Vivaldo: Un bohemio al mando de la IASA

El actual entrenador de Sud América le abrió las puertas de la escuela naval a El Observador para repasar su carrera, contar anécdotas con uruguayos y compartir su concepción del fútbol como un juego colectivo

En un mercado de pases descolorido para el torneo doméstico, la incorporación por parte de Sud América del entrenador argentino Jorge Vivaldo, no pasó desapercibida.

Es que el Flaco, exarquero de Chacarita, Colón de Santa Fé y Olimpo de Bahía Blanca entre otros equipos, es todo un personaje de la escena futbolera del Río de la Plata.

Su llegada a Sud América no fue casual. La gerenciadora que maneja el club eligió un profesional con experiencia en clubes menores que luchan por la permanencia y con una visión de juego ambiciosa que se pudo ver en los últimos amistosos.

Un heavy metal a gusto
“Montevideo es mucho más tranquilo que Buenos Aires. Desde la gente en el supermercado hasta en el fútbol. Yo soy del interior de Buenos Aires y siempre me gustó la tranquilidad.

Ahora vivir en una ciudad tan linda y moderna como Montevideo hace que me sienta muy a gusto”, dispara Vivaldo, apenas prendido el grabador, enfundado en una chaqueta de cuero y con el mismo look metalero, pelo largo mediante, que exhibía cuando se paraba bajo los tres palos.

La llegada al club buzón se dio por intermedio de Vicente Celio, presidente de la empresa que gerencia al club, y conocido de Vivaldo por ser un hombre conocido en el ascenso argentino. La llamada no lo encontró desprevenido y aceptó casi en el acto, sin pensarlo, porque dirigir en el exterior era una decisión meditada hace tiempo: “Conozco mucho de la realidad del fútbol uruguayo de seguir a amigos que me dejó la carrera como Leo Ramos. Me habían dicho que Sud América era un club ordenadito y que necesita vender para sostenerse.

Cuando me llamaron de la IASA no lo dudé porque quería tener la experiencia de dirigir en el exterior. En mi carrera como jugador nunca salí de Argentina porque soy bohemio. Tuve oportunidades, pero era de quedarme en el lugar donde me tratan bien. Por eso me estuve tantos años en Chacarita, Colón de Santa Fé y Olimpo. Pese a que todavía no comenzó el torneo y hace apenas un mes que estoy acá ya lo palpé. Estoy feliz. Lo único que me falta es tener a mi familia acá para estar completo. Pero lo bueno es que eso te permite estar las 24 horas concentrado en el trabajo y crecés como profesional”.

El entrenador, quien trabaja secundado por el ex Peñarol Jorge Casanova, es casado, tiene dos hijos, uno de los cuales sigue los pasos de su padre bajo los palos, quienes vendrán en verano a Uruguay, ya que el contrato de Vivaldo plantea un trabajo a largo plazo que incluye a los juveniles del club.

Pese a extrañar a su círculo más íntimo, Vivaldo se encuentra encantado con su nuevo club: “Sud América está bien, tiene un buen lugar de entrenamiento. Es un equipo menor, con un presupuesto corto pero siempre cumplió. Podemos concentrar en un hotel céntrico. Estoy sorprendido gratamente con la situación, pese a que se nos fue Nicolás Royón para Atlético Rafaela a último momento. Pero sabemos que es una particularidad del fútbol uruguayo. Es un torneo que arranca después que el resto y podes perder un jugador clave a días de empezar”.

Entre Alemania y Newell´s
Vivaldo fue de esos deportistas que, apenas cerrada una etapa, le tocó abrir otra sin el proceso de maduración necesario para semejante cambio. Fue así como colgó los guantes y se paró del otro lado de la línea de cal. Un paso, al menos, traumático: “Como jugador me dieron el premio a la caballerosidad deportiva. Me llevaba bien con todo el mundo y cuando debuté como entrenador me empecé a volver loco, porque mis compañeros se transformaron en mis dirigidos. Me faltó un proceso de maduración y me ponía como loco. Me echaban en los partidos. Después me veía y me daba vergüenza. Estuve un año sin dirigir y pude juntarme con Julio Falcioni, Reinaldo Merlo, Alfio Basile, Chiche Sosa, Martín Leonardo, Diego Cocca y ahí fui otro técnico. Estoy más pensante y tranquilo”.

A la hora de analizar los equipos que lo desvelan, Vivaldo opta por Alemania en su versión Brasil 2014 y lo realizado por el club leproso durante la estadía de Gerardo Martino en el banco de suplentes: “Me gustan los equipos ordenados, que intentan jugar y manejar la pelota. Son equipos prudentes que nunca pierden el control sobre la pelota. En Uruguay los grandes apuestan a jugar siempre, pero me gustaron mucho River Plate, Danubio, Wanderers y lo que hizo Defensor Sporting en la copa”.

Consultado sobre la versión que Sud América intentará mostrar en el Apertura, el flamante DT precisó: “El equipo debe tener un funcionamiento y no lo debe cambiar. Si tomar el recaudo de analizar al equipo que tiene enfrente pero no modificar tu patrón de juego. Los partidos tienen momentos que te los marcan el resultado. Nosotros trabajamos mucho sobre tres pilares: Defensa, ataque y tenencia. Por ahí este equipo tiene esa tendencia de verticalizar mucho el juego y de querer definir ya las jugadas. Pero debemos inculcarles una pausa. Que hagan un juego horizontal, con posesión, cambios de frentes y ataques escalonados, para luego verticalizar en los últimos metros. Hoy los jugadores recuperan muy rápido la pelota y a la misma velocidad la vuelven a perder. Cuando el rival te maneja la pelota vos estás corriendo. Cuando la agarramos nosotros tenemos que saber descansar con la pelota. Haciéndola circular y eligiendo el momento. El jugador tiene que saber leer los partidos para saber cuando lastimar. Debe tener un mapa en la cabeza táctico y futbolístico. Es una buena herramienta para poder engranar como equipo”.

Reconocido Atleta de Cristo por una situación que considera un milagro con su esposa Fabiana, Vivaldo no tiene miedo de equivocarse: “La presión a no ganar no la siento porque la tuve toda mi carrera como arquero. Hay conceptos de juego que ganás con la visión del arquero, como ocupar los espacios, hacer bien una presión. Donde un solo jugador se desconcentre, nos rompen la presión y nos meten abajo del arco, pero confío a muerte en este grupo. El jugador uruguayo es fiel y no tienen problema en irse a Europa o a Irak”.


Populares de la sección

Comentarios