Vidal se metió en el búnker anti espías de Chile

Luego de perder la final de la Liga de Campeones, el volante de Juventus se sumó a la roja

Tras perder la Champions League, Arturo Vidal dejó de lado las frustraciones y se concentró con Chile a dos días del debut en Copa América, mientras que hinchas y manifestaciones se mezclaron fuera del resguardado búnker de 'La Roja'.

Para Vidal, estrella de Juventus de Italia, fue un golpe duro perder la final de la Champions ante el poderoso FC Barcelona, pero en su mente está grabada otra misión importante que le hizo dar vuelta la página: iniciar el camino para ganar con su selección la Copa América por primera vez.

Con esa consigna, Vidal llegó a Chile el martes convirtiéndose en el último en sumarse a la plantilla de 23 jugadores que a dos días del debut ensayan las jugadas que su técnico, el argentino Jorge Sampaoli, prepara para enfrentar a Ecuador en el debut el jueves próximo.

En una fría mañana, Vidal se mostró distendido, realizando el mismo trabajo que el resto del plantel, físicamente dispuesto a ser parte del equipo titular, y dándole un respiro a Sampaoli, quien dudaba sobre las condiciones en que el volante retornaría a Chile tras la final europea.

En uno de los arcos de la cancha, Claudio Bravo (FC Barcelona) y el resto de los arqueros realizaron ejercicios a parte del plantel.

El plantel realizó trabajos físicos y de recreación durante los 15 minutos que más de un centenar de periodistas, fotógrafos y canales de televisión pudieron observar ante las estrictas medidas que Sampaoli le ha impuesto a la preparación del equipo.

Guerra a los espías

El técnico de Chile ha mantenido al club en un verdadero claustro al interior del complejo Juan Pinto Durán, donde una decena de guardias de seguridad se encargan de alejar a los 'espías' a los que Sampaoli les tiene pavor.

"Estoy todo el tiempo viendo quien me va a descubrir. Hay entrenadores que no les afecta, a mí sí y me hace estar atento", afirmó Sampaoli.

Cinco de los guardias fueron colocados en estructuras de dos metros de altura apoyadas en las altas paredes del complejo observando las inmediaciones, tal cual vigías de un castillo, para descubrir a medios de prensa o espías de las selecciones rivales que quieran observar la práctica chilena.

Fuera del resguardado búnker, un pequeño grupo de no más de 20 hinchas aguantaron el frío del otoño austral esperando por ver a sus estrellas, y al mismo tiempo, reniegan por las excesivas medidas de seguridad que no se repiten para otras selecciones como el caso de Argentina, que el lunes practicó a puertas abiertas.

"Estamos acá afuera nosotros, estamos participando de una Copa América en nuestro país y nos tienen prácticamente aislados", dijo a la AFP Héctor Vergara, uno de los hinchas que esperaban fuera de la concentración de Chile con banderas y camisetas del equipo.

Los hinchas se mezclaban con una manifestación de cerca de un centenar de maestros, quienes por segunda jornada protestaron en las puertas del complejo con ruidosas 'vuvuzelas', silbatos y a gritos en contra de una reforma educativa que lleva adelante la presidenta Michelle Bachelet.

Vestidos con camisetas de Chile, gorros y a gritos de "Sánchez, Vidal, nos tienen que ayudar", los manifestantes intentaban pasar por hinchas ante la atenta mirada de un grupo de policías que los observaba pero sin tomar acciones en su contra.

"Vinimos disfrazados para que los Carabineros (Policía) no nos detuvieran, venimos disfrazados de hinchas", declaró a la AFP Manuel Osario, uno de los maestros que protestaba.

El equipo tiene previsto cerrar sus entrenamientos el miércoles a la espera del partido con Ecuador en el estadio Nacional de Santiago válido por el grupo A que también comparten México y Bolivia.


Fuente: Por Miguel Sánchez, AFP