Victimas del calendario

La actividad internacional toma siempre a los uruguayos saliendo de pretemporadas

Los señores dirigentes se tendrían que sentar un buen día a analizar este tema de los calendarios. En algo se le debe estar errando.

Acá hay una realidad que no escapa a nadie. Todos los equipos uruguayos que forman parte de los torneos internacionales aducen el mismo problema: llegan sin competencia. ¿Motivos? Sencillos: mientras toda América se prepara acá están de vacaciones y mientras todo el continente compite acá están de pretemporada. La relación es sencilla: cuando llega el momento de la competencia las diferencias son considerables.

Y en la Copa Sudamericana, como pasó a principios de año con la Copa Libertadores, se volvió a reiterar la experiencia.

Cobreloa llegó al Centenario con nueve partidos oficiales disputados. A saber, seis por la Copa Chile, dos fechas del Apertura y el juego de ida de la Sudamericdana ante los aurinegros.

Mientras que la realidad de  Peñarol marcaba que el de anoche era su segundo compromiso.

Entonces el tema es claro: mientras un equipo está en plano rodaje, el otro recién comienza a rodar. Mientras los jugadores chilenos están finos los uruguayos lucen duros.

Bajo estas perspectivas, resulta evidente concluir que algo mal se debe estar haciendo. Porque si toda América está jugando y en Uruguay hasta hace pocas horas estaba en duda la fecha de inicio del campeonato, algo está fallando.

Acá se cambiaron las fechas de disputa de los campeonatos con la intención de acompasarlos a los europeos pero resulta que se otorgan serias ventajas a nivel sudamericano.

Dónde está el problema es la gran interrogante ¿Por qué no se puede empezar como todos? ¿Es la licencia de los futbolistas que a partir del 20 de diciembre no juegan?

Este debe ser uno de los pocos países donde hay tres meses sin tener competencia oficial.

Peñarol se consagró campeón uruguayo el 4 de junio de 2013 y la actividad se retomará el 17 de agosto, de acuerdo a lo votado anoche.

El hecho es que en Uruguay siempre existe un motivo para tratar de postergar.

Antes de empezar un campeonato es común que surjan problemas con las gremiales. La Mutual reclama su derecho a que los futbolistas cobren los salarios atrasados, los dirigentes juntan firmas y se solidarizan entre ellos para postergar fechas de inicio de campeonatos. Y así es imposible llegar a algo.

Quedó claro que Peñarol es un equipo en formación. Jugó dos amistosos con equipos portugueses y debió salir al ruedo en la Sudamericana.

Su entrenador tiene una idea de lo que pretende pero no contó con el tiempo suficiente para plasmarla.

El caso más elocuentes es que el Japo Rodríguez debe haber jugado anoche por segunda vez con Sebastián Píriz en el mediocampo. Y lleva tiempo lograr el entendimiento colectivo.

La particular realidad del futbol uruguayo volvió a dejar a otro  equipo eliminado de una competencia internacional. Algo se debe estar haciendo mal. Si toda América compite, ¿no seremos nosotros los equivocados?


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios