Volvió el sufrimiento

Uruguay volvió a perder dos puntos de local: empató 1-1 con Ecuador de local y se entereveró en el pelotón de la lucha por la clasificación

Las Eliminatorias volvieron a ser Eliminatorias. El idilio duró casi un año, y seis fechas. Se acabó ese torneo que mostraba a Uruguay mirando de arriba, casi sin sufrir preocupaciones, y hasta con una insólita sensación general de empezar a pensar en el Mundial 2014. Al fin y al cabo, era demasiado para la historia celeste. Y la doble fecha de setiembre lo marcó cruelmente: un punto en seis, para quedar temporalmente en el cuarto lugar, y de cara a dos fechas durísimas: visitas a Argentina en Mendoza y Bolivia en La Paz.

El final dejó una sensación ambigua, porque reflejó lo que se perdió y lo que aún queda. El primer tiempo fue el peor momento de la era Tabárez, aún más que el viernes ante Colombia. Porque el equipo no tuvo la prestancia que se necesita en momentos cumbre. Lo sobrepasó el nerviosismo, volvió a fallar en el arranque y le costó levantarse. Es cierto que luego se levantó en el segundo tiempo. Mostró que anímicamente sigue teniendo fuerzas. Pero eso no quita que la carencia futbolística, que se venía divisando hace varios partidos –quizás eclipsado por el famoso invicto- se haya transformado en una preocupante realidad, que habrá que empezar a revertir.

Nervios, y más nervios.
Al arranque dejó claro que la goleada ante Colombia dejó su mella, con algo de intención de ir hacia adelante pero fallando en lo que siempre se había hecho fuerte el equipo de Tabárez: la intensidad defensiva y el no dejar espacios atrás. Nuevamente una pelota perdida en ataque trajo problemas. Una marca floja derivó en una penetración de Caicedo por el medio de los zagueros. Lugano se tiró antes de tiempo y bajó al delantero, que cambió penal para poner el 1-0. La derrota parcial aumentó los nervios del quipo, reflejados en tres salidas consecutivas que los laterales dejaron en los pies de los delanteros rivales.

Pero en ataque el equipo tampoco tuvo el vértigo, el desborde y el toque de los partidos que dominó. Con Palito y el Mono Pereira arrancando muy de atrás –y con el peor partido que se les ha visto con la celeste-, Gastón Ramírez y Cavani no oficiaron de extremos, y no hubo sorpresa.

Mucho más a esfuerzo que a ideas, y a un par de veces que Forlán, Ramírez y Suárez se encendieron, la selección empezó a torcer la cancha y al menos pararse en campo rival. Y la mejor síntesis del momento celeste fue a los 33 minutos: centro pasado, pelota suelta que le queda a Palito Pereira en medio del área, y el volante –de un primer tiempo para el olvido-, que le erró al arco. Además se siguió sufriendo de contra, porque en la primera marca Uruguay nunca dio sensación de seguridad.

Sobre el final del primer tiempo, la celeste se recuperó. Esa entrega que se empezó a vislumbrar a los 30 le sacó la comodidad a Ecuador. Forlán recibió más pelotas, y empezó a lanzar. Palito dejó de perderlas, y asistió. Suárez mostró que es el gran faro de Uruguay. Bajó,  guapeó, trasladó y se convirtió en una preocupación para el fondo rival. La más clara fue a los 42’, cuando eludió a tres rivales y la picó suave sobre el arquero, pero la pelota pegó en el travesaño, por lo que el primer tiempo se fue con un 0-1 que complica.

La reacción.
En el complemento, el equipo se la jugó como pocas veces antes. Los cambios de Gargano por Egidio y Tata González no lucían como ofensivos, pero sin embargo Uruguay ganó desborde con González y vitalidad en la marca con el Mota. Terminó de torcer la cancha, yendo a todas y haciendo que Ecuador dejara de tener posesión y se fuera guardando en su propia área.  Faltaba la precisión en los pases, y por eso ese dominio no se traducía en llegadas. Lo que sí empezó a ocurrir con el cambio de Cebolla por Diego Pérez, que le dio desborde hasta la línea final. La celeste quemó las naves, y quedó sin resguardo atrás. Y por eso llegó un contragolpe de Cristian Benítez, que terminó con penal de Muslera que Amarilla no cobró.

Fue le sensación de que Uruguay volvía de la muerte futbolística. Por eso sirvió como motivación, levantó a la tribuna y siguió apocando a Ecuador. Y pocos minutos después, el gol: centro, pelota que tranca Forlán, le queda a Cavani y el delantero de Nápoli se redimió de sus últimas malas actuaciones con la celeste, con un golazo de zurda.

Ecuador se adelantó después de ese gol. El partido volvió a igualarse, y el equipo de Tabárez volvió a mostrar endeblez atrás, aunque ahora respondió con un par de buenos contragolpes. Toma y daca, golpe a golpe. Los dos tuvieron sus chances: Ecuador en el cierre con una tremenda atajada de Muslera, y Uruguay con una se Suárez apilando y definiendo de zurda, un desborde en el que Cavani pateó en lugar de centrar, y la última en la que el delantero de Liverpool cabeceó y Domínguez tapó espectacularmente.

Se acabo el impulso del Mundial, y de la Copa América. El equipo sigue teniendo recursos a los cuales recurrir, pero necesita barajar y dar de nuevo. Las Eliminatorias pasaron de ser un viaje tranquilo y en primera clase, a un pelotón en el que  habrá que luchar y mucho por meter la cabeza entre los cuatro primeros.

Los equipos
1. Fernando Muslera, 16. Maximiliano Pereira, 2. Diego Lugano, 3. Diego Godín, 11. Álvaro Pereira, 17. Egidio Arévalo Ríos, 15. Diego Pérez, 18. Gastón Ramírez, 9. Luis Suárez, 10. Diego Forlán, 21. Edinson Cavani.  DT: Óscar Tabárez

1. Alexander Domínguez, 4. Juan Carlos Paredes, 2. Jairo Campos, 3. Frickson Erazo, 6. Walter Ayoví, 8. Segundo Castillo, 5. Antonio Valencia, 10. Luis Saritama, 7. Michael Arroyo, 9. Felipe Caicedo, 11. Christian Benítez. DT: Reinaldo Rueda

Estadio: Centenario
Árbitro: Carlos Amarilla (Paraguay)
Hora: 18.30
Canal: VTV


Populares de la sección

Comentarios