Volvió Peñarol

Tras la gran goleada sobre Juventud, el martes comienza una semana trascendente

La cara de Marcelo Zalayeta el domingo en la conferencia de prensa junto al Lolo Estoyanoff –una dupla imbancable ante Juventud– demostraba un estado de ánimo que pocas veces se le ve.

Normalmente inexpresivo, aun cuando convirtió cuatro goles, el goleador de esa jornada cambió el rictus.

Era la primera vez en su carrera que en Peñarol anotaba cuatro tantos. Ni siquiera había conseguido tres en sus otros dos pasajes por la institución.

Cuando los jueces quisieron darle la pelota –como se la dan a cualquier jugador que hace al menos tres tantos– ni siquiera se dio cuenta y se la llevó Darío Rodríguez hasta el vestuario.

El talante de los jugadores y cuerpo técnico de Peñarol cambió, tal como había acontecido luego de golear en el clásico.

Porque saben todos que luego de aquel encuentro se le ganó con lo justo a Progreso y que apenas se obtuvo un empate contra Wanderers.

Por eso, antes que nada, lo que importaba –y sigue importando hasta el final– es la victoria.

Hacía 20 partidos que Peñarol no lograba convertir cinco goles en un mismo encuentro. La última vez había sido el 27 de octubre pasado ante Racing (5-2) por el Apertura.

Y el martes se cumple justo un año de que un jugador del club anotara cuatro tantos en un mismo encuentro: fue Rodrigo Mora ante Rampla en Jardines cuando terminó el Clausura anterior.

Peñarol vuelve el martes a los entrenamientos de cara a la última final antes de las finales o semifinal por el Uruguayo, que será ante Liverpool.

Y el Polilla también lo afronta con otro ímpetu, con una cara distinta, con una alegría mesurada, pero sabiendo que el principal rival que puede tener Peñarol de aquí en adelante es Peñarol.

Si no muestra en lo que queda del campeonato la misma actitud frente a sus rivales, si vuelve a repetir los vaivenes que lo tuvieron a mal traer ante Progreso y Wanderers, seguramente se le podrá complicar y mucho la definición del torneo.

Entonces, de alguna manera el domingo volvió Peñarol. Volvió esa fibra y ese fútbol que Da Silva necesitaba y quería.

Darío golpeado
El partido del sábado ante Liverpool es tan importante, que Darío Rodríguez ya pensaba en el mismo cuando aún no había terminado el de Juventud.

Pero como ya estaba liquidado y sintió un pequeño dolor en una pierna, pidió el cambio.

Según dijeron fuentes aurinegras a El Observador, la experiencia de Darío fue determinante para que no se lesionara y todo indica que no tendrá problemas para estar a la orden contra los negriazules.

Todavía faltan muchos días para el partido que cerrará el Clausura, pero en Peñarol no se avizoran variantes trascendentes.

Lo que sí se evalúa es la posibilidad de contar con Sebastián Cristóforo el próximo 4 de junio en caso de definición del Campeonato Uruguayo.

El volante concentrará el martes con la selección nacional sub 20 antes de viajar el miércoles hacia Florida para disputar el amistoso de despedida ante Paraguay.

Peñarol en una semana de definiciones quiere repetir el plato ante Liverpool.


Populares de la sección

Comentarios