Volvió el 10: Nacho González

El domingo frente a Atenas apareció la clase del enganche que el club fue a buscar en agosto de 2013

"Nacho nació como 10. No se adaptó a esa posición como yo, jugó de 10 desde chico”. La frase pertenece a Álvaro Recoba y la tiró en agosto de 2013 cuando Ignacio González llegó a Nacional. Después de un año y siete meses, de más nubes que sol, el domingo último frente a Atenas apareció Nacho González en todo su esplendor. El 10 tricolor copó la cancha (especialmente en el primer tiempo, porque en el segundo la acaparó Carlos De Pena), destiló clase en varias jugadas y fue el jugador que estuvo más cerca del gol en la primera parte. 

Volvió el 10 más esperado y es una de las tantas buenas noticias que dejó para Nacional el partido de la sexta fecha del Clausura. Con Gastón Pereiro afuera del país y Álvaro Recoba lesionado, era el momento ideal para Nacho. Y seguramente continuará en el equipo el sábado frente a Wanderers, ya que Pereiro retorna en estas horas después de la gira con la sub 20, el Chino sigue en duda y González hizo méritos como para continuar en el 11. 

“Me sentí muy bien. Fueron seis meses muy duros. Me estaba poniendo nervioso y frustrando por no poder jugar”, expresó el enganche el domingo. Con él en buen nivel, Nacional no depende de un solo futbolista para la creación, gana en panorama de juego, en pelota quieta y en presencia en el área rival, por abajo y por arriba, porque Nacho es un buen cabeceador. 

Cuando el volante llegó a los tricolores, el presidente Eduardo Ache dijo: “Nacional hace más de un año que está buscando un número 10”. Ese año había fracasado Juan Albín y estaba solo Recoba para cubrir el puesto. Pereiro y Gonzalo Ramos aún no habían debutado. Con Rodolfo Arruabarrena como entrenador, en el club soñaron con la contratación del argentino Pablo Aimar, después más realistas pensaron en Miguel Caneo y hasta en Hernán Novick. Finalmente llegó González, que en el primer semestre de 2013 había jugado en Hércules y luego entrenó unos días en Danubio.  

El primer campeonato en Nacional fue muy bueno. Si bien se perdió tres partidos por una lesión en la rodilla, fue titular en los otros 12. Marcó cuatro goles (los únicos que tiene con la camiseta tricolor), el primero en su debut, el 18 de agosto de 2013 ante a Racing. 

Los altibajos comenzaron en el verano de 2014. Un lío entre futbolistas durante un clásico de pretemporada le generaron (a él y a otros ocho futbolistas) una sanción de 60 días y fue procesado sin prisión. Retornó y cuando intentaba encontrar su mejor nivel, fue procesado con prisión por haber salido del país sin permiso para jugar la Copa Teresa Herrera. Después se desgarró, y perdió su lugar ante la aparición de Pereiro, y además de que le apareció alguna otra molestia física. Y tras un largo ostracismo, el domingo volvió con todo.  


Populares de la sección

Comentarios