Vuelve la ecología al Río de la Plata

La Fórmula e vuelve a Latinoamérica para la cuarta etapa del campeonato mundial, luego de las exitosas experiencias en China, Malasia y Uruguay; compiten todos expilotos de Fórmula Uno

Buenos Aires perfila sus últimos preparativos para recibir a partir de hoy a la Fórmula E, el nuevo campeonato automovilístico con motores eléctricos, que, tras el estreno en Pekín y la segunda etapa en Putrajaya (Malasia), completará en la capital argentina el periplo suramericano que abrió el mes pasado en Punta del Este.

El brasileño Luca di Grassi (Audi Sport ABT) se convirtió en el primer líder del campeonato, al ganar en el del complejo olímpico de la capital china.

Tras ser segundo en la capital administrativa malaya -donde ganó el británico Sam Bird (Virgin)- y tercero en el balneario uruguayo -donde venció el suizo Sebastien Buemi (e-dams Renault)- entrará líder en Argentina, que reafirma, después de dar la salida al Rally Dakar (en suelo chileno desde el jueves) el domingo, su condición de oficiosa capital mundial del motor durante la temporada 2015.

Buenos Aires alberga, en el distrito de Puerto Madero, la cuarta de las nueve pruebas del certamen en el que los coches son idénticos, un modelo Spark-Renault SRT-01E con cinco cambios que alcanza 225 kilómetros por hora y pasa de cero a 100 en tres segundos.

La pista urbana, diseñada por Santiago García Remohi, mide algo menos de dos kilómetros y medio, con doce giros que mezclan curvas de alta velocidad, chicanas y horquillas.

Sobre la misma se medirán veinte pilotos de diez equipos, en coches cuya potencia máxima es 270 caballos y que se cambian -al no haber, obviamente, repostajes- durante la carrera.

Entre los pilotos figuran numerosos de la Fórmula Uno, destacando el italiano Jarno Trulli (que dirige el equipo que lleva su nombre), excompañero del campeón mundial Fernando Alonso, en Renault y ganador de un Gran Premio (Mónaco 2004), en una categoría donde logró 11 podios.

Trulli tiene el mejor palmarés, junto al alemán Nick Heidfeld (Venturi) -sin triunfos, pero con trece ‘cajones’ en la categoría reina del automovilismo- de los integrantes de la parrilla eléctrica.

A la que el último en llegar desde la F1 ha sido el francés Jean-Eric Vergné, cuyo asiento en Toro Rosso será ocupado este año por el hijo del español Carlos Sainz.

El mandamás de la Fórmula E es el español Alejandro Agag, con amplia experiencia en el mundo del motor, que en una entrevista con la Agencia EFE comentó que el nuevo campeonato no pretende “competir” con la F1, sino “complementarse” con ella.

Los monoplazas ya llevan unas cuantas jornadas en Buenos Aires, transportados -”a lo largo de los 52.000 kilómetros” que separan las nueve” sedes “utilizando soluciones de logística verde que promueven los negocios de forma sostenible”- por la empresa de transportes DHL, patrocinadora y socia de la competición que se abre paso en el mundo motor.

Auspiciado por el francés Jean Todt, presidente de la Federación Internacional del Automóvil y puesto en marcha poco después de que el galo tomara el cargo, el campeonato eléctrico puntúa igual que la Fórmula Uno: Los ocupantes del podio reciben 25, 18 y 15 puntos; 12, 10 y 8 son para el cuarto, el quinto y el sexto; seis y cuatro puntos para las plazas séptima y octava; dos para la novena y uno para quien acabe en décima posición.

Al final de la temporada, de las nueve carreras cada competidor descarta el peor resultado.
Además, el autor de la ‘pole’ recibe tres puntos; y la vuelta rápida otorga dos, en un campeonato interactivo, enfocado a un público joven, que puede votar en las redes sociales por sus pilotos favoritos, entre los cuáles, los tres más nominados dispondrán de energía extra en dos ocasiones durante la carrera.

En la Fórmula E también compiten, entre otros, los brasileños ‘Nelsinho’ Piquet (China Racing) y Bruno Senna (Mahindra), hijo y sobrino, respectivamente, de triples campeones del mundo -Nelson y Ayrton- de Fórmula Uno, categoría en la que también corrieron.

España está representada por el ex piloto de F1 barcelonés Jaime Alguersuari (Virgin) -que viene de hacer quinto en Uruguay- y por el gerundense Oriol Serviá (Dragon Racing), noveno y décimo en el campeonato, respectivamente, con 14 puntos, 44 menos que Di Grassi, líder, con 18 unidades sobre Buemi y Bird.

Después de la carrera de Buenos Aires, la Fórmula E se reanudará en Estados Unidos, con las carreras que tendrán lugar el 14 de marzo en Miami y el 4 de abril en Long Beach, antes del cierre en el Viejo Continente.

Londres coronará al primer campeón de la Fórmula E el próximo 27 de junio.

Pero antes, en Europa también habrá carreras en Montecarlo, el 9 de mayo; y en Berlín, el 30 de ese mes.


Fuente: En base a EFE

Populares de la sección

Comentarios