar para contar con la opción de integrar el grupo seleccionado.

Pero lo que jamás ponen en la balanza son los antecedentes. Lo poco que se compite en la liga local, con apenas 30 partidos por año y dos recesos cercanos a los tres meses cada uno, sumado a lo poco que dura el sueño de la actividad internacional, generan el efecto contrario.

Pero el mayor inconveniente pasa por la chatura de la liga uruguaya. No es lo mismo para un jugador destacarse en el fútbol de todos los domingos que tener que hacerlo en la máxima exigencia.

Muchas veces se pidió a determinado jugador para que ingrese 15 minutos y pueda meter algún tiro libre. ¿Pero a usted la parece coherente citar a un jugador para 15 minutos de un partido? ¿Y si no la toca? Pero bueno, como opinar es libre cada uno ejerce su derecho. El hecho es que el técnico Tabárez tiene los tantos claros. Alguna vez dijo cuando le insistieron con los innumerables pedidos que aseguró tener anotados: “Las exigencias del medio local son diferentes a las exigencias de la actividad internacional. Nosotros tuvimos un futbolista en el Mundial de Sudáfrica que creo que anduvo muy bien, que mereció su vuelta a la selección por lo que hizo en la actividad local, que fue Arévalo Ríos. Entonces, simplemente estar atento a la realidad”.

Se podría decir sin temor a equivocación que fue la excepción a la regla de todos los que volvieron.

Por estas horas, donde se insistió en que Jorge Fucile, Sebastián Coates y Alejandro Silva deberían volver para jugar e integrar el grupo celeste que Tabárez llevará al Mundial, las dudas invadieron.

¿Es tan así el tema? ¿Ese es el pensamiento del entrenador? Por algo dijo que las exigencias del mercado local son distintas a las del fútbol internacional.

Las diferencias son clarísimas. Acá los grandes enfrentan muchas veces a jugadores faltos de forma, con cientos de problemas que les impiden cumplir con los mínimos requerimientos profesionales. Pero esto no ocurre en la alta competencia.

La estadística revela que la mayor parte de los que optaron por regresar pensando en la selección no volvieron a ser convocados.

Uno de los últimos casos fue el de Sebastián Abreu que se ilusionó. “Si una liga tan importante como la de Brasil y un equipo grande me da la posibilidad de seguir es porque creen que voy a estar en condiciones, favores en el fútbol no te hace nadie, si te contratan es porque creen que podés rendir y que podés estar al nivel y eso quiere decir que me va a llevar a estar en la selección y poder cumplir ese sueño de estar en el Mundial 2014”, comentó al programa Pasión tricolor. Pero el Loco jamás volvió a la celeste.

Fabián Carini fue otro que volvió a Uruguay para defender a Peñarol con la ilusión de sumar minutos y retornar a la selección.

“Yo sigo esperanzado en volver a defender a la selección, o por lo menos en ganarme un lugar. Desde el día que salí me propuse volver, y tengo un objetivo: estar en el Mundial 2014”, expresó en una entrevista con El País. No regresó más al arco celeste.

Robert Flores tuvo un breve pasaje por la celeste. Se fue a River de Argentina y luego a Villarreal. No jugó y lo trajeron a Nacional. El anzuelo fue la Copa Libertadores y estar cerca de la selección. Pero falló en el intento.

Los últimos antecedentes son los de Álvaro Fernández e Ignacio Nacho González. El Flaco fue reclutado de la liga de Estados Unidos. Y si bien fue tenido en cuenta por Tabárez, en los bolsos no rindió en la medida de lo esperado.

Nacho dijo en Hombres de fútbol, de CX 28, estar “ilusionado con volver a la selección algún día, más allá de que no he sido tenido en cuenta en esta Eliminatoria y sé que eso es importante para el maestro Tabárez”. Aún no pudo regresar a la celeste.

La historia dice que al único que le salió bien la jugada de volver para encontrar su lugar en la selección fue a Egidio Arévalo Ríos. El resto fracasó en el intento al ser devorado por la chatura del mercado.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios