¿Volverá Lilesa a Etiopía?

El maratonista denunció la represión y anunció que temía regresar a su país; desde el gobierno aseguraron que no será perseguido

El gobierno etíope aseguró este lunes que Feyisa Lilesa, el maratonista que protestó en los Juegos Olímpicos de Rio 2016 contra la política de Adís Abeba, no va a ser acosado ni perseguido cuando regrese a su país, indicó la radio estatal Fana.

El domingo por la mañana, el maratonista, plata en Rio 2016, había pasado la meta cruzando sus brazos por el aire, un gesto utilizado durante las recientes manifestaciones antigobierno violentamente reprimidas en Etiopía.

Durante la ceremonia de premiación volvió a repetir su gesto y declaró luego en conferencia de prensa que temía regresar a su país luego de su acto de protesta "contra la actitud del gobierno hacia los Oromo", una de las dos principales etnias del país, que representan casi el 60% de la población, de la que Lilesa forma parte.

"Lilesa no se va a encontrar con ningún problema por su posición política", aseguró este lunes el portavoz del gobierno, Getachew Reda, citado por Fana.

"Más allá de que sea imposible (sic; ¿esté prohibido?) expresar un punto de vista político durante los Juegos Olímpicos, el atleta va a ser bien recibido en casa al igual que el resto de los miembros del equipo olímpico etíope", añadió la fuente.

La protesta de Lilesa

Lilesa, plata este domingo en el maratón de Rio 2016, realizó una protesta política al cruzar la meta, alzando los brazos como si estuvieran esposados, en defensa de la etnia Oromo, mayoritaria en su país, cuyas protestas fueron reprimidas con dureza por el gobierno.

"Realicé ese gesto por la actitud del gobierno de mi país contra los Oromos. Desde hace nueve meses, un millar de personas han resultado muertas", afirmó en una rueda de prensa posterior a la carrera.

"Tengo familiares en prisión en mi país. Si hablas sobre democracia te matan. Si vuelvo a Etiopía, tal vez me maten o me metan en prisión", dijo después Lilesa, perteneciente a dicha etnia.

"Es muy peligroso vivir en mi país. Tal vez tenga que ir a otro país. Protestaba por gente que en cualquier parte del mundo no tiene libertad", añadió.

Juntan fondos para su asilo

Lilesa contempla la posibilidad de quedarse un tiempo en Brasil, a la espera de obtener más adelante un visado que le permita ir a Kenia o a Estados Unidos.

Feyisa Lilesa
El gesto de Feyisa Lilesa al llegar en la maratón
El gesto de Feyisa Lilesa al llegar en la maratón

Con el objetivo de que se asile en algún país y no regrese al suyo, una campaña online recaudó en poco tiempo US$ 50.000 para ayudar al deportista.

"Llamamos a todos los etíopes y defensores de los derechos humanos a que hagan contribuciones para apoyar a Lilesa, que mostró un gran heroísmo al convertirse en un símbolo internacional para las protestas oromo", dice la campaña que en 18 horas junto ese monto de dinero.

El conflicto

Los Oromos se manifiestan regularmente desde noviembre de 2015 contra un proyecto de apropiación de tierras, abandonado finalmente por las autoridades. Consideran que sufren una persecución injustificada por parte de las autoridades etíopes y según varias organizaciones, entre ellas Human Rights Watch (HRW), en las protestas ha habido más de 500 muertos.

Embed

Además, el gobierno realiza detenciones de intelectuales y figuras de los Oromo porque consideran que pueden incentivar a que sus pares se rebelen contra las autoridades.

Otros grupos, como los Amhara, se unieron a estas protestas, que según las ONGs dejaron decenas de manifestantes muertos en las regiones de Oromía y Amhara, en el sur del país.


Fuente: En base a agencias