Vikonis, el arquero psicólogo

Nicolás Vikonis es psicólogo, ataja en Millonarios y pone rock y reggae para aliviar el tráfico de Bogotá
Nicolás Vikonis pasa por su mejor momento deportivo en el arco de Millonarios de Colombia. Este año recibió el premio a la Mejor Atajada de 2015 y es idolatrado por los hinchas azules. Hace un poco más de cuatro años salió de Uruguay, después de recibirse de psicólogo y dedicarse un tiempo a esa especialidad.

"Quería terminar de estudiar antes de salir de Uruguay y lo logré. En diciembre de 2010 me recibí y trabajé en clínicas" contó Vikonis, quien llegó al fútbol cafetero en setiembre de 2011.

Recordó que cuando terminó el liceo "estaba en la disyuntiva entre estudiar historia o preparación física, pero me decidí por psicología porque tenía flexibilidad para estudiar y me permitía seguir entrenando".

Dice que le fue gustando "cada vez más" y le "ayudó a crecer como ser humano".

"Hay conceptos que usas en el equipo, aunque tenemos un psicólogo en el club y yo tengo otro personal. Es una ciencia que aporta mucho al deportista. En el futuro tengo la idea de convivir con estas dos pasiones, porque acumular tantos años de vestuario te da herramientas para la carrera".

El primer equipo que defendió en Colombia fue Bucaramanga, en la Segunda División. "Es una ciudad muy grande, primavera todo el año y la gente tiene mucha onda. Me recibieron súper bien. El colombiano es muy dado al extranjero. Lo que me impactó es que se reza todos los días. Se come mucho pescado y tres comidas al día. La cena es temprano, a las siete de la tarde. En las conversaciones aprendés modismos y los vas naturalizando".

Después de un año y medio el presidente vendió el club y compró a Patriotas, en Tunja. Ahí jugó dos años en Primera División. "Tunja es una ciudad más chica, de unos 100 mil habitantes y con 2.800 metros de altura. Está dentro del altiplano. Es más tranquila, hay otro ritmo, lo que me permitía dedicarme solo al deporte. La temperatura es como si fuera otoño, siempre hay entre 10 y 15 grados".

Sus buenas actuaciones despertaron el interés de uno de los clubes más grandes del país. "Me adapté fácil al fútbol de acá. Es más técnico y mejoré mucho con el pie. Es menos defensivo que en Uruguay y hay muchas chances. Se presta para que te vaya bien y crecer. Además televisan todos los partidos y te hacés visible. Así empezó a abrirse el camino".

El año pasado firmó con Millonarios y tras una temporada notable extendió el contrato por tres más. "Para mi fue un año buenísimo, aunque no tanto en lo colectivo. La gente me quiere mucho, tienen toda la buena onda. El otro día fue mi cumpleaños (32) y me hicieron regalos. El cariño de la gente ayuda porque cuando estás afuera el día de tu cumpleaños es un bajón".

Vivir en Bogotá también le cambió la vida. "Esta ciudad es un monstruo. Es como el DF (México) o Buenos Aires. El tráfico es impresionante".

Para abrirse camino en las calles bogotanas utiliza la aplicación Waze. "La última vez que estuve en Montevideo un amigo se molestaba por el tránsito que había en Avenida Italia y yo le decía 'no tenés idea de lo que es un trancón'". En ocasiones, para trasladarse ocho o nueve kilómetros en Bogotá "demorás una hora. Hay que tomar previsiones, armarse de paciencia y poner buena música. Yo escucho bastante rock, reggae y a veces ballenato o salsa" contó Vikonis, que vive solo, pero disfruta de su gran momento en el fútbol.

La energía de pirucho burguez

En los últimos años en Uruguay, además del fútbol trabajó en el Colegio Americano con Carlos Nicola y Diego "Cáscara" Varela. También cumplió servicios en la Universidad. "Vivía a la carrera porque no descansaba ni cuidaba la alimentación, entonces llegás fundido y te va condicionando", contó Vikonis. De todas formas guarda buenos recuerdos de los clubes que defendió y de los amigos que hizo. Reconoce que su "explosión futbolística" se dio en Colombia. En Millonarios hay otro ídolo uruguayo: Héctor Burguez, ex golero. "Pirucho es una referencia. Y siempre surge la comparación. Para ellos es un dios y a mi me dio buenas energías".

Carrera en Uruguay

Vikonis debutó a los 17 años en Huracán Buceo, en 2002. Después pasó a Liverpool donde jugó dos años y medio. Luego un año en Rampla Juniors y dos años en Cerrito, antes de salir del país.

Uruguayo y lituano

Nació en Uruguay y tiene la ciudadanía lituana por su bisabuelo que emigró después de la guerra. Ahora lo quieren nacionalizar colombiano por sus buenas actuaciones.

Populares de la sección

Acerca del autor