Violencia en el fútbol, no hay peor ciego que el que no quiere ver

¿Cómo hace un funcionario de una empresa de seguridad para aguantar el atropello de una barra?

Por estas horas muchos se preguntan cómo entró el arma a la Ámsterdam con la que un hincha baleó a otro.

En este tema de la violencia no hay peor ciego que el que no quiera ver. ¡Por la puerta entra!

Basta pararse en los ingresos de las tribunas populares para darse cuenta de la realidad.

Quiero que me expliquen, ¿cómo hace un funcionario de una empresa de seguridad para aguantar el atropello de una barra? ¿Les dice con una paletita en la mano que esperen a ser cacheados?

Señores, digamos las cosas como son. ¡Lo pasan por arriba! Y de hecho ya se dispararon versiones de que algunos funcionarios fueron atropellados, insultados, amenazados. Y llega un punto en el que dicen basta.

Hace un tiempo me pregunté si el fútbol uruguayo estaba preparado para jugar sin policías en las tribunas. La respuesta es clara y evidente. Se responde con hechos. Al fútbol lo tapa la ola.

Se argumenta por parte de la Policía que en todas partes del mundo se juega con personal de seguridad. Pero en los lugares donde se juega sin policías en las tribunas la gente no tira ni el papel de un caramelo en un tren. Acá la gente se baja del ómnibus y no es capaz de depositar el boleto en la papelera. Es un tema de educación que acá costará años instrumentar.

Está claro que en este tema de la seguridad en el fútbol no hay soluciones mágicas. Nadie dice que con la policía en las puertas los hinchas no ingresarán armas. Ya pasó. Porque las entran por otras vías de acceso. Pero al menos es seguro que no ingresará nadie sin ser revisado.

Dicen que la presencia del Policía en la tribuna irrita a la gente. Entonces triunfa la postura de los inadaptados. "Acá no entres que es mi territorio". El mensaje que se está brindando es peligroso y mete miedo.¿Cuál es el mensaje que se está brindando? Hagan lo que quieran, la tribuna es zona liberada.

Hay quienes dicen que una posible solución es dar el paso que tomó la AUF con la selección. Es decir, poner precios caros y de ese modo se va a generar un filtro.

Pero acá me invade otra curiosidad: ¿después no habrá dirigentes que les brinden entradas a los barras? Porque acá también se hacen trampas al solitario.

Entonces volvemos a lo del principio. Lamentablemente, en este tema de la violencia, no hay peor ciego que el que no quiere ver.


Populares de la sección

Acerca del autor