"Volví con la expectativa de ser campeona"

Anastasia Olave volvió a Yacht con su sello goleador y contó su enriquecedora experiencia española
Anastasia Olave pegó la vuelta a Yacht tras jugar una temporada en Deportivo Terrassa de la División de Honor de España. En su tercer partido con el club donde ganó tres campeonatos uruguayos (2011, 2012 y 2013) anotó dos goles. El hockey sobre césped uruguayo recuperó a una extraordinaria goleadora.

¿Cómo surgió la posibilidad de jugar en España?
Me habían pasado el contacto del entrenador del club, me comunique con él, le envié mi currículum deportivo y me abrieron las puertas.

Fue su segunda experiencia en España.
Si, ya había jugado en Sevilla, la segunda parte de la temporada 2015-2016, fui tres meses y jugué en la Primera División para ascender a División de Honor.

¿Qué tal resultó esta experiencia?
Espectacular. La liga de División de Honor de España es muy competitiva y de muy buen nivel. Lo disfruté muchisimo, desde los entrenamientos, el club, los partidos, mis compañeras y el equipo. El momento más feliz del día era cuando entrenaba y los partidos. Se disfrutaba un montón. El Club Deportivo Terrassa es muy familiero y muchos padres y niños y gente del club van a ver los partidos y están muy presentes. Te transmiten mucho cariño. Y a nivel deportivo genial, aprendí muchisimo de mis compañeras y del staff técnico.

¿Compartió equipo con alguna jugadora de renombre?
Jugué con dos jugadoras que estan en la selección mayor de España: Julia Pons y Clara Ycart, actualmente están entrenando para la World League Ronda 3 en Bélgica. También varias compañeras están en las selecciones juveniles, sub 21 y sub 18. Un presente y un futuro increíble, no te voy a mentir que me sentía una abuelita al lado de ellas (NdeR: el 5 de mayo cumplió 27 años). Un grupo humano muy lindo y de diferentes edades pero muy conectado y con una madurez de juego buenisima.

¿Le quedó marcado algún partido en especial?
La realidad es que todos los partidos los disfruté muchísimo. El que se me viene a la mente fue la final de la Copa Catalunya que ganamos jugando un partidazo. Cuando el equipo no se sale del planteo y trabaja el partido y dejábamos todo por la jugadora de al lado y logramos ganar la Copa jugando contra un rival dificílisimo. Pero con convicción y jugando en equipo. Ese día fue medalla, foto, beso y copa llena (risas).

¿Qué vivencia fuera de la cancha se trajo como tesoro?
Como te comenté, es un club muy familiar, yo también enseñaba hockey a un equipo de niñas de siete a nueve años, mis peques. Me encariñé un montón. El afecto de las niñas, los padres de ellas, la gente del club, mis compañeras, sus padres que siempre iban a vernos y alentarnos. Cuando me tocó volver me demostraron mucho cariño y creo que eso es lo que realmente a uno lo llena de felicidad y te queda guardado para siempre.

¿Por qué volvió?
Terminó la liga y tocaba volver. Estoy en la recta final de mi carrera aunque creo que hace varios años digo lo mismo y no la termino más. Me quedan tres materias para recibirme (de contadora) que las daré ahora. Y también ya extrañaba la familia y los amigos. Ahora toca estabilizarme un poco acá. Y luego en el futuro se verá según lo que sienta.

O sea que volvió para quedarse.
Por ahora me quedo acá, sí. Quiero estabilizarme y disfrutar de la familia y los amigos. Las oportunidades de volver creo que siempre están. Pero ahora estoy muy contenta de estar de vuelta en el país.

¿Cómo se sintió al volver a jugar con Yacht?
Estoy muy contenta de volver a jugar con mi club de toda la vida, mis compañeras y Horacio (Motta, el entrenador). La verdad que me recibieron con una alegría enorme y yo también muy contenta de volver a vestir esta camiseta. Me bajé del avión directo a revalidar el carné de salud y la ficha médica para poder jugar, se notan las ganas.

¿Qué expectativas tiene en este equipo que perdió tantas jugadoras en las últimas tres temporadas?
Volví con la expectativa de ser campeona. Tenemos un gran equipo, pero hay que ir partido a partido, trabajándolos y sumando de a tres.

¿Tiene chances de retornar a la selección?
Con Gonza (Ferrer, el entrenador) nos mantuvimos en contacto desde allá y cuando llegué también. Ahora está la Copa América en Estados Unidos en agosto y las chicas se están preparando. La realidad es que eso implica un desembolso económico muy grande, un esfuerzo brutal están haciendo las chicas para poder solventar los costos. Personalmente hoy no puedo afrontarlo. Apoyaré desde afuera con lo que pueda y confío en el equipo, las jugadoras y el cuerpo técnico y claramente deseo lo mejor siempre para Uruguay.




Populares de la sección